sábado, febrero 28, 2009

El universo onírico de la criptozoología

Ése es el título de un muy buen artículo sobre la citada pseudociencia en el nuevo número de el escéptico (nº 28, septiembre-diciembre 2008). Su autor, el profesor de historia Fernando Jorge Soto Roland (que también es autor de este interesante artículo sobre los fantasmas victorianos), inicia su artículo con esta clarificadora interpretación general:

El monstruo es la más clara personificación de lo caótico, de las fuerzas descontroladas de la naturaleza; seres que cuestionan o impiden el avance del universo ordenado, que el hombre encarna con su razón y su tecnología. Constituyen una extraña galería que es lógico ubicar fuera de los mapas, puesto que los escenarios caóticos requieren de seres que representen lo mismo. Como decía un viejo adagio: "Cuanto más lejos, más raro".

Y ya que de criptozoología trata esta entrada, aprovecho para recomendar una vez más el libro Monstruos, de Eduardo Angulo (una reseña y otra).

También disponemos en castellano de El yeti y otros bichos ¡vaya timo!, de Carlos Chordá.

2 comentarios:

DoctorMente dijo...

Los fantasmas existen, los veo todos los días y hablo con ellos.

Anónimo dijo...

Joer, claro que existen; sino no estarías aquí