viernes, agosto 26, 2011

Calamar gigante en aguas de Tenerife

Me imagino que algún criptozoólogo se hará una pajilla con la foto del calamar en cuestión, hallado frente a la costa del acantilado de Los Gigantes, al oeste de Tenerife, por unos cámaras que filmaban colonias de cetáceos. Se trata de los restos de un espécimen perteneciente al género Architeuthis, y no es la primera ver que se hallan restos parecidos ni será la última.



Por favor, mantengan a los criptos lejos de mí...


En puridad, los criptozoólogos no deberían ni mirar para estos seres, porque se trata de entes naturales y reales, no quimeras ni productos de la imaginación de una serie de maniáticos inmunes a cualquier crítica o consideración ecológica sobre la imposibilidad de la existencia de seres como el Bigfoof, Nessi o algún dinosaurio perdido por las selvas africanas. Supongo que cada vez que aparece un cefalópodo un poco más grande de los que comemos troceados en bocadillo a los criptos les viene a la imaginación el kraken.



¡Por favor, llamen a un criptozoólogo!


A veces pienso que en la mente de los eternos rumiadores de posibilidades imposibles debe haber algún tipo de desorden, alguna disonancia en su curiosidad natural que les lleva a extender e igualar en su nivel existencial a seres reales y a seres míticos, o a simples rumores nacidos del miedo a lo desconocido y de las sospechas basadas en la ignorancia de la biología de los grandes vertebrados. Quizá también influya el afán por simular ser los Indiana Jones de la biología, y el sacarse unas perrillas de paso vendiendo monstruos, demonios y maravillas.

Por último, algunas recomendaciones bibliográficas:

El yeti y otros bichos ¡vaya timo! Carlos Chordá

Monstruos. Eduardo Angulo.

Y también Tracking the Chupacabra, de Benjamin Radford, que espero poder comentar próximamente.

martes, agosto 23, 2011

El problema de la ufología

es que, cuando pides testimonios en los medios de comunicación, la gente te los da.

lunes, agosto 15, 2011

Platillos volantes en Onda Cero Barcelona

El pasado martes día 8 de agosto, a las 02:00 hora peninsular española (01:00 hora insular española), participé en un debate sobre ovnis en Onda Cero Barcelona. En este enlace pueden escuchar ustedes el debate (también en este). Abarca los primeros 27 minutos. Como suele ocurrir, se me quedaron muchísimas cosas en el tintero de las ondas, porque siempre ha sido mucho más fácil colocar una serie de clichés breves que refutarlos. En el minuto 25:20, aunque no se nota, mi línea se corta. No la cortó ni la emisora, ni el Pentágono ni los ETs: fue que la batería del teléfono inalámbrico por el que hablaba se agotó. Afortunadamente, el tiempo del debate se estaba acabando. Me fui al otro teléfono y me llamaron un par de minutos más tarde sólo para despedirme, yo que pensaba que podía seguir repartiendo flores y buen rollo.

Abajo, portada de un documental en formato VHS de la NASA financiado por el Pentágono, los protocolizados de los sabios de Neón y el cónclave nacional de exopolíticos. Todo de fiar, oiga.