martes, diciembre 30, 2008

El meteorito que casi toca la torre

El País publicó el pasado día 24 la noticia del centésimo quincuagésimo aniversario de la caída del meteorito de Molina de Segura (Murcia), el 24 de diciembre de 1858. Véanlo en este enlace. Reproduzco aquí una parte del texto que me resulta muy significativa. Uno de los testigos comentó que

Pasó por encima de esta ciudad a tan poca distancia de la torre de la catedral, que creyeron que iba a tocar en la linterna de dicha torre, pero no sucedió así, sino que recorrió unas tres leguas más, salvando esta ciudad y su término.

¿Les suena? Seguro que sí a quien haya leído las clásicas crónicas ufológicas. Son cosas de la perspectiva. Aunque al parecer el pedrusco cayó a unos 15 kilómetros del pueblo (redondeando las tres leguas que indica el informe de la época) no parece muy probable que pasara tan cerca de la iglesia, porque sus efectos físicos (visuales y sonoros) habrían sido mucho más acusados de lo que fueron –y no fueron banales, por cierto. Pero es así como lo interpretó esa persona, que no estaba ni “loca”, ni había bebido, ni estaba Klass ni ningún otro escéptico a su lado para “reírse de él o ella”, como estúpida y maldicentemente aseguran los que están pendientes a diario de la llegada de los platillos volantes, todos aquellos a los que se les inflaman sus anestesiadas neuronas cada vez que un crítico osa cuestionar sus ideacas delirantes sobre maravillas inventadas en una redacción periodística o divulgadas en el Internet más misteriófilo y chocantísimo.

Afortunadamente, en aquellas fechas no había pseudo-ufólogos en España que retorciesen lo ocurrido o que sobrevaloraran los testimonios más subjetivos. Al contrario, Rafael Martínez Fortín, cronista del suceso en el que se basaron en parte Jesús Martínez Frías y Rosario Lunar para publicar su artículo al respecto en Astronomy and Geophysics, envió el aerolito a Madrid "para que estando a disposición de los hombres de ciencia, lo estudien con la atención debida". Ya podrían nuestros expertos en humo haber obrado siempre de la misma forma, en lugar de aprovecharse de la improductiva sed de maravillas del interesado medio.

Por ejemplo, sin salirnos de Murcia: el 1 de mayo de 1994 los vecinos de Jumilla observaron un gran bólido alrededor de las 22:30 horas. La revista Más Allá (la tercera más importante del planeta, después de Nature y Science ) publicó un artículo en su edición de marzo de 1995 en el que se lee que un matrimonio que iba conduciendo se topó, al tomar una curva, con

un gigantesco disco luminoso detenido aproximadamente sobre la Casa de la Ermita, a algo más de quinientos metros de donde se encontraba el vehículo.

En el siguiente párrafo nos cuentan que se hallaba

a una distancia inferior a unos 500 metros de altura (sic), sobre la citada casa de campo. Vieron un enorme disco de más de doscientos metros de diámetro, de color amarillo y que contenía en su interior una serie de círculos de colores variados –amarillos, verdes, azules, naranjas-, que se encendían y apagaban constantemente. Tras siete u ocho segundos, el objeto se apagó de repente y desapareció por completo ante los testigos. Pero antes de que éstos pudieran reaccionar, el objeto volvió a reaparecer en el mismo lugar. En esta ocasión no pudieron ver los círculos de colores, sino que el disco aparecía por completo con un color amarillento. En aquel instante, del centro del objeto salió un haz de luz hacia arriba que se abrió formando una especie de “cola de pavo real”, de múltiples colores y tamaño gigantesco. Según sus declaraciones, la cola sería cuatro o cinco veces superior al diámetro del disco, llegando a alcanzar las proporciones totales del objeto alrededor de un kilómetro de longitud.

Esos aberrantes testimonios son únicos: hubo infinidad de personas que contemplaron el fenómeno (también desde Valencia y otras provincias) pero ninguna hizo referencia a que el bólido se quedara “estático” ni que estuviera a “quinientos metros de distancia”. Sin embargo, son esos los detalles que las revistas destacan interesadamente. Como es lógico, la “parada” es sólo un efecto de perspectiva y la distancia y la altura indicadas son producto de la probable baja altura angular con la que fue observado desde el punto en el que se hallaba el matrimonio de Jumilla. Otros detalles son achacables a la impresión o simplemente exageraciones y distorsiones del recuerdo (algo que todos experimentamos con más frecuencia de la deseada, incluso en circunstancias mucho menos emotivas que la contemplación de una gigantesca estrella fugaz, más cuando los vecinos no tenían ni la menor idea de lo que en realidad contemplaron). El resto de los abundantes testimonios conocidos del caso encajan perfectamente en el comportamiento habitual de los grandes bólidos que esporádicamente atraviesan la atmósfera terrestre en horario nocturno.

Por si fueran poco estas personalísimas impresiones de lo que centenares de personas observaron aquella noche de 1994 (sin que se registraran relatos tan creativos), la misma revista, en agosto de 1995, vuelve a ocuparse del caso, reproduciendo, de la mano del ex presunto ufólogo y novelista Javier Sierra, un testimonio procedente de La Roda (Albacete) aún más abracadabrante:

en la localidad albaceteña de La Roda donde, pocos minutos antes de la hora registrada en Valencia, varios vecinos dieron cuenta del avistamiento de un “platillo volante” que giraba sobre su propio eje y el que pudieron distinguir, incluso, algunas “ventanillas”.

