jueves, junio 17, 2010

Por qué la creencia en San Borondón es pseudocientífica

El tema de la anterior entrada son unas fotos de "San Borondón". Sí, en serio, eso es lo que se afirma, sin vaselina.

Hoy he estado echando un vistazo a una relativa novedad bibliográfica:

Más allá de las imposturas intelectuales.
Ciencia, filosofía y cultura.

Alan Sokal
Paidós, Barcelona, 2009.

La tercera parte del libro, capítulo 8, lleva por título: "Pseudociencia y posmodernismo: ¿antagonistas o compañeros de viaje?". En este capítulo el autor aporta unos sencillos criterios para catalogar a cualquier afirmación como pseudocientífica:

1) Los datos aportados para respaldar las creencias son espurios, están torpemente manipulados o no son en absoluto convincentes;

2) las creencias en cuestión implican numerosas consecuencias observacionales que no concuerdan con datos científicos confirmados, y

3) las creencias en cuestión entran en conflicto con teorías científicas comprobadas que pertenecen a ámbitos en los que existen buenas razones para que pensar que esas teorías son válidas.

(Alan Sokal, op. cit., p. 339).

Por cualquiera de las razones citadas la creencia en San Borondón (y tantísimas otras) es pseudocientífica.

viernes, junio 11, 2010

San Borondón (y tú que te lo crees)

A veces pienso que la farándula paranormalista piensa que su público es directamente estúpido. Si no, no se entiende que pretendan hacer pasar

esta foto

por una “observación”, “visión” o “aparición” de San Borondón, la mítica isla que diversos navegantes y gentes de a pie afirman haber divisado en ocasiones. Leyendas, palabras y credulidad a mansalva.

¿Cómo es posible que sea San Borondón si ni siquiera han probado previamente que San Borondón exista? (Como no se ha probado que exista ninguna de la restantes islas fantasma que por el mundo corren de boca en boca de los creyentes y de los que pierden el tiempo divulgando chorradas pseudomisteriosas, trabados eternamente en ese romanticismo de cartón piedra de la “magia” y las cosas paranormalísimas por mis cc. y por mi careto fotografiado en claroscuro).

Eso sí, una prueba a la altura de semejante enormidad como la que presupone esta fotonoticia no van a aportarla en su vida. Pero, aun así, habrá quien se trague este pufo sin masticar y no se le atasque en los intestinos, perdón, en las circunvoluciones cerebrales, ahí donde la caradura y la fantasmada se tropiezan con el pensamiento crítico y dan media vuelta enojados.

Me pregunto, como me pregunto en el caso del ridículo fraude de las caras de Bélmez, ¿cómo es posible que pretendan hacer pasar una simple foto de una isla, probablemente Tenerife, por la de una “isla fantasma”, ahí en medio, al lado de cualquiera de las islas que se puedan observar desde la costa norte de Gran Canaria (que, según me han comentado, la única que se puede observar es Tenerife, no La Palma, que cae muy lejos). ¿Es que no les da vergüenza soltar semejante parida en Internet? ¿Qué es eso de la “magia” que algunos albergan en el coco que les lleva a perder el pudor de semejante manera? Recuerden además la calima que hubo días atrás en el archipiélago, que dio un contorno bastante “fantasmagórico” a las islas.

¿En qué dirección exactamente fue tomada la foto? ¿Quién es el fotógrafo? ¿Quiénes son los expertos que han dictaminado la validez de la foto? ¿Qué han validado, que la foto no está trucada o que la costa que se ve en ella no es la de Tenerife sino la de San Borondón? ¿Cómo han llegado a tan alucinógena conclusión? ¿Se rieron mucho cuando llegaron a este dictamen o simplemente pusieron una sonrisa ladeada?

¿Qué pasa con los satélites meteorológicos que vigilan las Canarias permanentemente? ¿Y con los radares civiles y militares que barren continuamente el archipiélago y sus inmediaciones todo el día? ¿No detectaron nada? ¿Lo detectaron y lo encubren? ¿También nos tenemos que creer esta majadería sobre otra? ¿O es que San Borondón es indetectable para los radares y satélites pero no para las comunes cámaras de aficionados a la fotografía? ¿Hubo más testigos? ¿Qué vieron? ¿Cuentan la misma versión? ¿Dónde estaban? ¿Han hablado entre ellos? ¿Alguno ha soltado una carcajada?

Preguntas, preguntas y preguntas, y muy poco misterio.

Venga, espero que esa “certificación fotográfica experta” sea publicada en alguna revista científica y que San Borondón, con la misma categoría ontológica que Tenerife, La Palma o Gran Canaria, aparezca en portada de Nature o de Science. Ya he cogido una silla, me he sentado y estoy esperando.

lunes, junio 07, 2010

Creo que el/la/lo SEIP debería ver este vídeo

Ahora que los carazas de Bélmez andan apurando el vergonzoso negocio de los caretos pintados de la citada localidad (vean este enlace y este), creo que el/la/lo SEIP (vamos, sus miembros) deberían ver este vídeo de James Randi. ¡A disfrutar! (vía La ciencia es bella)

(Pueden activar los subtítulos correspondintes abajo).