martes, marzo 31, 2009

Dos premios

Con retraso, agradezco la gentileza de Celia Santos, que ha tenido a bien elegir a este blog -entre otros- como destinatario de los premios Blog de Oro y Dardo. Éstos son sus logotipos. Muchas gracias de nuevo.


viernes, marzo 13, 2009

El "ovni" de Canarias en Crónicas del misterio

El pasado miércoles acudí invitado al programa radiofónico Crónicas del misterio de Gente Radio (Puerto de la Cruz, Tenerife) para hablar del trigésimo aniversario del caso de 5/3/79, de la mano de Alfonso Ferrer. En este enlace tienen el programa completo, en el que desmenuzamos este importante episodio de la historia ufológica española, afortunadamente explicado.

Ferrer también subió hace algunos días una nota a su blog sobre este aniversario.

lunes, marzo 09, 2009

Globo-ovnis a buen precio

Los amigos de la "magia" de Canarias, de los enigmas, los misterios y otras chucherías alternativas ya no tienen excusa.


Luis Ruiz Noguez ha dedicado numerosas entradas en Marcianitos verdes a estas extrañísimas, misteriosas y acojonatísimas observaciones por todo el mundo. La invasión del papel de arroz (extraterrestre).

No hace mucho, en La Palma, ya se vio uno.

jueves, marzo 05, 2009

Treinta años del “ovni” de Canarias

Hoy se cumplen treinta años del atardecer del lunes 5 de marzo de 1979 en que se observó un espectacular fenómeno luminoso desde todo el archipiélago canario y varios aviones que sobrevolaban el espacio aéreo (también desde la Península). Como ya me he ocupado en diversas ocasiones de este suceso, remito a los interesados a estos enlaces:

¡Identificados! Los OVNIs de Canarias fueron misiles Poseidón

¿OVNIs o misiles?: juzgue Vd. mismo

5 de marzo de 1979: cuento de la vieja majadera

Añado como referencia el muy buen resumen aparecido ayer en Magonia

Valga también como valioso recordatorio del suceso (aunque no trata exclusivamente del 5/3/79) la publicación en la web de la Fundación Anomalía del estudio de Manuel Borraz

Los gigantes de Gáldar y los avistamientos canarios,

originalmente publicado como monografía número 1 de Cuadernos de Ufología en 1992, un trabajo fundamental que contribuyó a reforzar la hipótesis del lanzamiento balístico para este caso y otros semejantes, luego confirmada gracias a los hallazgos de final de siglo de los que dimos cuenta en este artículo. Incluye un prólogo del que soy autor para situar el trabajo en la perspectiva adecuada. Hoy sólo la cerrazón, la incapacidad para asimilar una explicación racional absolutamente obvia y el deseo interesado de mantener en la confusión a unos pocos ignorantes que desconocen estos trabajos permite a los cultivadores del “misterio” y de la “magia” huir hacia delante sin el más mínimo pudor para seguir hablando de “fenómeno extraño” y cualquier otro capricho similar.

En los próximos meses tendré el placer de informarles de una novedad relacionada con el suceso que da título a esta entrada. Ahora les transmito una jugosa información que también tiene que ver con estas pruebas balísticas en el Atlántico Norte en los años 70 del pasado siglo (agradezco a VJ Ballester Olmos su localización).

*********************************

La anécdota tuvo como protagonista al navegante Thor Heyerdahl, aventurero y defensor de la desacreditada teoría arqueológica difusionista. En Canarias se quedó prendado de los majanos del barrio de Chacona, en Güímar (Tenerife), convertidos en “pirámides” por obra y gracia del citado y de la abundante propaganda pseudocientífica sufrida en Tenerife a principios de los años 90 (véase nota 1, al final).

Según informa el UFO Investigator en su número de junio de 1970, una publicación del desaparecido grupo ufológico pionero National Investigations Comittee on Aerial Phenomena (NICAP), Heyerdahl se encontraba realizando una de sus famosas travesías, la Ra II, cuando, el 11 de junio de 1970, observó un objeto no identificado desplazándose en el cielo. Pudo observarlo durante varios minutos hasta que desapareció “con un destello anaranjado y brillante”. La observación ocurrió en medio del Atlántico (véase nota 2, al final).

En el número del mes siguiente (julio 1970) se informa de que esa observación de Heyerdahl fue en realidad la segunda de tres. En la primera, el día anterior al amanecer, el navegante noruego se encontraba en cubierta solo cuando vio, durante unos segundos, una luz anaranjada y brillante sobre el agua. La noche siguiente, otros dos miembros de la tripulación vieron, casi a la vez, una “llama anaranjada” moviéndose lentamente a través del cielo. Estaba “inclinada hacia la derecha” y continuó moviéndose en línea recta durante varios minutos, hasta que pareció cambiar de dirección y descender. Tan pronto como desapareció tras el horizonte se observó un brillante destello.