Ahí queda eso. ¿Nos tenemos que creer que los de La Roda no vieron el mismo bólido que desde Jumilla o desde Valencia, todos a la misma hora? Pues no, nadie con un poco de sentido común lo haría. Por cierto, el detalle de las “ventanillas” no es nuevo: en 1990 Manuel Borraz publicó un ilustrativo artículo en Cuadernos de Ufología (Meteoros con ventanillas, CdU, 19-20, 1990, pp. 15-24) en el que presenta una colección histórica de casos de observaciones meteóricas que los testigos tomaron por una nave de forma alargada con hileras de ventanillas. Factores perceptivos y culturales se hallan en la base de este curioso fenómeno.

Les dejo, antes de acabar, una dirección donde podrán consultar el listado de bólidos observados desde España en el año que acaba . Si comparan con las historias de ovnis y misterios insolubles, como le leí a uno (si son insolubles ¿para qué cc. “investigan”?) quizá puedan darse el gusto de aclarar alguno de esos relatos que divulgan los aficionados a los misterios menos dados a ello, cosa realmente paranormal, por otra parte.

Y finalmente, la famosa grabación del bólido de Peekskill (Nueva York) el 9 de octubre de 1992. ¿Ven la mano que nos saluda por la ventanilla?

miércoles, diciembre 24, 2008

Vida en el universo, en La Opinión de Tenerife

En este enlace pueden leer el resultado de una entrevista que me hicieron ayer para este diario (salió publicada hoy también en la edición impresa del periódico).

Quiero aclarar algunos conceptos que aparecen en el artículo.

Me temo que el título, “A la Tierra le tocó la Lotería con la vida”, que son palabras textuales mías y que cerca del final del artículo quedan más claras, puede resultar equívoco para algunos lectores. Con esa expresión quise expresar el carácter completamente azaroso de la vida, no que sea motivo de celebración o alegría en sí mismo. Que la vida exista en este planeta se debe al puro azar, y, desde el punto de vista científico, no es motivo de celebración ni deja de serlo. Simplemente es.

La Fundación Anomalía, además de estudiar la creencia en los ovnis tiene entre sus prioridades la recopilación y catalogación de toda la producción cultural que esta creencia ha generado (libros, producciones cinematográficas, composiciones musicales, obras literarias, colecciones filatélicas, revistas especializadas, actas de congresos, tesis doctorales, colecciones fotográficas, archivos personales de investigadores desaparecidos o que hayan abandonado su actividad, etc.).

Las investigaciones astrobiológicas no se basan explícitamente en el "principio de plenitud" (Lucrecio), que es más bien una doctrina filosófica que un principio naturalista de carácter empírico. Es el principio que subyace a la conocida frase de Carl Sagan (usada a destajo por los más optimistas creyentes en la vida ET) de que “si no existe más vida que la nuestra cuánto espacio desaprovechado en el cosmos”. No hay ningún espacio “desaprovechado” ni “aprovechado”. Hay espacio. En caso de que el espacio tenga algún sentido –que no lo sabemos- no tiene por qué corresponder utilitariamente con nuestro concepto de aprovechamiento.

La plenitud (entendiendo la vida como una "plenitud", desde nuestro punto de vista) es pensable dada la homogeneidad físico-química del universo a gran escala. Pero, ¿por qué no pensar que la plenitud es Mercurio, o las enanas marrones, o alguna manifestación auto-consciente tan extraña que ni siquiera seamos capaces de darnos cuenta de que existe, o la materia oscura?

El primer exoplaneta se descubrió en 1995 (aunque había sospechas antes, pero las pruebas son las pruebas). La mayoría de ellos, no algunos, orbitan en torno a estrellas (también los hay errantes), con periodos de traslación cortos, y ya hay más de 300 descubiertos.

lunes, diciembre 22, 2008

60 años mirando al cielo

[Publicado en Circular Escéptica, 2 - 15 de diciembre de 2008]

El 24 de junio de 2007 se cumplieron sesenta años de la observación de nueve extraños objetos en el estado de Washington por parte de Kenneth Arnold. El lector debe haber sentido en alguna ocasión curiosidad por los ovnis para saber a quién me estoy refiriendo. O haber tenido la inmensa suerte (?) de tener cerca un ufólogo que se lo haya contado un poco como quien cuenta un mito fundacional o, más fríamente, repasa una historia con estilo divulgativo. Esto demuestra que el relato de Arnold no es conocido por todo el mundo, que no traspasó la frontera de Ovnilandia, como sí lo hizo Roswell para convertirse en un lugar común del cuchicheo en torno a los «fenómenos extraños». El caso Arnold es materia para especialistas, para curiosos de hemeroteca, bibliófilos empedernidos y otras gentes para-normales. Queda como una pieza de museo, relativamente no contaminada por la propaganda mediática, a la que acudir para contemplar en ella lo que pasa por ser el relato originario.

