miércoles, abril 25, 2007

Conciencia planetaria

Vamos a planetarizar nuestra conciencia, es decir, a abrir nuestra mente de par en par dejando que nuestro cerebro salga volando como alma que lleva el diablo. Simultáneamente nos prepararemos para que el primer desahogado que nos tropecemos nos dé gato por libre sin rechistar, ya sea con la regresión a vidas pasadas, con la memoria del agua, con las energías no medibles y los misterios más mihteriosoh de Canarias y otros cuentos de la vieja majadera.

(Este artículo reproducido a continuación fue publicado originalmente en el escéptico digital número 2 (201) - 17 de febrero de 2007, http://digital.el-esceptico.org>).

-------------------------------------

La semana del 5 al 10 de diciembre de 2006 se celebró en el municipio tinerfeño de Puerto de la Cruz una feria alternativa, según la terminología empleada por los organizadores. El parque San Francisco de esta localidad se convirtió en una apoteosis de las mentes abiertas con una llamativa presencia de guiris centroeuropeos en el cartel. La verdad es que, echando un vistazo al programa de actos, no hay por dónde cogerlo...; allí se dieron cita casi todas las creencias, supercherías y prácticas que actualmente gozan de cierto éxito en el bazar de la subcultura alternativa, desde los supuestos enigmas históricos y las medicinas alternativo-curanderiles, al rebirthing y la adivinación del carácter por los rasgos de la cara, pasando por el método Pilates y la sanación por cristales. Ah, se me olvidaba: también hubo el domingo 10 un encuentro con nuestros guías espirituales. Se ve que libran ese día.

Las jornadas tenían por nombre colectivo Conciencia planetaria, sin más. No queda constancia de una definición precisa de tal expresión. Como se podrán imaginar, no hay prueba científica alguna de que esa conciencia planetaria exista (más allá de los comportamientos sociales ritualizados producto de haber asumido tal creencia), pero ello no impide que tal fantasmagoría se invoque como si de un ambiente meteorológico se tratara. En este enlace pueden leer una crítica a uno de los significados que tal expresión toma. El autor de esta entrada en Pirámides del cerebro, blog crítico con las psicologías transpersonales y los poderes paranormales de la mente, asegura que la conciencia es una cualidad de nuestro cerebro que a buen seguro el conocimiento científico en neurobiología irá poco a poco desmitificando, es individual y no se puede transmitir. De nuestro cerebro no emana ninguna energía "psi" que pueda interaccionar con otros cerebros o máquinas, así que mal podrá haber en el futuro, ni ha habido en el pasado, conciencia colectiva o planetaria alguna. Otra cosa son las creencias de cada cual en torno a las coincidencias, a los eventos simultáneos interpretados como significativos o a las supuestas relaciones de causa-efecto, sobre las que cada nuevaerista puede montar una película personal con abundantes efectos especiales.

En la publicidad previa que José Gregorio González incluyó en el suplemento La Prensa de El Día el sábado 18 de noviembre de 2006 comentó que la última ocasión que se había celebrado un evento como este [en 1999] había contado con la participación de "una bruja gallega formada en el terreno de la autoayuda y la orientación espiritual" (sic). También hubo una meditación con cristales, así que al público no le quedó razón para quejarse, ¿no creen? Y refiriéndose a lo que iba a ser la reedición de tan eximio tenderete, González lo llama "normalización y presentación de una cultura alternativa emergente", ahí es nada. ¿No habrá querido decir reunión con pretensión de normalización de una colección inverosímil de supersticiones pescadas al vuelo de la subcultura irracional?