La tercera observación tuvo lugar unas tres semanas más tarde, el 30 de junio. La Ra II se hallaba a unas 700 millas al este de su destino, Barbados. A las 01:30 horas un tripulante apellidado Baker terminaba su guardia y llamó a Heyerdahl para que empezara la suya. Mientras esperaba al marino noruego echó un último vistazo al cielo y, para su sorpresa, vio una brillante luz plateada sobre el horizonte de estribor. La luz parecía una cúpula, una luna saliendo. Cuando Heyerdahl llegó, acompañado del antropólogo mexicano Santiago Genovés, vieron cómo la luz iba creciendo, como si estuvieran inflando un globo (esta descripción recuerda en particular al caso canario de 19/11/76, que fuera observado, entre otros muchos testigos, por los tripulantes del buque escuela de la Marina española Juan Sebastián Elcano cuando navegaba desde Lanzarote a Gran Canaria; véase "19 de noviembre de 1979: Poseidón se paseó por Canarias", R. Campo. En: Cuadernos de Ufología, 32, 2007, Fundación Anomalía).

Baker relató al NICAP que la luz era mucho más brillante que la luna y que mantuvo su forma semicircular. Era visible un sector iluminado en el mar como cuando la lune proyecta un haz de luz. En un momento dado, dos pequeñas nubes se interpusieron. Continuó creciendo como una gigantesca nube en forma de seta, hasta que comenzó a desvanecerse. Después de unos ocho minutos desapareció en la oscuridad nocturna. Otro barco, el holandés Themis, también divisó el fenómeno mientras se dirigía a Jamaica. Sus tripulantes lo describieron en términos similares.

UFO Investigator señala que ninguno de los testigos, a pesar de su familiaridad con el océano, pudo identificar lo que habían visto u ofrecer una hipótesis probable. La revista prometía seguir indagando y analizar la información que fuese reuniendo. El resultado apareció en el número de septiembre de ese mismo año:

La observación del explorador Thor Heyerdahl y dos de los tripulantes de su barco el pasado junio (UFO Investigator, julio 1970) fue debida al lanzamiento no anunciado de un cohete desde Cabo Kennedy. El lanzamiento fue realizado la tarde del 29 de junio (30 de junio para Heyerdahl, que estaba en una zona horaria distinta) para probar un misil Poseidon de la Armada [¿les suena?]. Al ascender el misil y alcanzar la luz solar en su trayectoria suborbital iba expulsando los residuos de la combustión en círculos que se ensanchaban, creando una “nube” asombrosamente geométrica que dominó el cielo.

______________________


Recorte de UFO Inestigator en el que se explica la observación de Heyerdahl de 30 de junio de 1970. En la fotografía, de la US Navy, puede observarse el tipico comportamiento de las estelas dejadas por el misil

______________________

El lanzamiento se produjo a las 9:31 horas Eastern Daylight Time (EDT, hora oficial norteamericana de verano), a las 01:31 GMT, casi exactamente a la misma hora en que el vigía del barco de Heyerdahl observó la extraña luz en el horizonte noroccidental, que se encontraba, como dijimos, a unas 700 millas de la costa, justo al este de las Indias Occidentales. Esto lo situaba al borde del Eastern Test Range, que se extiende desde Cabo Cañaveral hasta el Atlántico Norte, según esta información. No era la primera vez, señala la revista, que el lanzamiento de un Poseidon generaba informes de este tipo (pone como ejemplos las observaciones de agosto de 1969, desde diversos lugares del Caribe y los Estados Unidos y la del 16de agosto de 1968, desde Carolina del Sur, relacionada con el primer lanzamiento experimental de este tipo de misil; véase la ilustración) (véase nota 3, al final).

Como bien sabemos en Canarias, tampoco iba a ser la última: al menos en cinco ocasiones se pudo observar desde estas islas atlánticas el efecto que esos misiles norteamericanos producen en la alta atmósfera al ser lanzados desde submarinos al oeste de las islas, a una distancia mínima de unos 760 kilómetros.

---------------------------

1. Léase el artículo de Miguel Ángel Molinero Polo “Morras, molleros, majanos, paredones… El debate sobre las pirámides canarias quince años después” en i-dentidad. Los antiguos. Artemisa Ediciones, La Laguna, 2005. Y, de paso: Maria Cruz Jiménez Gómez/Juan Francisco Navarro Mederos: “El complejo de las morras de Chacona (Güímar, Tenerife): resultados del proyecto de investigación”, XII Coloquio de Historia Canario-Americana (1996), Cabildo Insular de Gran Canaria, Las Palmas de Gran Canaria 1998, Volume 1.

2. Thor Heyerdahl, mientras buscaba indicios de la presencia egipcia por todo aquel lugar que le apetecía, conoció a Francisco Padrón con motivo del sarao arqueoparanormal de los majanos de Güímar (véase, por ejemplo, el artículo que Padrón dedicó a ensalzar a Heyerdahl en su sección “Otros mundos, otros misterios” de Diario de Avisos, 28 de enero de 1990 y 28 de abril de 2002. Es de suponer que le contara al ¿ufólogo?-¿parapsicólogo? canario su observación de 1970. Y es de suponer, también, que ninguno de los dos supiera realmente la naturaleza de lo que el noruego observó; y si lo sabían, se lo callaron, no fuera que alguien lo relacionara con el tabú del “ovni” de Canarias.

3. En otra ocasión comentaré el artículo que James Oberg dedica al caso Minsk (7/9/84) en el número de enero/febrero 2009 de Skeptical Inquirer. Pueden leerlo completo en este enlace. Otro caso más debido a lanzamiento de un misil, en este caso desde el mar de Barents, muy probablemente.