Desde entonces, ¿qué tenemos? Pues la historia de un gran fracaso: los casos clásicos han ido cayendo; los ufólogos descubrieron por sí mismos y de primera mano algo que ya era sabido, que los testimonios humanos no pueden ser considerados pruebas científicas; el comportamiento como una moda social -como un estilo musical- de un presunto fenómeno natural o alienígena; la bancarrota científica de autoridades con chaleco de arqueólogo; el correr de esos arbustos rodantes de los westerns cuando los contactados prometieron el aterrizaje de las portentosas naves estelares; el suicidio de unos cuantos fanáticos; la estafa roswelliana y su autopsia; la ira como respuesta ante la pregunta incómoda; la exageración periodística; la consolidación y ampliación de un sector de la industria cultural; la sensación de inexistencia del pasado: cada caso nuevo ha sido presentado como la clave del misterio; la, en buena medida, demonización del supuesto misterio ufológico como consecuencia del alejamiento desde sus orígenes del pensamiento crítico-racional; la sorprendente incapacidad de algunos para evolucionar, a pesar de su experiencia, hacia un escepticismo que explota en el rostro de cualquiera que no quiera seguir engañándose a sí mismo; los malditos debunkers y sus amigos los militares; la próxima revelación del secreto -cojan una silla-; la apropiación emotiva de algunos sucesos por parte de investigadorzuelos hasta extremos ridículos; la caída en picado de los ovnis al puesto decimoquinto de la clasificación de los misterios más misteriosos editados en papel cuché; la salmodia de las visitas, de la presencia extraña y las pruebas inconsistentes; la misma colección de falacias gastadas; las mismas mentes abiertas llenas de aire; la vergüenza ajena que provocan ciertas voces a medio camino entre el ocultismo más obtuso y la poesía de saldo... Todo eso, y más cosas, nos quedan de estos sesenta años de un mito completamente desaforado.

En otras palabras: sesenta años de enredos, atrevimientos, teorías y ocultamientos. Desde lo más absurdo a lo más sensato, todo ha sido dicho, vendido y promulgado en torno a los platillos volantes. «Los ovnis son naves extraterrestres»: flatus vocis para quien no comulgue con ruedas de molino; pero no por ello deja de tener un serio interés tal afirmación. Esta afirmación es una fabricación humana, como cualquier otra que corresponda al más allá, al más acá y al medio acá, si cabe. Así que los interesados, los críticos y los preocupados por la engañifa platillista no dejarán de tener material que interpretar, yacimientos de ideas que explorar, influencias que sacar a la luz, como J. Colavito hizo no hace mucho con los extraterrestres lovecraftianos. La tecnología, el pensamiento ocultista, la exploración espacial, la novela de anticipación, las pesadillas médicas, la investigación científica entendida «a la antigua», individualistamente y a su aire, los contubernios, los secretos de estado, todo ello está presente en la historia ufológica, así que se queja el que quiere, pues materia apta hay para satisfacer la más incontenible curiosidad por la capacidad del ser humano para fabricar realidades paralelas. No parece probable, si no es por medio de una programación deshumanizadora, que estos fenómenos no sigan produciéndose en el futuro.

Los ufólogos -así acabaron denominándose los que se devanan los sesos por este asunto- siempre han sido un poco sombras en la noche, más por imposición que por deseo. Tachados globalmente de parias científicos en la cultura normalizada por culpa de la poderosa influencia de iluminados y mercaderes, unos pocos han cultivado esta especie de arte menor, hecho a partes más o menos iguales de coleccionismo compulsivo y de práctica detectivesca, con discreción, sin alardear de ello, so pena de ser confundidos (como confesó en cierta ocasión Matías Morey) con un urólogo. Algunos, incluso, han dedicado horas de reflexión a muchos episodios sin esperar nada a cambio, más que lo que decentemente se pueda aguardar de cualquier actividad neuronal consciente, ordenada y productiva de acuerdo a nuestros cánones culturales, es decir, de toda elaboración cultural que no consista en engañar miserablemente a tu prójimo mientras te pavoneas.

Buena parte de los interesados ha abandonado la ufología en una proporción mucho mayor que la que sería usual si las cosas funcionaran en ella como en cualquier otro campo de investigación presuntamente científico. Los incombustibles han reordenado su interés: es lo que queda de manifiesto en una encuesta que coordiné el año pasado para la Fundación Anomalía, de la que se desprende que, en general, los ufólogos activos en los años setenta y ochenta mantienen un sano interés recopilatorio y conservacionista de la documentación. El gran descubrimiento no se produjo, y no parece probable que se vaya a producir, así que lo que queda es reunir lo disperso, clasificar la enorme producción cultural que este mito produjo y que, en otra medida, es previsible que siga produciendo. El desierto ufológico que atravesamos, con los pequeños oasis que hallamos en las revistas misteriosísimas, es información valiosa y significativa. Tanto como las fantasías animadas de ayer y hoy testimoniales con que nos tropezábamos cuando un trozo de chatarra espacial fragmentada se precipitaba contra el suelo, o un pedrusco volante rozaba la atmósfera de noche.

A otros puede producirles un cierto sarpullido la ufología y los ovnis; parecen mantener una cierta actitud elitista de la cultura, un prurito para no verse mezclados con los que se preocupan de estas cosas intrascendentes. Quizá habría que recordarles que no hay temas serios y de risa, sino que es el tratamiento que reciben el que puede ser catalogado como tal. Quién sabe: cuando la ubre de la historia oculta se seque, tal vez el gremio de los periodistas especializados en sandeces vuelva a rebuscar en el baúl de cosas viejas para desempolvar los cuentos de la vieja majadera con que impresionarán a los que aún no han tenido tiempo de leer fuentes de confianza. Así que nunca podremos estar seguros; la cultura alternativa, las maravillas relacionadas con el espacio y otros efluvios cerebrales van a estar siempre ahí, bien en primer plano, bien a la espera de volver a aparecer en escena. No sería la primera vez que ocurriera un retorno similar.

domingo, diciembre 14, 2008

Vida en el universo. Del mito a la ciencia

Actualización 22 de diciembre:

La Nave de los Locos

recoge la publicación de Vida en el Universo. Del mito a la ciencia

-------------------------------------------------------------------

Actualización 19 de diciembre:

Magonia
Hipótesis
Marcianitos verdes
Astrobiología y Filosofía (lecturas recomendadas)

recogen la publicación de Vida en el Universo. Del mito a la ciencia

--------------------------------------------------------------------

Actualización 17 de diciembre:

Circular Escéptica
Misterios al descubierto
Canarias al día

recogen la publicación de Vida en el Universo. Del mito a la ciencia

---------------------------------------------------------------------


Vida en el universo. Del mito a la ciencia.
Ricardo Campo (ed.)
Fundación Anomalía
ISBN: 978-84-612-8092-6
219 páginas
http://www.lulu.com/content/5268752


Ha visto la luz, por fin, Vida en el universo. Del mito a la ciencia, una obra colectiva de la que soy editor. En el enlace de compra pueden acceder al índice del libro (que reproduzco más abajo), a la introducción, portada y contraportada.

Quiero dar las gracias a todos los autores por su paciencia y también, redundantemente, a Matías Morey, que diseñó la portada y se encargó de cuestiones técnicas con la imprenta, y a Julio Arcas, que maquetó la obra, ambos amigos y patronos de la Fundación Anomalía.

Vida en el universo. Del mito a la ciencia puede ser adquirida a través de esta dirección: http://www.lulu.com/content/5268752

Se agradece su difusión entre posibles interesados.

--------------------

Vida en el universo. Del mito a la ciencia

Índice

Introducción

PRIMERA PARTE
Los extraterrestres entre nosotros: un mito de la era espacial

Ascenso y caída de los extraterrestres: de los marcianos a la hipótesis psicosociológica
Ignacio Cabria García
(Fundación Anomalía)

Españoles a la caza de marcianos
Luis Alfonso Gámez Domínguez
(Diario El Correo y Círculo Escéptico)

Ovnis, científicos y extraterrestres. Los científicos echan un vistazo
Manuel Borraz Aymerich
(Fundación Anomalía)

Ellos: taxonomía y filogenia de los visitantes
Luis R. González Manso
(Fundación Anomalía)

Extraterrestres y ovnis en el cine. Alienígenas y platillos volantes como argumentos cinematográficos
Matías Morey Ripoll
(Fundación Anomalía)

Conspiraciones y encubrimientos: el mito autoprotector
Ricardo Campo Pérez
(Facultad de Filosofía, ULL)

El chupacabras y el impacto social de una creencia mediatizada
Diego Zúñiga Contreras
(Diario Las Últimas Noticias, Chile)



SEGUNDA PARTE
La Astrobiología y la búsqueda de vida extraterrestre

Los extraterrestres y sus mundos: de los antiguos griegos al proyecto SETI
Ricardo Campo Pérez
(Facultad de Filosofía, ULL)

La vida ¿una rareza o un fenómeno universal?
Manuel Vázquez Abeledo
(Instituto de Astrofísica de Canarias)

Los fundamentos físicos y biológicos de la búsqueda de vida en el universo
Julián Chela-Flores
(Centro Internacional de Física Teórica Abdus Salam, Trieste, Italia)

Exoplanetas: los nuevos mundos
Eduardo Martín Guerrero de Escalante
(Instituto de Astrofísica de Canarias)

"El Gran Silencio”. La paradoja de Fermi y las visitas ET en el pasado
César Esteban López
(Instituto de Astrofísica de Canarias)

El Observatorio de Arecibo y los alienígenas
Daniel Altschuler
(Exdirector del Radiotelescopio de Arecibo, Puerto Rico)

jueves, noviembre 27, 2008

Libro de Shermer traducido

¿Por qué creemos en cosas raras?
Pseudociencia, superstición y otras confusiones de nuestro tiempo
Michael Shermer
Alba Editorial, Barcelona, 2008
.



Las ideas más peregrinas tienen hoy que adoptar una vestidura «científica» para obtener credibilidad. No son ahora extrañas las «pruebas» de abducciones extraterrestres o de poderes telepáticos o los «documentos» que respaldan que el Holocausto nunca ocurrió. Schermer se interna en ese mundo de profetas y visionarios, fundamentalistas religiosos e «historiadores» racistas, y nos ofrece un análisis de sus credos y métodos, que desmonta pieza a pieza, aplicando nada más que el pensamiento científico.

(Enlace a la editorial).

----------------------------

Más adelante incluiré aquí -y en otros medios- una reseña de este libro, un clásico de la divulgación escéptica. Difundan su salida al mercado editorial español, tan necesitado de obras como la de quien preside la Sociedad Skeptic (sí, la misma que edita Junior Skeptic, lectura habitual de Lisa Simpson).

miércoles, noviembre 26, 2008

Entrevista en Punto Radio

Actualización de 26 de junio.

La entrevista es accesible permanentemente en estos dos enlaces:

1 y 2
----------------------------------------------------------

Ayer por la tarde me entrevistaron en Punto Radio sobre mi libro Ovnis ¡vaya timo!

