viernes, noviembre 25, 2005

II Curso Interdisciplinar 'Astrobiología: del mito a la ciencia'

Del próximo lunes 28 al 2 de diciembre tendrá lugar la segunda edición del curso Astrobiología: del mito a la ciencia en el Museo de la Ciencia y el Cosmos de La Laguna (Tenerife), cuya coordinación corre a mi cargo, al igual que en su primera edición en noviembre de 2003.



Copio a continuación la entradilla del tríptico, cuya impresión fue posible gracias a la aportación del Aula Cultural de Divulgación Científica de la Universidad de La Laguna. Todas las conferencias tendrán lugar a las 19:30 horas y es convalidable por un crédito (10 horas).

********************

Aunque su origen puede rastrearse a lo largo del siglo XX, es en la década de los noventa del mismo cuando la Astrobiología adquirió notoria presencia en los medios académicos y en los de comunicación social. Su objeto de estudio es la posibilidad de la existencia de vida en el universo, lo que la convierte en una de las ciencias más atractivas para el público interesado en los enigmas científicos.

Constantemente los medios de comunicación se hacen eco de los últimos hallazgos e indicios de todo lo relativo a la vida, siquiera elemental, fuera de la Tierra, uno de los más fascinantes descubrimientos de la historia de la humanidad si llegara a producirse. Este ciclo de conferencias abordará la confirmada existencia de planetas más allá de nuestro sistema solar, las condiciones necesarias para su habitabilidad, la búsqueda de entidades inteligentes en el universo, el milenario debate sobre la pluralidad de seres en el cosmos y la creencia contemporánea en los extraterrestres y, por último, la amplia presencia de alienígenas en la cinematografía.

Deseamos que la II edición de este Curso de carácter divulgativo, que proporcionará información contrastada sobre algunos de los más destacados aspectos de esta ciencia multidisciplinar, despierte el interés del público tinerfeño que quiera acercarse al Museo de la Ciencia y el Cosmos de La Laguna para formarse una opinión crítica de todos ellos.

********************

Lunes 28 de noviembre
Roi Alonso Sobrino
Doctorando Instituto del Astrofísica de Canarias
La búsqueda de exoplanetas: métodos, resultados y expectativas

Martes 29 de noviembre
Manuel Vázquez Abeledo
Instituto de Astrofísica de Canarias
Condiciones de habitabilidad de los sistemas planetarios

Miércoles 30 de noviembre
César Esteban López
Instituto de Astrofísica de Canarias y Universidad de La Laguna
¿Dónde están? La búsqueda de seres inteligentes en el universo y la paradoja de Fermi

Jueves 1 de diciembre
Ricardo Campo Pérez
Facultad de Filosofía, Universidad de La Laguna
Extraterrestres: de los antiguos griegos a los “platillos volantes”. La idea de pluralidad de mundos habitados

Viernes 2 de diciembre
Héctor Castañeda Fernández
Instituto de Astrofísica de Canarias
Los alienígenas en la ciencia ficción

El Curso cuenta, como es lógico, con la colaboración del Museo de la Ciencia y el Cosmos de La Laguna (Tenerife)




y del Aula Cultural de Divulgación Científica de la Universidad de La Laguna.



Me he reservado la penúltima charla para, entre otras cosas, ofrecer a los alumnos una visión escéptica del mito de los platillos volantes. Muy probablemente incidiré en los diversos aspectos del testimonio humano, auténticos pies de barro de la creencia platillista.