La semana empezó con la proyección de la película What the bleep do we know? (¿Qué piiiii -demonios o c...- sabemos?), según comenta González. Se trata de la frecuente pretensión de mezclar churras con merinas al forzar a la física cuántica para que parezca que en ella se encuentra implícito un misticismo que confirma las especulaciones ontológicas de tipo misteriófilo del último siglo y medio. El propio González indica que la película "resume una parte de la filosofía del evento (...), el poder del pensamiento y su capacidad para modelar el mundo en el que vivimos late en toda la cinta, donde filosofía y cuántica se cruzan". Sin duda, la física cuántica tiene importantes implicaciones filosóficas y es un terreno muy interesante; pero siempre y cuando sepamos que el mundo de las partículas subatómicas y el de los árboles, los seres humanos y los planetas son dos cosas bien distintas (con permiso de los 'decoherentes'), y que no es correcto extender las propiedades de uno al otro solo porque algunas de las propiedades del mundo microscópico se asemejen a algunos de los tópicos tradicionales de la misteriología paranormalista. El espíritu de esta película fue convenientemente criticado por Eric Stengler en el número 8 (agosto de 2006) de este mismo boletín virtual en un artículo titulado ¿Y tu qué sabes? La pregunta sin respuestas. Me hace gracia, a continuación, que González diga que el miércoles 6 fuera el elegido para abordar los temas más "misteriosos" y los enigmas... ¿Le parecerá poco misteriosa la física cuántica a este hombre? Porque es que el citado día estuvo dedicado a los ovnis, al mensaje de los delfines, al poder de la respiración, a Canarias mágica (sic), a las rutas con misterio por España y un homenaje a Francisco Padrón. Creo que así se puede comprobar lo que para este autor son "misterios" o asuntos relevantes, frente a algo como las implicaciones de la cuántica para nuestra comprensión de la estructura de la realidad, si tal tema hubiese sido correctamente abordado, no empleándolo como caja de resonancia para dar pábulo a creencias patateras... ¡Qué necesaria es la auténtica divulgación de esta extraña, difícil e intrigante materia física para contrarrestar la fraudulenta labor de estos alternativos...!

La psicología transpersonal estuvo abundantemente representada en los actos. Para aclararnos sobre lo que es investigación científica en psicología y lo que son los delirios críptico-religiosos de algunos psicólogos transpersonales vale la pena leer estos dos artículos de Carlos Álvarez: Psicología transpersonal, hipnosis y fraudes y La Psicología científica y las pseudopsicologías .

Y no podían faltar las pseudo-medicinas alternativas, claro. Y entre ellas la que practica Masaru Emoto, a quien Cuarto milenio le hizo una propaganda estupenda hace unos pocos meses. Lo de que el agua tiene memoria y acusa los sentimientos que se manifiestan alrededor (ambas boberías estarían relacionadas con la homeopatía) no se lo creen más que los cuatro alelados que se tragan tales disparates como si leyeran el periódico mientras desayunan, pero es sabido que, demográficamente, tales sujetos abundan en el mundo alternativo. Lean esta crítica, que les abrirá ojos y mente.

El lenguaje de González proporciona algunas pistas de la emotividad implícita en las jornadas: "propuestas sugerentes, tolerantes y tremendamente prácticas (...) dejando atrás complejos injustificados". La quincalla de la New Age se contenta con cumplir una función similar a la de una muñeca hinchable: para algunos puede ser sugerente, no protesta jamás, y es tremendamente práctica. Que no me vengan con rollos de la ciencia, ni con quejas, ni me pidan justificaciones, ni demostraciones de las afirmaciones de la discípula de Masaru Emoto o de algún pseudo-psicólogo espiritista de las "vidas pasadas" El universo intelectual de lo alternativo (luego haré una breve crítica de esta palabra) se parece al uso de una sauna, en cierto sentido: uno entra en ella a relajarse y a sudar un rato, no a investigar los fundamentos científicos en los que se basa el mecanismo de regulación del calor ni la propia respuesta fisiológica. Se usa y ya está. A eso parece quedar reducida la realidad para los "alternativos": a una retracción de la curiosidad, a una amputación previa del interés crítico, a la renuncia a hacer preguntas incómodas pero que pueden esclarecer un fenómeno social. E inmediatamente, el autor emplea la expresión justificadora de "libertad de pensamiento", dando a entender que los participantes la ponen realmente en práctica frente a los consabidos marginales y oscurantistas. Bien, no es nueva la estrategia de disfrazarse de sujetos respetables señalando las deficiencias de los más patéticos. La bruja Lola también lo suele hacer. No en vano, algunos veteranos magufos hasta se disfrazan de escépticos. Habrá que tomárselo a risa.

