martes, diciembre 20, 2005

Medicina alternativa: de Paracelso al nacionalsocialismo

El martes 13 de diciembre el programa Enfoque de la segunda cadena de Televisión Española emitió un interesante debate sobre las medicinas alternativas, y, en particular, sobre el camelo homeopático. Había tres defensores de la medicina alternativa y tres críticos de esta moda social. Entre tanta basura paranormalófila un poco de cultura no viene mal a la audiencia... A pesar de que no lo vi en su integridad -por Cuatro estaban echando Roma- cogí el hilo de algunas cosas. Javier Armentia expuso las inexistentes bases científicas de lo alternativo, mientras que un médico colegiado situado enfrente se dedicó a repetir compulsivamente la necesidad de regulación de las prácticas médicas alternativas. Como un gran número de personas usa esos "remedios" lo mejor es legalizarlo, y ganar pasta como Dios manda, no sumergidamente. El homeópata andaba un poco irritado con las críticas. Y Sánchez Dragó iba vestido de algo raro, como últimamente, y lo que decía era exótico, una mezcla de las ideas de pacotilla de Paulo Coelho, Deepak Chopra, y Benítez, el de los platillos volantes. A su bola, y que el herpes labial sólo se cura con homeopatía. Me imagino a los virus del citado herpes luchando a trocito de ADN partido (ya que brazos no tienen) contra la "memoria" del agua... Épico, ¿no creen?

Sánchez Dragó repitió el argumento de la antigüedad para justificar estas prácticas. Parece que por el hecho de que las cosas sean viejas funcionan más y mejor (no es el momento de hacer bromas). Además el argumento es falso, como saben los astrólogos. Lo interesante es que, de pasada, citó que en el siglo XX en algunos países como Alemania también se usaba la homeopatía, y que estaba reconocida oficialmente. Sí, supongo que se estaría refiriendo a la Alemania nacionalsocialista. Como recoge Rosa Sala Rose en su estupendo Diccionario crítico de mitos y símbolos del nazismo (voz Paracelso):

En 1934 se inauguró en Dresde el Hospital Rudolf Hess, el primer hospital enteramente dedicado a la práctica de las terapias alternativas que se conoce, en el que el naturismo se complementaba con la hidroterapia, la talasoterapia, la homeopatía, el vegetarianismo, el nudismo, entre otros. En él se trató de trazar un puente entre la medicina ortodoxa y la alternativa invitando a los médicos a venerar las fuerzas curativas presentes en la naturaleza -en palabras del responsable de medicina del Reich- y a reducir el empleo de medicamentos.

No es la única semejanza existente entre el magma contemporáneo de lo oculto, lo alternativo y lo esotérico y la cosmovisión nacionalsocialista. Al margen de factores ideológicos más concretos, hay que señalar la sobrevaloración nazi de lo natural frente a lo artificial y tecnológico, de lo intuido frente a lo pensado racionalmente, y de la emotividad primordial frente al intelectualismo burgués, en este caso el de los médicos, gremio en el que, como señala Rosa Sala, abundaban los judíos de carácter liberal en la Alemania de entreguerras. Por supuesto, no quiero decir que los promotores contemporáneos de las especulaciones ocultistas se identifiquen con la ideología del Tercer Reich -aunque hay excepciones-, sino que ambos beben en fuentes similares en una medida que está por valorar adecuadamente.

El inspirador de esta constelación de ideas médicas alternativas, tanto para el régimen hitleriano como para los heterodoxos previos y posteriores es, entre otros, Aureolus Philipus Theophrastus Bombastus von Hohenheim, más conocido por Paracelso, y que, como se podrán imaginar, no era una versión paranormalista de Celso, el autor de la diatriba del siglo II Discurso verdadero contra los cristianos, sino un médico alemán renacentista, imbuido a partes más o menos iguales de simbolismo mágico-esotérico neoplatónico y de la ciencia, en cuanto crítica de una tradición heredada, que por entonces empezaba a adquirir la forma que siglos después la llevaría al éxito explicativo del mundo. Ferviente partidario de la naturopatía, herborizaba con frecuencia y tomaba nota de los remedios médicos tradicionales que se encontraba en las zonas rurales de su patria y en sus correrías por el resto de Europa, algo que los niños de Adolf harían con fruición cuatro siglos más tarde.


Paracelso


Como indica Javier Puerto en su muy recomendable biografía de este médico alquimista (Paracelso. El hombre en llamas. Nivola Ediciones, Madrid, 2001), su método de conocimiento era la unión íntima de nuestro intelecto superior con la esencia o núcleo espiritual de todas las cosas, realización cognitiva total posible gracias a una de las creencias fundamentales de todo el esoterismo y de no pocas especulaciones contemporáneas como las sincronicidades y las causalidades ocultas: la doctrina de las correspondencias entre el macrocosmos y el microcosmos. ¿Les suena? A muchos alternativos actuales debe darles la impresión de que sus "vanguardistas" creencias están basadas en descubrimientos de la noche pasada. Que se vayan desengañando.

domingo, diciembre 11, 2005

... ¡Y también se apareció en China!