lunes, noviembre 21, 2005

Phenomenalmente fraudulento

La "suya", es decir, la Televisión Canaria (no digo la "nuestra" porque no considero mía a la citada) echa desde hace algunas semanas una producción sobre cosas raras que, supuestamente, han ocurrido en Canarias. Se llama Phenomena, y pretende inventar un término que es algo así como leyendas populares o fenómenos populares, incluyendo bajo esta etiqueta a los ovnis, con la aparente intención de dotar de respetabilidad a todas estas minucias (ya saben el prestigio que lo "popular" tiene hoy en día). Los dos últimos episodios han tratado de los ovnis en Canarias. ¿Creen que debería desmenuzar al minuto cada uno de estos programas, exceptuando las superfluas escenas en las que aparece gente triscando por la playa y en lugares energético-cosmo-telúrico-magufos como Las Cañadas del Teide a las que se le aparecen luces extrañas? Quizá lo haga más adelante. En la última escena de este tipo, que se come buena parte del programa, una pareja en un coche aparcado en la Punta del Hidalgo se ve sorprendida, como si a su pre-calentura fisiológica le hubiesen arrojado un cubo de agua fría, por una luz, especie de mirón con linterna ufológico. A las producciones televisivas les ha dado últimamente por meter niños y parejas retozando en los supuestos lugares de los hechos; a mí estas cosas me aburren bastante, sobre todo cuando la falta de ideas y de contenido se intentan disimular con paja con la pretensión de reconstruir un ambiente. Todavía me estoy riendo con la escena del ET (porque era eso, ¿no?) en la que le da un morreo a la piba que se ha quedado sola en el llano de Ucanca, o donde demonios se supusiese que estaba. Con esta tediosa y pastelosa escena se comieron los primeros siete u ocho minutos de los veinte que duraba el episodio. Si a eso, como en todos, unimos las escenas de gente paseando por la calle, las de playas al atardecer y otras florituras, el meollo del programa queda reducido a su mínima expresión: dos frases hechas, cuatro lugares comunes y otras tantas papanateces para las que existen las mismas pruebas que de la existencia del hombre del saco. Esta es la "gran producción" sobre enemas, perdón, enigmas canarios.

La serie no hay por donde cogerla. Es una pura divulgación de barbaridades, falacias, exageraciones y manipulaciones que un señor recientemente fallecido se dedicó a propalar en las últimas décadas. Con guiones pobrísimos, poca labor de documentación, con presentadores que se repiten, carentes de salsa retórica alguna (más allá de la que, por defecto, conlleva la divulgación de patrañas paranormalistas), la serie no aporta nada novedoso, no hace más que reproducir las estúpidas versiones de unos hechos exagerados por los medios. La "mente abierta" no da para otra cosa: repetir monolíticamente la misma cantilena en cada ocasión, tomarle el pelo al televidente y fomentar su ignorancia conscientemente. Pero eso es lo que desean los aficionados...

¿Y qué hay del fenómeno tratado en el último episodio, el 5/3/79? Lo de siempre, es decir, no se citó que en la prensa de la época ya se especuló con la posibilidad de que se hubiese tratado de un misil; ni de que ésta era la opinión del General Jefe del Mando Aéreo de Canarias; ni el ensayo de Manuel Borraz de 1992, ni los artículos que he publicado al respecto en diversos lugares (con acceso libre en Internet). Ni siquiera Alfonso Ferrer se atrevió a comentar sus entrevistas con alguno de los tripulantes de los submarinos que lanzaron los misiles Poseidon aquel atardecer canario a centenares de kilómetros al oeste de las islas y que reconocieron perfectamente las fotos del caso que le fueron mostradas. Se limitó a decir, como con cierta timidez, que la hipótesis más plausible es la de los misiles, al final del todo, después de que el programa falseara totalmente todo el asunto. Me temo que no va a ser la última vez. Es como lo de chupacabras de Taco en mayo de 1979 (un simple pufo mediático), episodio que no pude ver y del que Enrique Joven me aseguró que se parecía bien poco a lo que escribí en el último número de El Escéptico. Habría apostado por ello.

domingo, noviembre 13, 2005

Como un diario

El gato bien, gracias. En los huesos.

Aunque mi intención con este blog no ha sido nunca la de llevar un diario, las anotaciones que subo a continuación adquieren, en parte, esa forma. Este espacio es más bien, como ya se habrán dado cuenta nuestros magufos, magufitos y magufazos, un pequeño puesto de artillería antiaérea contra aviones charlatanescos. Me divierte esto. Para que me llamen grosero una vez más empiezo por mí.

El pasado sábado 5 publiqué en el suplemento de ciencia y cultura de La Opinión de Tenerife, un pequeño artículo de presentación del Círculo Escéptico. Lo pueden leer en este enlace.

Y ese mismo día me habían invitado a dar una charla en el Casino de La Laguna, dentro de un ciclo de divulgación astronómica, La noche de las estrellas. Más de cincuenta personas acudieron para escuchar a los tres conferenciantes, Ángel Rafael López, Juan Antonio Belmonte y el que escribe. Aproveché para revisar con rapidez parte de la historia de los seres del cosmos desde la antigüedad a nuestros días. El último tercio de la intervención lo dediqué a hablar del mito de los platillos volantes, por ser ésta la forma que toma la citada especulación en el siglo XX. Mi intención no fue otra que la de que los asistentes se fueran con otras ideas en su cabeza, con una visión crítica, mediante la cual no se les pretendía acariciar sus creencia previas (quien las tuviere) sino mostrarles las exigencias mínimas que deben tener en cuenta en el momento en que se les presente un desvergonzado con la intención de hablar de los "tipos de extraterrestres" que existen, de sus intenciones y de las "pruebas" que oculta un gobierno cualquiera.

