sábado, agosto 19, 2006

Respuesta a Miguel Jordan

No vamos a confiar la investigación a un testigo ocular. Lo que importa son las pruebas.
Horatio Caine (CSI Miami).


Echando un vistazo a las entradas antiguas del blog descubrí hace unos días un largo comentario de Miguel A. Jordan, de la agrupación ufológica chilena ESIO a esta entrada. Teniendo en cuenta el esfuerzo que su autor ha hecho para escribir su texto -lo que es de agradecer- y la oportunidad que me da para expresar una vez más cuáles son algunos de los puntos de vista de la ufología escéptica, hago yo también un esfuerzo similar y contesto a su escrito por medio de una nueva entrada. Mi réplica va en negrita.
---------------------------------------------------------------------------------
Estimado Sr. Campo,

he estado leyendo algunos artículos vuestros en relación a las pseudociencias y he encontrado cosas afortunadas y otras definitivamente desafortunadas. Me parece muy bien buscar investigar las cosas de la mejor manera posibls y si se da el caso de obtener pruebas físicas tiene sentido entonces el buscarlo pero creo que de pronto he visto en muchos pseudo-argumentos vuestros una argumento que no lo es tal sino más bien un pre-juicio o una falta de experiencia en ciertas materias o una extrapolación de las conclusiones respecto de algunos casos a todo el universo de casos, y eso me parece que me merece dudas y de paso gran pena porque veo que una actitud así no sirve para generar un ambiente sano y serio que permuta diluscidar una fenomenología que varios estudiamos y que no es fácil de registrar pero que tampoco tiene sentido llegar y criticar de la manera como algunos de Uds. lo han venido haciendo.

Esencialmente se trata de una cuestión de gusto y opinión, así que no tengo nada que decir al respecto mientras no detalle exactamente a qué se refiere. En su mano está el aportar las pruebas de un fenómeno que, al parecer, usted sabe con seguridad que existe y que no es reducible a ningún otro fenómeno conocido (explicaciones naturales, tecnológicas, testimonios fraudulentos o distorsionados, etc.). Si hasta ahora no se han presentado estas evidencias no debe ser tan exigente como para pedir que todos sigamos teniendo la misma paciencia con quien asegura poseerlas. Gran parte de la ufología internacional no es más que un circo donde atrevidos semi-gurús explotan la credulidad de la gente llenándose la boca con que poseen pruebas de las visitas extraterrestres; aquí seguimos esperando, mientras nuestra vergüenza ajena crece por momentos.

Creo que Uds. no pueden llegar y exigir pruebas a cada persona que ha tenido una experiencia porque aquí estamos hablando de fenómenos relacionados generalmente a la manifestación de inteligencias desconocidas que por alguna razón inexplicable hasta para los más crédulos, al parecer sólo toman un contacto más directo e intenso y duradero con un grupo pequeno de testigos.

No, no, no y no. En primer lugar, yo no le exijo pruebas a los testigos mientras se limiten a describir (es decir, a recuperar de su memoria visual y a poner en palabras) una experiencia personal. Una experiencia personal puesta tiempo después en palabras es respetable como tal, no prueba nada, pero es respetable. Sólo evidencia que una persona observó algo que no supo identificar; nada más. Pero si esa persona asegura categóricamente que lo que vio fue una nave extraterrestre lo normal es pedirle pruebas, a no ser que se trate de un empeño personal con el que no pretende convencer a nadie; NO ES SUFICIENTE CON SU TESTIMONIO, porque los seres humanos nos confundimos, nos equivocamos y adornamos involuntariamente nuestras percepciones, más si éstas nos resultan sorprendentes, llamativas o causan temor. ¿Es tan difícil de entender? Y, por supuesto, a quien hay que EXIGIR PRUEBAS Y EVIDENCIAS UNA VEZ TRAS OTRA INCANSABLEMENTE es a los investigadores o aficionados que aseguran, como usted, que "estamos hablando de fenómenos relacionados generalmente a la manifestación de inteligencias desconocidas". Así que, una vez más: ¿tiene pruebas de esta afirmación que no sean exclusivamente su opinión o sentimiento personal? ¿Cómo han podido llegar a la conclusión de que se trata de "inteligencias desconocidas" si no pueden compartir indicios de ello con quien se lo pida, salir en primera página de la prensa de todo el planeta con ellos y ser protagonistas del mayor descubrimiento de la historia de la humanidad? Espero que para llegar a esa conclusión ("inteligencias desconocidas") no se habrán basado en los recuerdos de un grupo de personas, ¿verdad? O en la historia colectiva de un grupo de personas que aseguran tener contacto con "inteligencias desconocidas", lo que sería aún más dudoso: ya no se trata de un testigo único, sino de un grupo de ellos, con lo que debería ser más fácil presentar las pruebas adecuadas, sin embargo... aquí seguimos, con las mismas afirmaciones gratuitas e indemostrables de siempre. Es como si un grupo de personas le dijeran que saben de varios perros pastores alemanes que cantan ópera italiana con voz de barítono: ¿ES PARA USTED SUFICIENTE LA PALABRA DE ESAS PERSONAS? ¿A QUE NO?, ENTONCES... Como ya le he dicho, los testimonios personales no demuestran nada, son sólo testimonios personales.