Los publicistas de la Conciencia planetaria nos venden revoluciones conceptuales que, a poco que se rasca, se adivina que eran antiguas en el siglo XIX. Usando un razonamiento del físico francés Roland Omnès en referencia a otro debate, los autores alternativos no alcanzan a ver en la ciencia que ellos llaman "oficial" (en otra ocasión nos ocuparemos de destripar este término en el contexto magufo-alternativo) más que un rancio conservadurismo y un rígido edificio de compartimentos estanco en los que la emotividad tiene vetada su entrada o incluso su aparición interna. Ocurre que todo esto es más sencillo, más vendible en el mercado de los periodistillas del "misterio" que dar plenamente cuenta de una ciencia (Omnès se refiere en particular a la física) cuya extensión y coherencia sobrepasan de largo todo precedente. Sin duda, es más fácil y socialmente refrescante presentarse como abanderado de una falsa alternativa que llevar a un público sin formación lo que son los auténticos desafíos de la ciencia contemporánea. Nos fabricamos una alternativa ñoña con desperdicios y nos evitamos entrar en disquisiciones que nos importunan en nuestra permanente figuración mediática.

González también emplea una llamativa expresión al referirse a los temas misteriosos del día 6. Éstos "nos invitan a indagar en el mundo en que vivimos, mostrarnos incorformistas con el pensamiento único y alienado, y nutriendo así nuestra sana capacidad escéptica", dice González. Juraría que esta expresión la he escrito yo en ocasiones anteriores, pero en un contexto sintáctico más decente... No me opongo a que quien quiera la haga suya, aunque verla empleada por este autor me sorprende, puesto que parece un ejercicio de cachondeo, al que tan poco dado es en realidad, como en general todos aquellos que cosifican las leyendas y los rumores cuya visión del mundo implícita se encuentra apolillada y cubierta de una gruesa capa de polvo. No obstante, el cachondeo es indicio de una cierta inteligencia, y de cierta lejanía crítica respecto a lo percibido. En cualquier caso, yo me permito interpretar el uso de esta expresión -que además le sienta al contexto del artículo como a un cristo dos pistolas- como un fugaz ejercicio de desvergonzado cinismo. Porque ya me dirán los lectores lo a cuento que viene el escepticismo, causa de alergias, sarpullidos, sofocos, lipotimias y enojos entre los creyentes y los 'creyentazos' (Schwarz dixit) en una feria New Age que refrita tópicos del pensamiento mágico-irracional y de las pseudociencias a precio de oro (Emoto and Co. SA).

El término clave de todos estos comentarios justificatorios es alternativo, no tanto la adjetivación de planetaria a la conciencia. De hecho, esa conciencia planetaria podría verse como un caso de lo alternativo. Una expresión sinónima e irónica podría ser buen rollito. Lo alternativo es lo que se opone a lo dado habitualmente, a lo estandarizado, a lo explicado o a lo que es común, y más concretamente a los procedimientos científicamente normalizados de adquisición de conocimiento y de sanación. Pero no pretende ser una oposición como la que podría darse entre teorías científicas rivales: aunque a primera vista parezca más un gran paraguas que da sombra a un cajón de sastre, lo alternativo pretende ser una forma novedosa y global de entender al ser humano y el cosmos en el que se halla. En la práctica, el término oculta la ausencia de criterios valorativos capaces de separar lo plausible de ideas papanatas acodadas en la impertinente jerga del cambio de conciencia. La versión más ramplona del posmodernismo (que me perdonen los más sensatos y necesarios posmodernistas) es la que se manifiesta en actos como el de Conciencia planetaria, pero en su faceta antropológica más primaria (en cierto, sentido, para una posmodernidad "extrema" no habría más faceta que la antropológica): la del psicologismo narcisista, tal y como es definido de manera un tanto embrollada pero por momentos muy brillante por Gilles Lipovetsky en >La era del vacío (Anagrama, Barcelona, 1986):

El amaestramiento social ya no se realiza por imposición disciplinaria ni tan solo por sublimación, se efectúa por autoseducción. El narcisismo, nueva tecnología de control flexible y autogestionado, socializa desocializando, pone a los individuos de acuerdo con un sistema social pulverizado, mientras glorifica el reino de la expansión del Ego puro (p. 55).