Ya como espectador, el pasado viernes día 11 pude ver la aparición en la Televisión Canaria de Heide Fittkau-Garthe, la iluminada nuevaerista y amorosa líder de una mierda de grupúsculo en Santa Cruz de Tenerife que fue acusada de inducción al suicidio en enero de 1998 en Las Cañadas del Teide. Junto a ella y a las dos presentadoras, el periodista tinerfeño Antonio Herrero no se cortó un pelo a la hora de leer parte de los informes policiales de la época. Al parecer, además de la inducción al suicidio (causa sobreseída) para unirse con los seres del espacio, el amor, el desapego, su "grupo de investigación de poderes mentales" (sic), etc., también le daba al sexo colectivo, incluso con niños, y allí no podía follar nadie si ella no daba permiso. En un momento dado se escudó en que Antonio hablaba muy deprisa y no lo entendía bien. Tenía 58 millones de pesetas en una cuenta de una sucursal del Arafo (municipio del sur de Tenerife), donde tiene su casona, que al parecer había heredado de su padre. Según el comentario de las periodistas que condujeron la entrevista, el objeto de la presencia de la psicóloga alemana era hablar por última vez del motivo de su detención y, al parecer, explicar, se suponía, por qué todo habían sido falsas acusaciones. Herrero leyó cosas tremendas de los informes policiales, pero esta "sujeta", con una cara de cemento pocas veces vista, no rebatía ni una sóla de estas afirmaciones, y se limitaba a explicar sus payasadas amorosas de desapego, de búsqueda de la "energía de la paz" en Tenerife -zona propicia- en un ridículo acto de semi-transfiguración mística que provocaba la sonrisa irónica del periodista. Supongo que a Antonio, al igual que a muchos televidentes, lo que le apetecía era dar un puñetazo en la mesa por la actitud de la entrevistada, que daba la sensación de pensar que el resto del mundo es imbécil. Absolutamente impresionante y demencial. Muchos nos preguntamos por qué Canarias atrae a tantos enajenados y caraduras de la "magia", y por qué les cunden tanto sus estúpidas ideas. ¿Tendrá que ver con la soberana ignorancia? Es todo un Phenomeno, oiga.

Y, dentro de la nueva ¿televisión de calidad? tenemos a Milenio 4, que empieza hoy mismo. ¿Tendrá alguna relación el previo éxito radiofónico de Milenio 3 con el nivel educativo de España, tercero por la cola en Europa? ¿Por qué gusta tanto la basura? Quizá valdría la pena que los críticos, los escépticos, los interesados en que no les den gato por liebre, todos los que no se conforman con el pienso compuesto de pseudo misterios para televidentes rumiantes se preguntaran, de nuevo, por el regreso de estas supersticiones a los medios masivos de comunicación, después de que en los años setenta del pasado siglo Fernando Jiménez del Oso se dedicara a reinventar la realidad alumbrado por una bombilla de 40 watios. También me gustaría que alguien pensara sobre los criterios de los responsables de programación de canal Cuatro a la hora de dar el visto bueno al transplante de las paparruchas del programa de la SER a la parrilla del ex Plus. Me los imagino sentados, con traje y corbata (o en gayumbos, me da igual) sopesando pros y contras, evaluando la calidad, la capacidad formativa, la información contrastada, la racionalidad del programa, imbuidos todos por un sano afán educativo de la audiencia, responsabilizados por la posibilidad de formar opiniones más o menos rigurosas a través de la televisión, o de embrutecer y atontar al que la ve... ¿Qué deciden? Pues toma: Milenio 4. Cultura española. Es que me meo todo...

En el Círculo Escéptico hemos reunido un bonito dossier sobre las aventuras del presentador de Milenio 4, uno de los discípulos del fabricante de paradojas mayor del reino, Juan José Benítez. Véanlo en este enlace que Lola Cárdenas subió esta misma tarde, como aperitivo necesario para el visionado del programa.

Se trata, amiguitos, de ir madurando en esto de lo paranormal, de contrastar versiones, de darse cuenta de que lo que les han contado durante décadas no son más que versiones edulcoradas y viciadas, de que las "realidades alternativas" no son más que, hasta que se demuestre lo contrario, visiones ortodoxas y monolíticas del negocio industrial del misterio. Venga, que ustedes pueden.