La entrevista se encuentra en el podcast de la emisora. Vayan a este enlace. Empieza en la tercera parte, en el minuto 21:30, y finaliza en la cuarta parte.

lunes, noviembre 17, 2008

La combustión espontánea de Santa Úrsula

[Nota: esta entrada ha sido redactada con la ayuda de San Google. Ruego se disculpe mi osadía].
-----------

Aclaro de entrada que Santa Úrsula es una localidad del norte de Tenerife. Y que la combustión espontánea de seres humanos es un mito paranormalista que algunos se creen porque les parece plausible. Lean este párrafo:

La aparición en la tarde del martes 5 de junio [de 2007] del cuerpo calcinado de un varón de 64 años y de nacionalidad suiza en el municipio de Santa Úrsula, en Tenerife, ha puesto en circulación el rumor de que pudiera tratarse de un caso de Combustión Espontánea Humana. El cadáver apareció en un sillón devorado por las llamas en torno a las 00,04 de la madrugada, hora en la que se alertó al 112 activando el dispositivo de emergencia de la guardia civil, policía local, bomberos y personal sanitario. La dantesca escena con la que se toparon los testigos fue la de un cuerpo ardiendo en el sillón mientras un vecino intentaba sofocar el fuego con una pequeña manguera, el cuerpo de un hombre que vivía solo y estaba aquejado de una discapacidad que le provocaba problemas de movilidad. Los investigadores barajan como primera posibilidad que un cigarro encendido haya podido desencadenar la tragedia, cayendo cerca del sillón y prendiéndolo sin que la víctima se percatase o tal vez en caso de haberlo hecho, sin posibilidad de evadirse. El fuego no se extendió por el resto de la casa, aunque faltan datos para evaluar el grado de extrañeza del incidente. Obviamente, y sin necesidad de recurrir a la tesis de la Combustión Espontánea Humana las preguntas son innumerables.

Figura en este enlace.

Lo que más me divierte de esta nota es el uso de mayúsculas iniciales para referirse a la Combustión Humana Espontánea. Por mucho que su autor escriba con mayúsculas tal cosa, estilo con el que parece dar a entender que se trata de un fenómeno de la misma categoría que la elevación del nivel de un fluido al sumergir en él un cuerpo sólido o el record de los 100 metros lisos de Bolt, es más una leyenda que un hecho, más una hipótesis de la que no existen pruebas irrefutables que un suceso auténtico del que se conocen sus causas.

En otro artículo del mismo autor, José Gregorio González, se lamenta de que hay

voces disonantes que desconociendo los datos y el estado de la investigación, resuelvan el caso desde su acomodado escritorio.

El problema no es ése: el problema es que quienes supuestamente sí tienen conocimiento de tal estado son incapaces de resolver el caso. Ni al que se refiere ni ninguno, por lo que conozco. No les veremos cometer semejante herejía en la congregación dogmática y religiosa de los enigmas y misterios comerciales. Tampoco me resisto a dejar pasar el hecho de calificar como “disonantes” a las voces críticas con la creencia en los misterios paranormalísimos, cuando lo auténticamente disonante es la cofradía del más allá que detecta extrañezas y junta las cejas fingiendo sorpresa ante unos hechos a los que se da una capa de barniz cuatomilenario para regocijo de la parroquia que les baila el agua. La disonancia es la renuncia a ejercer el pensamiento crítico.

Veamos dos perlitas más:

A estos solo les hace falta una conexión a Internet y un buscador en el que teclear las palabras clave para solucionar el “misterio”, aunque a los “CSI” de verdad les lleve semanas, muchas veces meses, e incluso años dar con la solución, si es que esta finalmente llega

Veo que has hecho tuya la gili-chorrada de la investigación de campo (que es necesaria cuando es necesaria, cuando no, no). Ahora el malvado crítico usa esa perversa arma que es Google. Ese Google que lleva a tus queridas ovejas a tropezarse con artículos y vídeos escépticos, cerrados de mente y que los alejan de la brisa marina un atardecer de verano que representa tu trabajo de creación de realidades alternativas. Claro, la Guardia Civil no tiene el glamour de CSI (en particular el de Miami)… Pero no nos vengas a colar la rueda de molino de que para aclarar la muerte de esa persona era necesaria una investigación tan meticulosa como las de los CSI ¿En qué te basas? ¿Tienes algo que replicar a las conclusiones de los peritos de la Guardia Civil? ¿Has denunciado las supuestas fallas de la investigación? ¿Qué pruebas tienes de que hubo algo que no puede ser explicado por una concatenación de hechos fortuitos? ¿Has solicitado nuevos análisis y a quién? Si es así, ¿dónde están los resultados?

A continuación González se refiere a otros supuestos casos de “combustión espontánea”

ocurridos en Tenerife, de los que hasta el momento nadie había querido, podido o simplemente interesado hablar, y cuyas investigaciones se fueron cerrando sistemáticamente con las hipótesis más probables formuladas desde la lógica, aunque no pocas veces resultaba “ilógico” aplicarlas ante la falta de evidencias que las refrendaran.

Observen la indirecta conspiranoica que abre el párrafo. Y la sugerencia final, especialmente dirigida a mentes abiertas y enemigas de la lógica a la que se refiere. La supuesta ausencia de evidencias hace “ilógico” proponer explicaciones precisamente lógicas. Es decir, el mundo del revés; lo contrario de lo que cualquier mente bien ordenada y cualquier investigador competente haría, que es postular explicaciones lógicas (naturales, nada “paranormales”) ante la ausencia de un indicio que explique definitivamente el suceso. Pero no, en Paranormalandia es “lógico” no usar la lógica, lanzar la navaja de Occam como si fueras un discóbolo y dejar correr la imaginación en pos de un misterio inexistente.