Es que la magia es así... Sólo faltó que alguna niña, o algún tipo disfrazado de extraterrestre, se extasiara ante su aparición, cosa phenomenalmente cursi si lo meten en un documental credulón, aunque ese es el forraje que la gente consume cuando le hablan de enigmas de la ciencia. Sí, tan así son la magia y los enigmas de pacotilla que los ovnis más supercalifragilísticos no se contentan con dejarse ver sólo una vez, sino que les gusta pasearse y mostrarse de vez en cuando por ahí para que a los hinbestigadores se les abran las carnes y corran alegres tras el misterio. Aquí tenemos otra vez al protagonista de la mayor observación de cosa rara desde Canarias, hermano gemelo del 5/3/79, que contribuyó, con el apoyo de algún magufo local, a fomentar la leyenda ufológica de estas islas.

En esta ocasión el "ovni de Canarias" se dejó ver el 28 de agosto de 1988 desde Qiqihar, en la región china de Manchuria, cerca de la frontera con Mongolia y Rusia. En principio se pensó que podía tratarse de un lanzamiento de esta última nacionalidad, aunque, según Joan Plana, las bases de lanzamientos rusos quedan lejos de Mongolia, así que pudo tratarse de un disparo desde el cercano centro Viento del Este (Jiayuguan), de la República Popular de China, en los confines del desierto de Gobi y cerca de la población de Shuang-ch´eng-tzu (40º25'N, 99º50'E), situada en la Mongolia interior. El centro está aproximadamente en las coordenadas 41º20'N, 100º20'E.

Por otro lado, Vicente Juan Ballester Olmos recogió la opinión del Dr. Sergey Chernouss, de la Academia de Ciencias de Rusia, para quien, a la vista de las fotos (localizadas por un ufólogo taiwanés), se trató de un fenómeno de resonancia o dispersión de la luz solar sobre productos de expulsión procedentes de las toberas de los cohetes balísticos. ¿Ven ahora, amigos, por qué digo que el "ovni de Canarias" también se apareció en China en 1988? Claro, creo que lo van entendiendo: una prueba balística en el crepúsculo que emite gases de combustión a gran temperatura que se expanden enormemente a pesar de las bajas temperaturas a decenas de kilómetros de altura; reflejo de la luz solar en esos productos (lo que da origen a majestuosos espectáculos celestes en particular en zonas donde el Sol ya se ha puesto; miles de testigos en un radio de centenares de kilómetros; interpretaciones sui géneris en algunos casos, con toda probabilidad, como en el episodio canario: "se paró un momento", "giró sobre sí mismo", "hizo un estático", "se aproximó hasta pocos kilómetros de donde estaba", "se movieron las ramas de un árbol", "estaba a 400 metros de donde me encontraba", "el perrito caliente que me estaba comiendo cambió de sabor", "se me partió una uña de la emoción", etc., y otros posibles testimonios respetables pero inútiles para descubrir la clave del fenómeno. Y no vale la pena comentar el estúpido argumento del prestigio de los testigos -cuestionado, al parecer, por los escépticos en las calenturientas, desquiciadas y malintencionadas imaginaciones de los adalides del misterio-, como si aquél se viese debilitado per se por la limitada capacidad de percepción e interpretación visual de los seres humanos. "Razonamientos" magufos para mantener el castillo de naipes de la ufología más rancia y tonta...

¡Precisamente lo extraño sería que nadie hubiese ofrecido interpretaciones insólitas de lo que se pudo observar, ya que, entre miles de testigos potenciales o reales, el 100% no se atendrá con cierta fidelidad a lo ocurrido! (y estas versiones distorsionadas son las que luego han sido esgrimidas por los ignorantes a la fuerza como pruebas de "extrañeza"). Es como si a los veinte testigos del hipotético robo a un banco les pidiésemos absoluta precisión en sus versiones a lo que vieron y sufrieron; ¡es imposible! Además, ahí tenemos las asépticas y objetivas fotografías, dolor de muelas para el maguferío, en las que el fenómeno quedó retratado como lo que fue. ¿Quién es más fiable: el paisano que tiene bastante con ver en qué dirección apunta el arma del asaltante de la sucursal en la que se encuentra o la cámara de seguridad que ha captado toda la escena del delito?

¿Quieren que lo explique de nuevo, en particular para los duros de mollera, los magufos indignados y los eternos adolescentes ocultistas? Si quieren lo explico 4.400 veces... que debo ir por 1.700. Abran su mente.

