miércoles, diciembre 13, 2006

La ciencia ante el público

El Aula Cultural de Divulgación Científica (Vicerrectorado de Extensión Universitaria) de la Universidad de La Laguna (Tenerife) organiza un mini ciclo de dos conferencias el lunes y el martes de la semana que viene a las 20:00 horas en la sede de Cajacanarias en Santa Cruz de Tenerife. Es la segunda edición de este ciclo, que lleva por nombre La ciencia ante el público. Nuestra intención es consolidar esta iniciativa el próximo año con una nueva oferta de divulgación de algunos de los momentos científicos más destacados del siglo XX y lo que ha transcurrido del XXI. En esta segunda edición tendré la oportunidad de ofrecer algunas pinceladas de la historia del mito de los extraterrestres, de la repercusión de la teoría de la evolución, el desarrollo de la astrofísica a partir de finales del siglo XIX, el miedo nuclear y la carrera espacial, entre otros elementos determinantes, en diversa medida, para la formación de esta extendida creencia, como ejemplo de percepción popular de la ciencia. Mientras otros se dedican a recalentar pseudo-misterios, en el Aula de Divulgación Científica de la ULL pretendemos aportar al público los conceptos mínimos para discriminar entre propaganda y conocimiento contrastado.

Les dejo el cartel y el tríptico relacionados con el ciclo. La entrada es líbre.





miércoles, diciembre 06, 2006

Conjunción planetaria

La última entrada en el blog de Juan Carlos Vitorio, Misterios del aire, está dedicada a una conjunción planetaria que tuvo lugar en junio de 1991, confundida por algunos vecinos de Aranda de Duero (Burgos) con misteriosos "ovnis". Lo más llamativo es que el reportero más dicharachero del barrio petardo paranormal, Iker Jiménez, incluyó el caso en una de sus recopilaciones de cromos platillistas sin citar que el caso había sido explicado por la propia prensa entonces: una conjunción de Venus, Marte y Júpiter. ¿Sería para que los lectores -menuda farsa- se formaran su propia opinión? Así se engaña y se estafa al lector: marca de la casa. Como el próximo fin de semana se va a producir una nueva conjunción planetaria, en esta ocasión con Júpiter, Mercurio y Marte como protagonistas, no sería de extrañar que alguien no atento se crea que hay algo raro en los cielos, y luego vaya algún desahogado a confirmar y a dar por buena su ignorancia. Así que lo mejor será copiar a continuación la nota que el gabinete de prensa del Instituto de Astrofísica de Canarias ha divulgado sobre este suceso. Léanla, y así ningún sacacuartos del misterio les dará gato por liebre.


CONJUNCIÓN PLANETARIA

Júpiter, Mercurio y Marte se alinearán el 9, 10 y 11 de diciembre

Júpiter, Mercurio y Marte se reunirán en el cielo matutino durante las semanas previas a Navidad. Este fenómeno astronómico en el que los astros se encuentran muy próximos en el cielo (¡tan sólo en nuestra línea de visión!), se denomina “conjunción”, y ocurre de manera precisa como un reloj (en este caso, el 9, 10 y 11 de diciembre). Utilizando un reloj como símil, en el que cada planeta se mueve en su órbita como si de una manecilla se tratara, podríamos decir que las manecillas de las horas, minutos y segundos coinciden. En un reloj, cada hora y cinco minutos, aproximadamente. Pero en el cielo las cosas van a escala astronómica, y los movimientos de los planetas son mucho más lentos, por lo que "esta" conjunción no se repetirá en muchos años, de hecho no volverán a estar tan juntos, según el astrónomo belga Jean Meeus, hasta el año 2050 (pero habrá otras conjunciones, pues tenemos más de tres planetas...).

Estos tres planetas se encuentran muy cerca del Sol (¡siempre de forma aparente!) y, cuando incluyamos a Mercurio o Venus, ésta será la situación. Ello es debido a que estos planetas se encuentran en órbitas menores que la de la Tierra y, desde nuestro punto de vista, se mueven a un lado y a otro del Sol, pero sin llegar a alejarse demasiado de él. En cambio, los planetas de órbitas mayores pueden verse por cualquier parte del cielo en la “eclíptica”, donde se encuentran las constelaciones del zodíaco.

Los tres planetas son visibles durante media hora o cuarenta y cinco minutos antes de que salga el Sol, y SÓLO desde lugares donde pueda verse el horizonte (y en casi cualquier parte del mundo...). Si tenemos una montaña hacia el Este, donde sale el Sol, ésta no nos permitirá ver los planetas, pues cuando estos aparezcan por detrás de la montaña, la luz solar ocultará su brillo.

En este caso, el planeta más brillante será Júpiter, el segundo más brillante Mercurio, y el más débil, que se verá con dificultad a simple vista, Marte. Se recomienda una observación con prismáticos, que permita ver los tres planetas simultáneamente, pues los tres entrarán aproximadamente en un círculo de 1 grado (dos veces el radio aparente de la Luna).

Nota de prensa en:
http://www.iac.es/gabinete/noticias/noticias.htm

lunes, diciembre 04, 2006

En el sótano se oyen rollos...

El pasado viernes a las 21:00 horas tuvo lugar en el salón de actos de la Facultad de Educación la representación teatral En el sótano se oyen rollos… no vayan. Un espectáculo Para-anormal, por el colectivo El supositorio. No me fue posible asistir, pero me han comentado que cumple las expectativas escépticas y de cachondeo, así que espero que se represente pronto de nuevo. Dejo aquí la sinopsis para información general, tomada del Boletín Cultural de la Universidad de La Laguna.

Sinopsis.

El Dr. Víctor José Kowalewsky y su equipo acuden a la casa del conocido artista local Rodolfo Galera donde, al parecer, están sucediendo extraños acontecimientos paranormales. A medida que estudian y profundizan en la naturaleza de estos fenómenos, todos los presentes comienzan a advertir que la casa está habitada por un ser venido de otra dimensión. Los acontecimientos se precipitan cuando el ente comienza a ejercer su maléfica influencia sobre uno de los protagonistas. Sólo una ceremonia ritual en las fronteras de la conciencia humana podrá retener en su mundo a las fuerzas de la oscuridad.

Una historia de terror, posesión, psicodelia y funky en los límites de la realidad.