Encontrar esos testigos no es fácil

Depende, en muchas ocasiones en muy sencillo. Basta con buscar en una guía telefónica, por ejemplo.

y además los mismos testigos a veces no tienen idea ante qué tipo de entidades están.

Eso es cierto. Por ejemplo, cuando un ufólogo va a entrevistarlos muchas veces ponen cara de estar pensando "¿pero qué tipo de entidad es ésta?".

Del mismo modo no se puede esperar que todo tenga una evidencia empírica ni que todo tenga que pasar por el filtro del método científico porque decir eso es no entender que el mundo no se llama método científico y que el método es uno más de una multitud de métodos cada uno más o menos válido para entender la naturaleza y la realidad,

Ya, pero es que no estamos hablando de piezas lingüísticas para las que hacen falta las herramientas de la interpretación (bueno sí, estamos realmente hablando del folclore de los platillos volantes, pero ése no es ahora estrictamente el asunto); estamos hablando de hechos, sucesos o fenómenos de carácter EMPÍRICO que supuestamente tienen lugar en la misma realidad en la que usted y yo vivimos. Esas "entidades extraterrestres" no se aparecieron en sueños, ni están hechas del mismo material que el lenguaje poético, sino que se hicieron notar de la misma forma que se hace notar una estrella fugaz, un conejo que cruza la carretera corriendo o cualquier otro suceso del que existen pruebas al alcance del cualquier interesado. Una vez más, aquí hay algo que falla, y es la enorme desproporción existente entre lo que se pretende pasar por real y los medios de que se dispone para probarlo. Si no podemos "esperar que todo tenga una evidencia empírica ni que todo tenga que pasar por el filtro del método científico", lo cual me parece lógico en otros ámbitos de la cultura humana, quizá podríamos pensar que los testigos mienten, o que han visto en realidad a papá Noel: como se trata, al parecer, de fenómenos reales pero que dependen en último término del gusto o personalísima interpretación del investigador... Llegamos a este bonito callejón sin salida en el que lleva estancada la ufología sesenta años.

pero que no podemos andar suponiendo que todo debe tener una explicación científica pues algunas cosas definitivamente no la tienen, o no la tienen aún o quizás es muy probable que la dimensión y embergadura del fenómeno o manifestación sobrepase por mucho los estrechos marcos que el método científico ofrece

¿Por qué son estrechos los marcos que el método científico ofrece si estamos hablando de fenómenos que se desarrollan en la realidad que compartimos?

como puerta para lograr un tipo de conocimiento más objetivo pero nunca el mejor o el más adecuado.

¿Por qué? ¿Cuál sería otro método más adecuado para entender el fenómeno? ¿Cuáles son las características del fenómeno que les han llevado a pensar que debe ser usado otro método para entenderlo? Volvemos a la contradicción: es como si alguien hubiese descubierto un tipo de lluvia para la que no fuese suficiente el método científico basado en sólidos conocimientos de física atmosférica y termodinámica. ¿Es éste el caso de los presuntos fenómenos o entidades que se ocultan tras los ovnis? ¿Cómo han llegado a esta conclusión? Por favor: DETALLE EL PROCESO SEGUIDO PARA LLEGAR A ESTA CONCLUSIÓN.