Tengo más ejemplos; y es que no es la última vez que el "ovni de Canarias" se dejó ver por esos mundos mágicos y alternativos, para diversión de los críticos. No se vayan, que aún hay más...

Veamos la secuencia tomada desde Qiqihar:


El trazo inicial del cohete, idéntido al observado desde Canarias.


En dos palabras: aco jonante...


La estela, bastante expandida, toma la forma de un huso desde el lugar en el que se encontraba el fotógrafo. Véase a la inquierda y abajo el típico zig zag de los gases antes de comenzar a expandirse a mayor altura, como en otras series fotográficas de lanzamientos balísticos


Toma proporciones gigantescas...


Sigue hinchándose la cosa (aquí es cuando al 0,02% de los testigos le cambió su vida pa' los restos)


De tan hinchado, empieza a diluirse


Se va el caimán...


¡Hasta la próxima!

domingo, diciembre 04, 2005

TNTijeretazo

En ocasiones he dicho que no me gusta la expresión para-anormales para referirse a los creyentes en los fenómenos "paranormales", es decir, lo que los medios de comunicación divulgan como "paranormal". Por supuesto, habría que aportar una definición positiva, completa y nítida de lo "paranormal", cosa que nadie ha hecho ni, sorprendentemente, se ha preocupado o interesado en hacer, lo cual nos lleva a pensar que se trata de un mundo de sobreentendidos, de creencias íntimas que se manifiestan en el exterior como rumores, leyendas, tradiciones, historias populares y otras zarandajas verbales para referirse a la nada.

A pesar de que, como digo, no me agrada esa expresión, aun pretendiendo ser irónica o burlesca (porque lo paranormal no es, en general, para anormales; lo paranormal tiene una lógica interna -torpe, consentida e irracional, pero lógica-, al margen de que en este campo haya habido una proporción de chiflados superior a la de otros), no me queda más remedio que aplicarla al espectáculo televisivo del pasado lunes en esa mierda llamada TNT. Esa noche teníamos un pequeño huracán sobre Canarias, así que el fluido eléctrico desapareció a las primeras de cambio y, afortunadamente, no se pudo contemplar el citado circo. Por lo que me han contado y he leído, hizo época. Quizá la mejor descripción del comportamiento de los defensores de la estupidez belmeziana fue la de Mauricio José Schwarz: dos señoras histéricas y gritonas que abogaban por el misterio de Bélmez: su alcaldesa y Pedro Amorós. Con eso está dicho todo. Un espectáculo valorado en 10 céntimos de euro; y es mucho.

Lo peor fue la manipulación de las palabras de Fernando Frías, presidente del Círculo Escéptico (en cuya web pueden leer una carta dirigida a los responsables del amaño), uno de los mejores conocedores de la historia de las caras y los caras. En su blog tienen acceso al fragmento emitido y a la entrevista completa que la productora grabó, escenario a su vez videograbado por un cámara amigo de Yamato. Me imagino a los cantamañanas seiperos asesorando a los técnicos: corta aquí, eso no lo pongas..., tijera en mano, como expertos censores que son. También Gerardo García-Trío se hace eco del TNTijeretazo.

Javier Armentia comenta hoy mismo, con cierto detalle, el procedimiento y los criterios televisivos a la hora de cortar por aquí y recomponer por allá entrevistas, y que no deberíamos sorprendernos por este proceder de un programa como TNT. No, nos sorprendemos; pero hay que reconocer que el nivel de cutrerío, casposidad, frikismo y chulería censora del maguferío patrio alcanza cotas a veces difíciles de imaginar. Parece que esto se está volviendo normal, y pedirle un poco de sentido común y decencia a un programa como TNT es pedirle peras a un olmo. En cierto sentido es natural, como comentaba el otro día Manolo "elmas" que esta gente esté recluida en la televisión y en este tipo de programas; ese es el lugar del paranormalerío salsarosista y así hay menos probabilidades de que los confundan con gente respetable.

Y no quiero olvidarme del recordatorio que hace Luis Alfonso Gámez en su blog de la histórica labor copy and paste de míster chaleco multibolsillos. Esto es muy de agradecer porque algún navegante de Internet medio despistado, probablemente algún joven lector de sus novelas (¿ha escrito algo que no sean novelas?), empezará a desconfiar de la literatura barata presentada como labor científica. El siguiente paso es empezar a descojonarse de quienes venden las motos de la "cara" de Marte y la no llegada del hombre a la Luna, y de quienes se dedican a jugar con la historia y la arqueología con proverbial desvergüenza. Esto es todo, amiguitos; no olviden supervitaminarse, supermineralizarse y prevenir enfermedades intelectualmente alternativas. Voy a ver con qué ikerizaciones phenoménicas nos regalan esta noche nuestros queridos medios televisivos. Besitos.