No debe sorprendernos que los organizadores de Conciencia planetaria y, probablemente parte de los visitantes, creyeran que estaban haciendo una contribución relevante a la cultura. En un escenario psicosocial como el de este evento, donde la exigencia de objetividad (pruebas de las afirmaciones más extrañas, coherencia, recurso a conocimientos científicos bien establecidos, etc.) tiene un nivel subterráneo, no es de extrañar que el éxito se mida cuantitativamente, es decir, por el número de visitantes que acudieron, por el de los que mostraron satisfacción exclusivamente personal, y por la cantidad de minutos que algunos medios de comunicación dedicaron a la feria.

A pesar de estar curado de espantos magufiles (no en vano escuché y leí durante un par de décadas al creativo Francisco Padrón, fallecido en 2005, a quien, como indiqué anteriormente, el sarao portuense homenajeó) uno se pregunta, no por los criterios que a los organizadores han llevado a dar espacio público a tal cúmulo de zarandajas alternativas, sino el que ha permitido al consistorio de la villa turística de Puerto de la Cruz colaborar con semejante acto. En una isla con una Universidad y con un centro científico como el Instituto de Astrofísica de Canarias no deja de ser paradójico que un ayuntamiento situado a 30 kilómetros de ambas entidades se embarque en un invento que no hace más que arrojar serias dudas sobre la capacidad, sobre el juicio más bien, de quien tomó la decisión de que el escudo portuense figurara en el cartel promocional, más cuando parte de los contenidos de la semana magufa iban dirigidos a la comunidad alemana residente en el Puerto. ¿Es así como un ayuntamiento pone en juego su prestigio?

Las jornadas incluían, junto a delfines terapeutas, psicólogos transpersonales, caballos sanadores, homeópatas, danzas indias y del vientre, canalizaciones y cristales para meditar, un espacio para la risoterapia por parte de "humoristas intuitivos" (sic). El lector puede hacer las reflexiones que estime oportunas. ¡Es la cultura alternativa, que se postula como panacea contra los males del mundo!

sábado, abril 14, 2007

El hermano menor del "ovni de Canarias"

El 24 de marzo de 2007 se cumplieron treinta años del menos espectacular de los fenómenos observados desde Canarias en los años setenta del pasado siglo provocados por el lanzamiento de misiles Poseidon norteamericanos desde submarinos en el Atlántico norte. Apenas quedó registrado en la prensa local, en comparación con el que tuvo lugar el año anterior, probablemente porque, por simple azar, las condiciones meteorológicas no propiciaron una observación tan llamativa como otras de la misma naturaleza. Sólo Diario de Avisos (Santa Cruz de Tenerife) publicó unas breves descripciones.

En la primera, del día 25, se asegura que:

Un extraño objeto fue visto ayer noche sobre el valle de La Orotava, probablemente a la altura de Los Realejos. Según noticias recogidas entre varios vecinos era de forma circular y desprendía destellos de luz rojiza. El objeto pudo ser visto perfectamente, entre otras personas, por empleados de un hotel de esta ciudad, que subieron a la azotea para contemplarlo. Tras unos minutos en que permaneció estático, sobre el valle, el objeto se alejó tras las montañas. El objeto pudo verse durante unos minutos y comenzó a hacerse ostensible desde las ocho cincuenta horas.

Al día siguiente el mismo diario recogía declaraciones procedentes de La Palma:

Un extraño objeto fue visto a las 21 horas del jueves en el noroeste de la isla de La Palma, concretamente en las localidad de Puntagorda y Garafía. Según informan testigos presenciales, un objeto esférico, de color rojizo, pareció salir de mar y elevarse rápidamente realizando piruetas en zigzag. Desapareció con una trayectoria vertical, dejando tras de sí un enorme resplandor, como un nubarrón, que duró diez minutos. El fenómeno pudo ser observado por gran cantidad de personas, que informaron a nuestro corresponsal en Los Llanos, Pedro P. Barreto, de lo ocurrido.