Creo que es bueno que tengan un poco más de precaución a la hora de hacer críticas a la investigación de personas que se dicen parasicólogos o lo que sea que se autodenominen, porque uno no puede llegar y criticar a todo un grupo de personas solo porque ténicamente laboran en un tema que tiene esa definición.

No, se critican lo resultados. O los supuestos resultados basados en métodos personales no claramente explícitos.

Creo que una crítica personalizada es mucho más ajustada, real y objetiva ya que así se puede referenciar un infortunio o una falta de ética o una falta de conocimiento o lo que sea, a un grupo limitado y definido de personas y no algo general.

Leyendo un poco lo que dice el Sr. Ricardo Campo Pérez y cuyo contenido he adjunto más abajo, creo que quedarse con el hecho de que el tema OVNI es unia y exclusivamente un fenómeno psicosocial es no tener una idea ni conocimiento mínimo de las narraciones

Claro, narraciones, no pruebas científicas... ¿Cómo puede un supuesto fenómeno como son los ovnis estar basado exclusivamente en narraciones? Es como si las investigaciones sobre la materia oscura del universo estuviese basada solamente en las elucubraciones personales de los cosmólogos implicados en este campo.

y experiencias de grupos étnicos que por ejemplo viven en latinoamérica y que mencionan conocer el fenómeno OVNI desde al menos 200 anos sino más y que incluso han podido ser reportados (sin saber de qué se trata finalmente) por los mismos expedicionarios espanoles que llegaron a América para la triste y sangrienta colonización!

Esto es un grave y extendido error que, como todos los errores metodológicos y de criterio de la ufología típica, se usa para sostener la creencia, para fortalecerla y permitir que perviva: cosiste en "adivinar" o "intuir" la presencia de un fenómeno actual en un tiempo anterior para dotarlo de la entidad o importancia de la que carece. No tenemos ni una sóla prueba de que lo que desde mediados del siglo XX se llamó platillos volantes u ovnis se observara en algún otro momento de la historia. Que determinadas leyendas y relatos antiguos se parezcan a este mito de la era espacial no es suficiente para meterlo todo en el mismo saco. Es incorrecto querer convertir al "fenómeno ovni" en un fenómeno intemporal. Ocurre, por ejemplo, cuando determinados efectos ópticos en la atmósfera como los halos solares se convierten por obra y gracia del incompetente de turno en un fenómeno extraño en la antigüedad, y aparece en el contexto de una divulgación chapucera de los ovnis.

Lo que ocurre es que los antiguos ignoraban muchas cosas, los españoles, los grupos étnicos prehispánicos y el resto de la humanidad. Es un disparate alargar el presunto fenómeno hacia otros siglos. Las simples sospechas son, al igual que los testimonios personales, elementos muy endebles a la hora de pasar por contundentes demostraciones.

Para esa época no existía el término OVNI y la sociedad no es un término que se pueda usar para agrupaciones de indígenas tan poco numerosas, y además ellos no usaban el término OVNI sino otros que se relacionan a la cultura y mitología propia de ellos en donde se mencionan varios aspectos que son similares a los que hoy en día se conoce dentro de la ovnilogía actual. Por ello estoy de acuerdo que para ciertos casos es posible usar la teoría psicosocial pero suponer que todos los casos son explicables bajo esa suposición me lleva a pensar que dentro de los escépticos hay personajes individuales tan fanáticos y extremistas y desconocedores del tema como los son alguno crédulos acérrimos del tema OVNI. Creo que es necesario ser un poco más cuidadosos en cuanto a ciertas afirmaciones.

Me hace gracia: no es capaz de detectar la falacia en su propio argumento...

" ...grupos étnicos que por ejemplo viven en latinoamérica y que mencionan conocer el fenómeno OVNI desde al menos 200 anos sino más y que incluso han podido ser reportados..."

y pretende achacármela a mí....

