jueves, julio 24, 2008

Pseudo-medicinas pseudo-alternativas

Las pseudo-medicinas pseudo-alternativas generan un volumen de negocio importante; tanto, que contrasta fuertemente con su inutilidad terapéutica. Pero esta contradicción no es relevante para los responsables del curso de verano de terapias no convencionales y salud que se está celebrando estos días en Punta de Hidalgo (La Laguna, Tenerife), que andan a la caza y captura de los nichos ecológicos que produce el buen rollo, la ligereza de cascos generalizada y la deficiente sanidad pública.

Lo peor de todo, supongo, es que en el folleto del curso que nos podemos encontrar por algunos bares laguneros figura el logotipo del Vicerrectorado de Relaciones Universidad y Sociedad de la Universidad de La Laguna. Ya podemos decir que en un curso avalado por la ULL se han impartido charlas en pro de la medicina ayurvédica, la homeopatía, la acupuntura bioenergética y la identificación por el iris. El programa incluye otros aspectos como las urgencias en pediatría (impartida por un médico homeópata), los aspectos legales de las medicinas no convencionales (impartida por un profesor de Derecho) y el botiquín familiar de homeopatía, charla cuyo contenido será el completo silencio (impartida por un farmacéutico de Boiron). Y todos bajo la tutela del director académico Pedro Luis Pérez de Paz, catedrático de la Facultad de Farmacia de la ULL. Además, hay un CLE para los alumnos, que espero, por su bien, que sea un CLE alopático.

¿Nadie echó de menos a Dragan Dabic, terapeuta de la "energía vital"?

Me permito hacer algunas propuestas para próximas ediciones del curso: ¿qué tal una sesión dedicada a la mesmerización de los pacientes, por ejemplo? También podríamos invitar al Fortea, excelso colaborador de ese peaso de programa sientifico y alternativo que es Cuarto milenio, para que nos haga una introducción a la des-demonización de endemoniados (hasta el tráfico de entidades del más allá cumple con la maximización de la entropía universal: me gustaría ver un día un 'endorcismo' practicado por alguno de estos magufos con alzacuellos) como complemento a la charla sobre el efecto del estrés físico-emocional en nuestra salud... ¿Por qué no algún seguidor de los escritos terapéuticos de Paracelso? O directamente, sin más rodeos, que se invite a un galenista ortodoxo (alguno quedará por ahí), que son todos alternativos al máximo, y con una adecuada publicidad seguro que encontramos pacientes deseosos de ser tratados de sus humores y principios vitales desequilibrados.

Los críticos, escépticos, gente de mente cerrada y otros comedores de niños crudos de Tenerife estamos preparando una versión de la carta que ya enviamos el año pasado a los medios, a ver qué pasa.

Parece probable que este curso se repita en próximos años, así que podemos prometer y prometemos que volveremos a quejarnos en los medios y donde haga falta por la aprobación académica de este acto y por su celebración, ya sea en Punta del Hidalgo, en la plaza de España de Santa Cruz de Tenerife o en el mismísimo barranco de Masca. Yo he oído decir que con la salud no se juega, ¿no?

jueves, julio 10, 2008

Testigos de elite (¡ja!)

¿Testigos de elite? ¿Testigos cualificados? ¿Me pongo el chaleco coronel Tapiocca? Por supuestísimo:

-----------------------------------------------

Tomado de aquí:

El policía confundió la Luna con un ovni

20MINUTOS.ES. 07.07.2008 - 15:49h Hizo una llamada al teléfono de emergencia.
Para alertar de un objeto no identificado. "Es la Luna", respondió alguien más que observaba.

"Informo de que a través de la montaña se divisa un objeto inmóvil brillante. Lleva en el cielo al menos media hora". Un policía de South Wales (Inglaterra) alertó al puesto de control a través de una llamada al número de emergencia (999) propio de la Policía, de la presencia de un objeto que él consideraba como no identificado (ovni).

El número telefónico recibe llamadas absurdasEl misterio se resolvió rápido: cuando el puesto de control se puso en contacto con otro oficial que presenciaba la escena. A la pregunta de si veía algo en el cielo, el observador respondió: "Sí, es la Luna, corto y cambio".

También aquí.

---------------------------------

Gracias a Vicente Prieto, del Círculo Escéptico, que alertó de la noticia, que desmiente, una vez más, que lo de los "testigos de elite" es una de las muchas milongas que vende la ufología para sostener el mito de la venida de los extraterrestres a este planetita.

Otro ejemplo español ya clásico aquí y aquí.