Nuestros lectores recordarán que, casi a la misma hora, fue visto sobre el valle de La Orotava un "ovni", de características similares, según publicamos en nuestra edición de ayer, y que podría ser el mismo de La Palma, dadas sus idénticas características. A última hora de la noche nos informan desde La Laguna que un extraño objeto de color rojizo evolucionó por encima del monte de La Esperanza. Fue visto por un estudiante desde la Avenida de la Trinidad, y responde a las mismas características que los vistos en el valle de La Orotava y La Palma.

Lógicamente, las apreciaciones de algunos testigos, como suele ocurrir siempre que de fenómenos extraños para aquéllos se trata, son erróneas: el fenómeno no estaba sobre el valle de La Orotava, ni se alejó tras las montañas, aunque la perspectiva llevara a pensarlo. Además, al mismo tiempo estaban observándolo desde La Palma en dirección noroeste. Llama la atención el detalle de los destellos rojizos, a los que no se otorgó especial importancia. En el caso 22/6/76 también se observaron unos destellos rojizos, convertidos por un médico de Gran Canaria en "dos seres vestidos de rojo de tres metros de altura". La imaginación juega malas pasadas a algunas personas.

El astrónomo Willian R. Corliss, compilador de anomalías y extrañezas del mundo natural, cita esta anotación: Brackenbridge, M.; "Unidentified Phenomenon", Marine Observer, Nº 259, Vol. 48, p. 21, January 1978 (1).

A las 0855 [este dato es erróneo, al tomar la hora AM por PM; el fenómeno ocurrió alrededor de las 20:55 horas, a las 9 de la noche, según se recoge en la prensa] el centinela observó lo que parecía ser un faro enfocando hacia abajo durante unos 10 segundos en dirección 300º y a unos 20º sobre el horizonte. Esta luz desapareció y surgió una zona luminiscente de aproximadamente un grado de diámetro (sic). En los siguientes tres minutos aproximadamente, un área semicircular de luminosidad moderada se formó alrededor de esa mancha inicial. Luego, otra mancha luminosa fue divisada por encima del área semicircular, y después de un periodo total de unos siete minutos el fenómeno se dispersó completamente.


Dibujo esquemático de la observación aparecido en Marine Observer

Vale la pena anotar el testimonio procedente de las tripulaciones de un par de aviones, como es habitual en estos fenómenos artificiales que son divisados desde miles de kilómetros a la redonda:

A las 21:15 aproximadamente un DK 744 (DC-9 chárter escandinavo) a la altura de Villacisneros con vuelo a Bandjun (Africa) dice observar hacia el oeste un fenómeno luminoso como una nube. El avión SA 229 (Jumbo de la compañía SAA) procedente de Sudáfrica y con rumbo al punto DSY dice observar el mismo fenómeno (2).

Este episodio fue empleado como ejemplo por el científico y ufólogo norteamericano Richard F. Haines con ánimo de documentar un fenómeno que bautizó como Expanding Balls of Lights (3), EBOLs, para el que apuntaba diversas causas, entre ellas algún tipo de aurora anómala. Dos años después (4) fue Manuel Borraz quien aclaró las cosas en lo referente a la observación canaria (en 1992 vería la luz su ensayo Los Gigantes de Gáldar y los avistamientos canarios (5)), donde explicaba que frecuentemente estos fenómenos en forma de grandes bolas gaseosas en expansión están relacionados con lanzamientos espaciales. Los gases producto de la quema de combustible están en el origen de estas formaciones. En el caso de 22/3/77 el Sol se hallaba a unos - 26,4º (bajo el horizonte). La altura a las que se encontraba los gases hacía que éstos fueran iluminados aún, mientras que en tierra ya era de noche.