Detecto una nueva confusión en su razonamiento: la "teoría psicosocial", tal y como yo la entiendo, es más una posición filosófica que una herramienta multiuso. No se trata de que cuando se tropiece uno con un caso ovni recurra inmediatamente a la teoría psicosocial para resolverla. La teoría psicosocial es más "débil" y más "fuerte" al mismo tiempo que la hipótesis extraterrestre. Es más débil porque carece de los elementos maravillosos, religiosos y conspiracionistas de la creencia extraterrestre. Ésta recurre a presencias alógenas cuya existencia no se ha probado pero no por ello deja de contar con el favoritismo de los aficionados. Todo es posible "explicarlo" mediante la presencia extraterrestre, desde una vaga sensación de extrañeza interior en un proto-contactado al ocultamiento mundial de la presencia alienígena en la Tierra. Por su parte, la teoría psicosocial es débil, parte de la demostrada falibilidad del testimonio humano, de las influencias que éste experimenta y de las transformaciones que sufre una vez lanzado al medio social. Asume que los seres humanos no son criaturas divinas ni tienen acceso a una realidad total ni a la Verdad (representada por los extraterrestres); es, en este sentido, posmoderna, relativiza las verdades predigeridas que circulan por Ovnilandia; pone en cuestión y desmonta uno por uno los ladridos con los que están hechos los Grandes Relatos. Lleva a cabo lo contrario de construir una leyenda.

Pero ésta es, a su vez, la fortaleza de su "debilidad".

Creo que las críticas que Uds. hacen hay que referenciarlas a un marco fenomenológico y casuístico específico y creo que por lo visto se restringe a Espana y Europa pero que poco y nada tiene que ver con el verdadero y genuino fenómeno intligente llamado OVNI

¿Verdadero y genuino fenómeno inteligente llamado OVNI? ¿Y cómo es eso?, ¿cómo es que no nos hemos enterado de ello en todo el mundo? ¿Tiene pruebas científicas a la altura de sus afirmaciones?, ¿o le tengo que creer porque sí?

¿Cómo se puede tener pruebas científicas de algo que es NEGATIVO, es decir, algo no identificado? Porque un ovni es algo no identificado... Es como si yo le dijera que hay un verdadero y genuino fenómeno inteligente llamado OMNG, es decir, Objetos Móviles que No son Guitarras... Claro, los hay a millones, pero es una estupidez definir algo negativamente, tal "definición" no aporta nada sobre el contenido de ese supuesto grupo de fenómenos.

que se presenta en América, en donde especialmente puedo hablar de Chile país desde le cuál yo procedo.

Me parece un argumento bastante dudoso. Lo que usted afirma debería ser válido para cualquier rincón del mundo, ya sea para Chile, para España o para Laponia. Decir que aquí en mi lugar de residencia las cosas ocurren como yo digo no hace más que arrojar serias dudas sobre la veracidad de sus afirmaciones y le resta total credibilidad.

Por otra parte también estoy de acuerdo en que en el mundillo de la ovnilogía hay chantas o personajes que lucran con el tema y que no tienen ningún pudor en jugar con la gente, así como hay otros que no desarrollan una investigación más a fondo y prefieren ser simplistas y facilistas. Pero de allí a considerar que todos los miembros de la parasicología y la ovnilogía se rigan por el mismo patrón creo que muestra poco conocimiento por parte de los autores de dichas citas y esto puede ser un indicador el cual los verdaderos expertos en este tipo de temas llegarán a considerar para alejarse de los supuestos escépticos, porque existen personas escépticas que tienen buenos argumentos y otros que simplemente creen que ser escéptico es algo obvio, natural y que no requiere de mayor trabajo porque es algo a priori. Los que suponen eso muestran para mí falta de experiencia.

De acuerdo, en general.

Yo personalmente conozco personas que son correctamente escépticos porque en sus vidas han tratado de investigar cada caso de la manera más profunda y seria posible dentro de todas las limitaciones que rigen tanto para los escépticos como para los crédulos. Al conocerlos a ellos creo que no se pueden sentir identificados con el grueso de vuestras ponencias y promociones anti-fenómeno y es por ello que no se juntan con Uds. o si lo hacen prefieren mantener distancia y mostrarse en bajo perfil.