Hombre combustionándose espontaneísimamente


Por algún motivo no explicado, la consulta de fuentes mediante Google sólo parece permitir

opinar en vez de pensar

¿Les gusta esta tontería, que queda bien para hacerse el interesante y provocar la imaginación en el lector impresionable de que el que la ha escrito se pasa el día pensando? Cuidado: no te vayan a confundir con un “pensador” en lugar de un investigador de campo y playa que no usa Google… Para pensar sólo hace falta un lugar apropiado (por ejemplo el salón de una casa ¡oh, anatema!) y bastante esfuerzo, no disfrazarse de CSI provinciano, como la tropa de cuartomilenarios y seiperitos

Y es que las casualidades dejan de serlo cuando siguen un patrón convirtiéndose en significativas

Te debiste quedar sudando después de escribir esto… Tal cosa, que es muy juiciosa en otros terrenos de la actividad humana y del resto de cosmos, se convierte en una estupidez en el contexto en el que la has escrito. Eso te pasa por leer al de las casualidades que son causalidades y a las fuentes New Age que se han inventado una realidad alternativa para su gusto personal, su billetera y el espectáculo mediático tipo JZ Knight y el permanente maltrato de conceptos físicos convertidos en religión.

Es completamente inútil intentar extrapolar conclusiones válidas (producto de la exigente depuración de la casuística y del tratamiento estadístico, no de porque a mí me lo parece o me sale de ahí…), generalizar y modelar un fenómeno a partir de un conjunto de relatos de dudoso origen y naturaleza, donde precisamente hay, al parecer, casuística sumergida. ¿Qué tipo de casuística es la sumergida? ¿Por qué sabes que existe? ¿Qué te lleva a pensar que es del mismo tipo que la “emergida”? ¿De qué fuentes procede? ¿Quién la ha examinado y etiquetado como sumergida pero susceptible de ser colocada provisionalmente en el cajón de la “combustión espontánea”? Ocurre lo mismo con todo lo que pasa –o no pasa- en Paranormalandia.

La combustión espontánea no ha sido nunca observada mientras supuestamente ocurre. Ha sido una “explicación” que diversos divulgadores han atribuido a ciertos casos de muerte por combustión y materia para escritores de cuentos. Muchos de los supuestos fallecidos por esta causa eran ancianos que se quemaron accidentalmente. Incluso cuando velas o chimeneas son una posible explicación como causa del fuego algunos investigadores prefieren referirse a una causa que requiere la creencia en un suceso cuya probabilidad es casi imposible (véase la voz correspondiente en el Skeptic Dictionary donde se explica el “efecto mecha”, propuesta racional para explicar algunos de los casos de combustión de apariencia extraña. Véase también Not-So-Spontaneous Human Combustion, de Joe Nickel, donde el experto investigador del CSI realiza una crítica del libro Ablaze!, de Larry E. Arnold, el principal promotor de la paranormalidad de la combustión espontánea y de otras cosas como los poltergeists).

Volvamos y acabemos con el artículo de González.

Las habilidades de los mentalistas permiten reproducir todo tipo de efectos presumiblemente paranormales, ¿damos por hecho que no existen o intentamos desentrañar los procesos que los desencadenan cuando no hay mentalistas de por medio?

Ah, ¿pero es que existen procesos paranormales que se producen cuando no hay mentalistas por medio? Esa suposición ¿de dónde parte? ¿Cuáles son esos “procesos”? ¿Por qué crees que existen esos procesos? ¿Cuál es la cadena de razonamiento –nada de Google- que te ha llevado a suponer, a partir de unos hechos indistinguibles de la magia y el ilusionismo, que existe una porción de fenómenos que, siendo indistinguibles, no obedecen al deseo de ser engañado por la magia, a la credulidad, a la habilidad del profesional de la magia? Y si son distinguibles, ¿dónde se ha establecido tal revolución científica, que no nos hemos enterado ni tú ni yo? ¿Dónde está el canon de esos fenómenos, por decirlo de alguna manera, el fundamento más básico de los mismos, el procedimiento por el que fueron integrados en el conocimiento científico (es decir, que no se trata de suposiciones, impresiones o creencias personales nacidas del deseo de detectar un mundo mágico porque éste que vemos, que es único, es muy aburrido y feo y caído…).

A continuación nos deleitas con este párrafo:

El Sol, nuestra estrella, no se sale de su órbita para bailar en una presunta aparición mariana. Las leyes de la física y la lógica nos lo indican. Sí 40.000 personas aseguran haber visto bailar el Sol, ¿hacemos chiste y chascarrillo de la experiencia de 40.000 personas porque tenemos claro que es imposible que fuese el Sol o tendremos interés en indagar en lo que vieron y plantear alternativas factibles? Lo primero sería opinar lo segundo pensar

Me da un poco de vergüenza ajena, así que prefiero no comentar nada al respecto. Dejo al lector que se haga una composición de lugar de tus imaginaciones.

Pero, cerca del final, recuperas el sentido común:

O simplemente podemos estar ante un puñado de casos mal investigados en los que se han dejado escapar datos concluyentes y resolutivos, casos que han sido reunidos arbitrariamente dando origen a un fenómeno o síndrome inexistente

Es una lástima que este razonamiento no lo tengas grabado a fuego en tu mente y en tu corazón, y no lo coloques como lema implícito o invisible en cada uno de los artículos que escribes.