En 2001 Ballester Olmos y el autor publicamos un ensayo (6) sobre esta familia de casos en el que dábamos a conocer los datos que nos había proporcionado el experto Jonathan McDowell. Ésta es la tabla correspondiente a los lanzamientos de aquel día:


Dos fueron los lanzamientos efectuados aquel día desde el submarino Woodrow Wilson SSBN 624, de la clase Lafayette. En la cuarta columna vemos la hora coincidente (GMT) de los lanzamientos, como es lógico, pues fue alrededor de las 21:00 horas cuando el fenómeno adquirió la necesaria magnitud para ser observado desde centenares de kilómetros de distancia, sin peligro alguno para el tráfico aéreo ni para la población de las islas.

Ni Canarias es tierra mágica ni aquí se han observado fenómenos cualitativamente diferentes de los de cualquier otro lugar de España o del resto del mundo. Al contrario, carecemos de sucesos auténticamente extraños con alguna excepción de la que desconocemos lo más importante: si cumple el papel de un mirlo blanco (doy ahora, por mor de brevedad, este calificativo de 'extraño' como apropiado), documentados por fuentes con un mínimo crédito intelectual y divulgados fuera de los crónicamente endogámicos círculos de aficionados a los misterios. Sí, sé que es pedir demasiado a la ufología.
______________________

Notas.

(1) En: Lightning, Auroras, Nocturnal Lights and Related Luminous Phenomena. The Sourcebook Project, 1982.

(2) Mundo Desconocido, nº 36, junio 1979.

(3) Haines, Richard F. (1988) "Expanding Ball of Light (EBL) Phenomenon". En: Journal of Scientific Exploration Vol. 2, No 1, pp. 83-85.

(4) Borraz, Manuel (1990) "Comments on 'Expanding Ball of Light (EBL) Phenomenon". En: Journal of Scientific Exploration, Vol. 4, No 1, pp. 119-120.

(5) Borraz, Manuel (1992) "Los gigantes de Gáldar y los avistamientos canarios". Monografía 1, Cuadernos de Ufología. Aprovecho para sugerir a los editores de las publicaciones de la Fundación Anomalía la pronta publicación de este ensayo en Internet, por su relevancia histórica para la ufología canaria y como ejemplo del acercamiento científico a un destacado conjunto de relatos sobre observaciones maravillosas.

(6) Ballester Olmos, Vicente Juan y Campo, Ricardo (2001) "Identificados! Los Ovnis de Canarias fueron misiles Poseidon". En: Revista de Aeronáutica y Astronáutica, 701, marzo, pp. 200-207. Véase la reproducción del artículo en este enlace .

martes, abril 10, 2007

Amantes del misterio...

... aquí tienen la oportunidad de dar rienda suelta a esos anhelos por el más allá, la búsqueda de los enigmas más enigmosos y los misterios más misteriosos. Vamos, que ni Cuarto -y mitad- de milenio.



Se trata de una simpática iniciativa del Museo de la Ciencia de Valladolid. Haciendo click en el cartel del concurso en la web se accede a las bases. ¿A qué esperan para enviar esas enigmáticomisteriosoacojonantesuperpruebasirrefutables de los misterios del espacio?

Otro día les hablo de la fotito que publicó La Opinión de Tenerife el pasado domingo tomada desde el mirador del Ortuño. ¡Todavía estoy impactado!

lunes, abril 02, 2007

PC Today y los falsos misterios

La revista de informática PC Today incluye en la página 48 de su penúltimo número (167, del 16 al 29 de marzo de 2007) un comentario sobre las leyendas urbanas. Cita a los populares Mythbusters norteamericanos, desfacedores de entuertos y de creencias absurdas que deberían ser dispensados por la cadena Cuatro inmediatamente después de un teatrillo de los misterios misteriosísimos por decreto televisivo que se emite los domingos por la noche, como antibióticos ideológicos.

Lo más divertido es que figura el top ten de las 10 leyendas paranormales totalmente falsas, que en su momento Gerardo García-Trío subió a su blog Bajo el volcán. Encabeza la lista el circo de las caras de Bélmez, que rondará siempre los primeros puestos en toda antología del disparate paranormal que se elabore. De ahí para abajo, lo que ustedes quieran, que hay mogollón donde elegir.