Hay aquí un detalle que me parece importante. A ver si consigo explicarlo. Sí, es muy fácil: me repugna el espíritu gregario de la ufología. No tengo espíritu grupal alguno, no considero que pertenezca a una comunidad de investigadores o de simples curiosos; no al menos si la comunidad se define -tácita o explícitamente- tal y como lo hace habitualmente. Quizá usted detecte una contradicción en lo que digo si conoce que pertenezco a la Fundación Anomalía, una entidad que nació en 1996 con una vocación claramente ufológica. Al menos no lo percibo yo así, puesto que jamás he visto coartada mi opinión en ella para despotricar, criticar y debunkizar todo lo que me ha parecido merecedor perteneciendo a ella. Podría decir que el espíritu que anima actualmente a la Fundación es bien distinto al clásico de la ufología, pero no es éste el tema de esta entrada.

Creo que Uds. podrían aprender un poco a tener un poco más de la humildad que muestran estos personajes. Creo que algunos de lo buenos escépticos saben perfectamente que más allá de todo el show paranormal que hay montado en TV y en prensa, hay algo más que es lo que ellos creen que aún permite darle sentido a la búsqueda de casos potencialmente interesantes.

Sin duda: estamos ante un fenómeno sociocultural interesante. Los ufólogos son parte de él. Es decir, los Maussán, los Benítez y otros vendedores de patrañas son parte del "fenómeno ovni". El sentido de la búsqueda viene dado por lo que éstos y otros de su cuerda dicen y aseguran, cómo se escabullen cuando se les piden pruebas, cómo difunden sus historias, qué recursos retóricos usan, cómo se aprovechan de un estado de opinión, cómo se victimizan en ocasiones y cómo usan a los escépticos para indicar lo malos que son. En otras palabras: la labor del ufólogo serio reside en la deconstrucción de la jerga ufológica, de sus representaciones teatrales y de la obra escrita de quienes mantienen el escenario en pie.

Creo que ellos quizás si saben que algo existe y que no se quiere dejar mostrar y que es muy probable que de pronto alguna evidencia importante logren registrar o recoger algunos investigadores y que muestra que efectivamente existirían entidades inteligentes cuya existencia desconocemos mayormente, pero que como prueba puede inmediatamente invalidar aún aquellas teorías del círculo escéptico que la mayoría de sus precursores creen imbatibles y verdaderas. Esa actitud no se ve por lo general en los escritos que Uds. emiten aunque me falta bastante por leer aún de varios documentos que circulan por la red y que al parecer sería de vuestra autoría.

No se ofusque. Ellos (quienes sean) puede "saber" lo que consideren oportuno, que mientras no aporten pruebas de ello, si de cosas extrañas se trata, quedará como una "sabiduría" particular, incomunicable e inútil. Llevamos sesenta años esperando esas pruebas que invaliden el natural escepticismo. ¿Debemos esperar otros sesenta años?

Creo que si creemos tener la razón y que lo que lo que los demás mencionen o cuenten no es verdad, entonces estamos asumiendo una actitud tan fundamentalista como la de aquellos crédulos acérrimos del tema OVNI y lo paranormal que Uds. critican a veces con propiedad, y a veces quizás con evidente prejuicio y sin argumento válido o de peso!

Sin duda ha leído poco de los escépticos. Aquí le he aportado algunos argumentos mínimos para que se dé cuenta de que el terreno de la ufología está contaminado de antemano, y que la loable actitud de imparcialidad que creo detectar en su mensaje peca de ingenua porque no estamos ante un fenómeno de la naturaleza que habla por sí mismo, sino ante un supuesto fenómeno que nos llega a través de múltiples intermediarios: los testigos, los investigadores, los periodistas, los creyentes, etc..