Y para que vean por qué pasan estas cosas, a pesar de que los hinbestigadores pataleen y berreen, nada mejor que darse un salto por la obra de auténticos científicos como Elizabeth Loftus o Christopher French.

martes, julio 08, 2008

Caza-cazafantasmas en Muy Interesante

El número 326 (julio 2008) de la revista Muy Interesante incluye un artículo sobre fantasmas y otras cosas imaginarias, firmado por Luis Muiño y Miguel Ángel Sabadell. Este tipo de artículos, que de vez en cuando publica la citada revista, son muy necesarios y convenientes. A pesar de tratarse de una creencia irracional, sigue habiendo quien pretende que tales productos de nuestro cerebro son entidades reales y que nos proporcionan indicios de un "más allá". Quizá esta humana compulsión por lo maravilloso comercializado sea la causa de que el público creyente consuma estas burdas patrañas prefabricadas por pseudo-investigadores de lo "paranormal", menesterosos del sentido común y atracadores de la ingenuidad a los que apasiona retratarse para las revistas del ramo de los enigmas, los años ceros y los más allases, hojas mensuales de la religión ocultista en España.

El artículo de Muy Interesante se inicia contando una divertida anécdota: el fantasma grabado por la cámara de una gasolinera de Ohio en noviembre de 2007 que en realidad era un lepisma o pececillo de plata paseándose por la lente: un risible ejemplo que demuestra que quien quiere ver y creer verá y creerá, por sus cc..., claro que sí. Y ya aparecerá por los alrededores quien le asegure que es muy juicioso, acertado y lógico creer que el fantasma de su abuelo se pasea en calzoncillos a altas horas de la madrugada por el desván de su casa o que su careto se teleplastificó en la pared de la cocina, y muchas otras cosas maravillosas y de buen rollo, producto de la conciencia expandida y la facilidad para desprenderse del dinero propio confiando en cualquier majadero con habilidad para pillar al cándido desprevenido por retaguardia.



El "fantasma" haciendo de las suyas, ¡qué miedo!



El lepisma-fantasma o fantasma-lepisma más clarito y posando para que los parapsicólogos se asombren un rato


También se nos avisa de que el funcionamiento de nuestro cerebro nos juega malas pasadas, porque nuestra psicología no se halla constreñida en una burbuja de cristal, sino que se desenvuelve en un medio social donde esas sensaciones son leídas como algo más, se las interpreta como síntomas o indicios de un más allá, de una sobrerealidad. Quizá no pueda ser de otra forma, si es que en nuestros genes llevamos codificado algo que se manifiesta como trascendencia; pero es necesario que el creyente y el público en general sepa realmente a qué se debe su impresión personal y a qué objetivos obedece la publicidad acrítica de todo ello. Aquí tenemos, por otro lado, un magno ejemplo que podría caber en esa disciplina naciente que suele ser denominada neuroteología: la búsqueda de explicaciones naturalistas para todos los fenómenos religiosos, y entre ellos de los que trata este comentario, puesto que lo paranormal, hijo del ocultismo, es una religión fisicalista (términos no contradictorios), un producto cultural del siglo XIX (precisamente el nuevo número de Skeptical Inquirer, Vol. 32, No 4 July/August 2008, incluye un artículo sobre las supersticiones consideradas fenómeno natural).

Las sensaciones que se producen en las casas encantadas son otro de los tópicos que los autores tratan en su artículo. Al margen de las explicaciones concretas que se pueden aportar para esas casas encantadas (no hay "casas encantadas" hay gente encantada, como decía el psicólogo Robert A. Baker, a quien Muiño y Sabadell citan) hay otra forma -de la que los autores se hacen eco en un recuadro de su artículo- de interpretar globalmente las sensaciones que algunas personas experimentan en una casa encantada: son completamente naturales porque son un mecanismo de defensa innato, con la particularidad de que éste se pone en funcionamiento en un escenario cultural, fabricado por el hombre: la propia "casa encantada". No me negarán que es un panorama realmente maravilloso en el que, por supuesto, no hace la menor falta introducir fantasma ni más allá alguno para entender lo que está pasado.

Los psicólogos evolutivos nos hablan de la habilidad cognitiva para detectar peligros o amenazas, que se activa aunque no sea realmente necesario: el ejemplo recurrente es el del homínido que se adentraba en la selva hace un par de millones de años y veía moverse las ramas bajas de los árboles; vale más ponerse a buen recaudo o en guardia a pesar de que no se tratara más que de la brisa que seguir tan contento y ver cómo un gran felino se abalanza sobre nosotros. Es un mecanismo de defensa que conservamos y que en un ambiente de miedo construido colectivamente como es una "casa encantada" se dispara; así, cada ruido, cada sombra originada por el cambio de ángulo en nuestra perspectiva, cualquier olor de origen indeterminado en una vieja mansión, cualquier corriente de aire, pone en guardia nuestro cerebro inconscientemente. Así nacen los fantasmas, más cuando el "fantasma" puede ser realmente un sujeto de carne y hueso con intenciones desconocidas.

Lea el artículo de Muy; es lo mas interesante -valga la repetición- que sobre este tema ha publicado una revista impresa de gran tirada en los últimos meses. Además de la del pececillo de plata fantasmal incluye otra muy buena y significativa historia: la del cura fantasma del muelle londinense de Ratcliffe.