Personalmente seguiremos dudando razonablemente en este fenómeno, pues consideramos que posicionarse hacia una postura u otra –creyente o escéptica- en estos momentos es más un acto de fe que de ciencia

Me temo que eso que tú llamas “dudar racionalmente” lo seguirás haciendo por siempre jamás, incluso después de leer lo que Héctor Fajardo averiguó respecto al caso de Santa Úrsula. Lo que ocurre es que a ti te gusta creer e imaginarte que hay un mundo paralelo de maravillas, de ocurrencias y acontecimientos cálidos y significativos la mayoría, extemporáneos, a-lógicos y románticamente tétricos el resto, como la imaginada “combustión espontánea”. De ahí sólo te va a sacar tu esfuerzo personal, tu deseo de no tragarte sólo lo que te da pistas e indicios de todo ello y el atenerte a lo que son los auténticos hechos por delante del deseo de figurar y de complacer a los desinformados creyentes en cosas raritas.

En cuanto al caso de Santa Úrsula, sigue bajo secreto de sumario y no por ello tiene que haber un Mulder y Scully investigando

Pero no hay que esperar que se levante secreto del sumario alguno. Ya está aclarada la cosa, para satisfacción de todos (es un decir), así que dejémonos de posibilidades más o menos remotas, de paranormal no pero sí, pero por si acaso yo nado y guardo la ropa, y vayamos al caso concreto de Santa Úrsula. Aquí veremos una vez más la magia de Canarias en acción, el misterio, la emoción, la intriga y el dolor de barriga que me da cuando la realidad no se adapta a mis alocadas imaginaciones newageristas y alternativas.

Todo este misterio de la combustión espontánea de Santa Úrsula se reduce, se disuelve y desaparece en cuanto el periodista tinerfeño Héctor Fajardo cogió el teléfono y habló con el servicio de prensa de la Guardia Civil, que llevó el caso, donde le confirmaron que la muerte de ese hombre se produjo por asfixia y que las llamas se originaron en un sofá por la caída de una colilla.

Héctor me comentó en privado que,

según detalló la policía Judicial y los peritos que examinaron el caso, en la combustión se desprendió mucho humo de este sofá, que dejaron inconsciente al individuo en un principio y que posteriormente falleció por inhalación de gases. El fuego hizo el resto después con el cadáver. Evidentemente el señor no murió por arte de magia y por un fuego que se originara en el interior de su cuerpo. Además, según la Guardia Civil, tampoco es cierto que el resto de la casa estuviera intacta, ya que las llamas afectaron a elementos cercanos en la habitación.

Ésta es la nota publicada por Fajardo en La Gaceta de Canarias el pasado 4 de octubre de 2008:


¿Qué pasó con la investigación del autor de Esencia de medianoche? ¿Se le olvidó añadir los detalles en un posterior artículo que confirman que su mente funciona a unas revoluciones distintas a las que corre la realidad? ¿Pensará que la Guardia Civil forma parte de la conspiración para ocultar el tremendo secreto de la Combustión Humana Espontánea de Santa Úrsula? ¿O a nuestros investigadores mágicos no les interesó divulgar la intrascendencia fenomenológica del caso (al margen de la desgracia personal) porque se les vino abajo una de esas infantiles historias con la que amamantan a los ávidos de misterios de pacotilla, rumores y leyendas sin base?

Veo que las notas de Internet aquí comentadas en las que se informa del caso no han sido actualizadas con la información publicada hace ya más de un mes por Héctor Fajardo. ¿Lo serán algún día? Ah, misterio…

Los misterios de Canarias: monjas y obispos incorruptos, lucecitas extrañas, fantasmas en Museos de Historia, psicofonías, lugares mágicos, gente que ¡flas! se enciende como el de los Cuatro Fantásticos y tantos y tantos otros. ¡Qué mundo más maravilloso y epatante! Pero, por favor, ¡que no vaya la Guardia Civil a practicar diligencias, que son unos escépticos!

Ya lo ves, José Gregorio: sin Google y sin el tricornio puesto: con sentido común y profesionalidad: así se resuelve un misterio. Bueno, un pseudo-misterio, que de misterio tenía lo que a ti te dio la real gana imaginarte, como es tradicional, volviendo la lógica patas arriba.

martes, noviembre 11, 2008

Xinijos...



(En la plaza de San Cristóbal -o de la Milagrosa-, La Laguna, Tenerife).

lunes, noviembre 10, 2008

'Misterios a la luz de la ciencia', el 12 de noviembre en Bilbao

Vía Magonia

------------------

La Carpa de la Ciencia de la Universidad del País Vasco (UPV) en Bilbao (plaza del Arriaga) acogerá el 12 de noviembre la tercera edición el ciclo de charlas Misterios, a la luz de la ciencia, organizado por la UPV, el diario El Correo, el Círculo Escéptico (CE) y el Center for Inquiry (CfI). La jornada forma parte de los actos de la 7ª Semana de la Ciencia y la Tecnología. El programa es el siguiente:

17.30 horas: ¡No me lleves con tu líder! Encuentros íntimos con seres del espacio, por Luis R. González, miembro de la Fundación Anomalía.

18.15 horas: Gurús espirituales superventas: conexiones psíquicas y conexiones 'científicas', por Ignacio García-Valiño, novelista y psicólogo.

19.00-19.15 horas: Descanso.

19.15 horas: Ten miedo, ten mucho miedo. El negocio de las teorías de la conspiración, por Mauricio-José Schwarz, periodista científico.

20.00 horas: Mesa redonda. El pensamiento mágico en una sociedad desarrollada.

domingo, noviembre 09, 2008

miércoles, octubre 29, 2008

Caso 24/11/74: novedad de hace catorce años

La prensa nacional, nerviosilla por la desclasificación del MoD británico, publicó ayer una nota de agencias que venía con una errata importante. Debe ser que se preguntaron si en España había ocurrido algo parecido a lo que, de tarde en tarde, realiza el Ministerio de Defensa británico. Tomaron algunas declaraciones de Vicente-Juan Ballester Olmos, aunque el citado ignora de momento de dónde.