Todos estamos invitados a hacer investigación y a compartir entre todos lo que cada uno va descubriendo de la maravilla que día a día nos presenta la vida como regalo y no necesariamente producto de una supuesta ley aleatoria. Si no lo hacemos así al final simplemente estaremos formando círculos herméticos que no solo se cerrarán a grupos crédulos sino que de paso evitarán ver las distintas formas como la vida se manifiesta.

Puedo hacer el intento de entender o destilar lo que creo que hay detrás de este párrafo (el "pegamento" con el que están unidas estas palabras) y por qué en último término es importante, de hecho fundamental, para su creencia en las visitas extraterrestres a la Tierra, pero no es ése el tema de mi réplica.

Quiero mandarles un documento que envié inicialmente a una persona escéptica del tema de las pseudociencias pero que creí conveniente adaptar para invitar a reflexionar también al resto de los escépticos. esta carta la adjuntaré en otro email.

No llegó.

Me despido de Uds. esperando que tengan a bien leer esta carta y que no busquen segundas intenciones más que la de compartir una opinión desde la perspectiva de alguien que ha visto que los OVNIs si existen porque a varios de nosotros nos tocó ver este tipo de objetos (y sus fenómenos) muy cerca y por un lapso relativamente suficiente de tiempo para entender que lo que estábamos viendo era real.

Respeto su testimonio -y el de sus compañeros- pero no me pida tácitamente que me trague esa rueda de molino sin rechistar como prueba de que hay algo raro en los cielos y no es Supermán... ¿Podría usted aportar alguna evidencia que demuestre a las claras y de una vez por todas que lo que vio se trataba de una nave extraterrestre, de algún fenómeno de la naturaleza desconocido hasta ahora o de algún artilugio o fenómeno fabricado o provocado por alguna inteligencia terrestre que se mantiene en secreto? Fíjese bien en que le otorgo la posibilidad de presentar pruebas en alguno de estos tres grandes campos del "misterio ufológico"; ¿hay alguno más?; ¿tiene usted en mente algo distinto de estas tres posibilidades a la hora de referise a los ovnis? Curiosamente, si usted consiguiera aportar las correspondientes pruebas (porque estamos hablando -lo repito- de fenómenos que ocurren en la realidad, no de cuestiones de fe ni de la metafísica implícita en determinada interpretación de la realidad, para lo que sería absurdo intentar pedir pruebas como si de una cabra con dos cabezas se tratara) dejaríamos automáticamente de hablar de ovnis, y pasaríamos a hablar de algo positivo, real y comprobable. ¿Estamos hablando del mismo tipo de realidad o no? ¿Estamos hablando de algo que es INDEPENDIENTE de la opinión, de los gustos, de los anhelos más íntimos, de aquellas cosas de las que estamos convencidos de antemano, de las creencias religiosas -más o menos evidentes- de cualquiera o de algo que DEPENDE de todos estos factores hasta tal punto que se convierten en lo que le proporciona la esencia a ese supuesto fenómeno, en lo que lo fabrica y lo echa a andar por la jungla de las creencias contemporáneas?

Esto lo vimos de día y de noche en repetidas ocasiones. No sabemos qué eran ni sus naturaleza pero nadie nos va a venir a convencer de que lo que vimos no era real.

Esto es lo malo: nadie puede convencerlos de lo contrario. Ustedes ya "saben" que lo que vieron es real. Pero ¿qué entienden ustedes por real en este contexto?; podría alguien convencerles de que lo que vieron es algún fenómeno natural u objeto aeronáutico y por tanto algo REAL?, ¿o más bien pretende colar que lo real en este caso es que su observación es inexplicable porque lo dicen ustedes? ¿Pone usted el tablero de juego de lo real, las reglas y decide usted cuándo gana y cuándo pierden los demás? ¿Identifica lo real con lo "extraterrestre"?; ¿cómo es eso? ¿Cómo es posible que se haya convencido de ello sin una prueba que usted, a toda prisa, haya presentado ante un comité de científicos independientes? ¿Cómo es posible que se haya convencido de semejante realidad supuesta sólo con algo tan dudoso como es el testimonio humano, en este caso el suyo y el de sus compañeros?; ¿NO SE DA CUENTA DE QUE HAY UNA DESPROPORCIÓN ENORME ENTRE LA CONCLUSIÓN A LA QUE HAN LLEGADO Y LO QUE CONSERVAN PARA SUSTENTARLO: EL RECUERDO DE UNA OBSERVACIÓN?

Si considerásemos el modo de criticar de varios escépticos, en el caso que algunas personas nos critiquen sin saber qué fue lo que entre varios vimos y nos propongan citas tales como alucinaciones colectivas o fenómenos psicosociales o identificación inadecuada de objetos en el cielo, entonces varios de nosotros deberíamos llegar a tener los mismos derechos de los escépticos en criticar quizás livianamente a los que dudan de nuestras experiencias y tendríamos todo el derecho a reirnos de ellos!

Creo que hay una manifiesta confusión en este párrafo. Usted puede criticar a quien le parezca oportuno. Es lo que hago yo habitualmente y voy a seguir haciendo.

Pero afortunadamente mis colegas y yo no tenemos esa actitud discriminadora inadecuada porque nada sacamos con suponer que los demás están 100% en un error pues creemos que el asunto se trata más de una falta de conocimiento o un uso desafortunado de ella, de una investigación incompleta y de una identificación incorrecta.

Nada sacamos con esconder nuestras experiencias porque la idea es que entre todos aprendamos. Tampoco queremso hacer show o lucro de ello porque no es ese nuestro objetivo. Pero también sabemos que existen personas que hacen uso y abuso del tema y que confunden a muchos y que algunos escépticos se enfocan en ellos en ver de descubrir los casos que son potencialmente más interesante o probables de presentar una real anomalía, sea cual sea la explicación final que el investigador crea que sea la más conveniente para él y no quizás para el testigo.

Me parece muy loable su comentario, pero no pasa de ser un deseo inicial que se ve rápidamente traicionado por las ideas preconcebidas que ha expresado a lo largo de su mensaje.

Como investigadores del tema al menos sabemos que ciertos fenómenos sí existen tal cual como se describen

¿Podría detallar el proceso de investigación y razonamiento que les llevó a esta conclusión?

y que si nosotros lo vimos otros también pueden tener una experiencia similar, sea que lo que ellos aprecien varíe en forma, color, comportamiento, tamano, velocidad, cercanía, duración, o en el modo de percepción, reacción emocional, asimilación etc etc etc.

Por ello esta carta la escribo con bastante respeto porque se que este tipo de experiencias no son tan comunes como uno cree pero que son suficientes para entender de que muchas suposiciones de los escépticos pueden ser ciertas pero en contextos muy particulares pero definitivamente no en todos.

Habría que empezar por detallar cuáles son esas suposiciones de los escépticos y en qué se basa, de nuevo, para asegurar que no son válidas.

Cualquier duda o comentario será bienvenido y la idea es que aprendamos entre todos de lo que nos pasa a todos.

Ojalá nos pasara que pudiésemos encontrar pruebas de que los extraterrestres existen y han llegado a la Tierra. Pero de momento no hay más que un ferviente deseo y mil formas retóricas de evadir la cuestión esencial: que no tenemos pruebas de ello.

Les deseo todo lo mejor.

Igualmente

Atte.
Miguel A. Jordan (Michel)
Ingeniero civil electricista, U.Chile
esiomajb@gmail.com

julio 26, 2006 5:58 PM

lunes, agosto 14, 2006

Recolectando insectos

Publicó ayer ABC (edición Canarias) una breve entrevista a Antonio Machado, biólogo de la Universidad de La Laguna (ULL) que ha participado en diversas ediciones del Curso interdisciplinar Ciencia y pseudociencias de la ULL hablando de la ecología y los ecólogos. Entre otras cosas, en la entrevista le preguntan si usa alguna herramienta especial para la recolección de insectos (al ser la entomología su campo de trabajo), y responde:

Tengo una que es como un paraguas invertido. Lo pongo debajo de algún árbol y empiezo a golpear el tronco, para que caigan ahí. Llevamos unas luces un poco raras. Si nos vieran con eso de lejos de noche, la gente se asustaría.

Y yo me pregunto...