Lo que quiero comentar es que el informe canario de 24/11/74 que supuestamente “acaba de desclasificar” el Ejército del Aire fue en realidad desclasificado en enero de 1994, así que la novedad novedosa tiene nada menos que catorce años. Pero bueno, ya sabemos lo que ocurre cuando de platillos, ovnis y demás cosas del más allá informa la prensa general, que suele ser como si un escritor cualquiera se pusiera a hablar de la evolución de las especies biológicas sin tener ni repajolera idea de lo que está diciendo. Imagínense lo que puede resultar de estas informaciones, que además poseen carácter de puro relleno.

Al menos en esta ocasión, el resumen que han hecho del caso de 24/11/74 es correcto, lo que demuestra que el redactor que pretendía vender la novedad tenía delante el expediente del Ejército del Aire. Pero se le olvidó mirar la fecha que aparece en el sello de desclasificado.

El suceso está formado por una serie de observaciones visuales desde Gran Canaria y detecciones radar: un militar que conducía su coche (divisó un punto luminoso que dejaba estela); un avión comercial que realizaba el trayecto Tenerife-Gran Canaria (una luz no identificada que se desplazaba en sentido contrario al de su marcha); detección en el radar del Escuadrón de Vigilancia Aérea (EVA) de Gran Canaria de un tráfico no identificado que se desplazaba a gran velocidad, unos 900 Km/h; tres miembros del personal de servicio de la zona técnica del EVA (que observaron una simple luz, que para uno de ellos era una estrella); y una traza no identificada detectada por el mismo radar al mismo tiempo que detectaba un avión que efectuaba la ruta Madrid- Tenerife.

Como señala el ingeniero de telecomunicaciones y analista ufológico Manuel Borraz, lo más significativo es que las observaciones visuales no fueron detectadas en radar y las detecciones de radar no fueron confirmadas visualmente. Además, tuvieron lugar en diversos momentos entre las 19:30 horas y las 20:30 horas, aproximadamente. El suceso pierde parte de su extrañeza de esta forma. No podemos convertir el caso en un episodio único con varios grupos de testigos y detecciones. Sería erróneo tratar de relacionarlas para convertirlo en un misterio recargado, maniobra habitual en la ufología comercial tradicional, que lo que intenta es vender un producto, no realizar un análisis objetivo de los hechos.

Se da la curiosa circunstancia de que algún pseudo-investigador (o algunos) llegó a confundir este suceso con el ocurrido dos días antes (22/11/74), espectacular fenómeno causado por lanzamientos de misiles Poseidon en el Atlántico norte. En el lugar y momento oportunos contaremos con detalle esta grave errata y los argumentos a que el error dio pie.

Próximamente la Fundación Anomalía publicará el análisis de Borraz en el que propone algunas explicaciones tanto para las observaciones visuales como para la detecciones de radar, así que remito a los interesados a ese artículo. Informaremos aquí de su publicación.

Los enigmas deben ser explicados.

domingo, octubre 26, 2008

Los extraños (?) círculos de Lanzarote

Hace algunas semanas ya nos hicimos eco aquí de la nueva majadería misteriófila porque a mí me sale de ahí que se estaba divulgando relacionada con estas islas.

Yamato dio buena cuenta del caso.

Al parecer, el promotor de este desatino estaba a la espera de que un experto, supongo que con cara de asombro (fingido) y, a ser posible, buscador del inexistente continente de la Atlántida, realizara unas declaraciones que dijeran que sí, que esos círculos en el terreno volcánico conejero son restos de una misteriosa civilización o marcas vete tú a saber de que nave alienígena que se posara en el lugar al mismo tiempo que un famoso correcaminos de los ovnis se imaginaba sus cuentos de la vieja majadera en Montaña Roja; o marcas de un proyectado aeropuerto nazi; o restos de la Atlántida; o, tal vez, restos arqueológicos de la cultura local prehispánica que los estúpidos arqueólogos “oficiales” de las universidades canarias no habían sido capaces de descubrir y examinar, a pesar de hallarse al aire libre en un terreno sin vegetación, y de que su diámetro no es el de una argolla de las que se usan para piercing (o pirsin, en la propuesta españolización del término).

Ustedes imagínense el escenario: un hallazgo arqueológico que, si fuera tal, debería figurar en todos los libros de texto de historia de Canarias, que habría generado varios proyectos de investigación académicos hace décadas y unas cuantas tesis doctorales, algo que sería conocido por todo el mundo desde hace siglos, por los lanzaroteños, por los canarios y por el resto de los españoles con curiosidad por la arqueología…, resulta que lo viene a descubrir el año pasado uno que iba en avión y se lo comenta a otro, y este otro lo divulga como si fuera un Nazca local.

El periodista Héctor Fajardo, sentado en un sillón, hizo algunas gestiones y averiguó qué son realmente esos llamativos círculos. Al parecer, era habitual en las construcciones arquitectónicas de los años 70 del pasado siglo experimentar con formas originales, romper con el estilo tradicional de construcción. De ahí esas marcas circulares iniciales para una obra que nunca llegó a erigirse.

Fajardo solicitó un comunicado al Ayuntamiento de Yaiza para que existiera constancia por escrito de lo dicho por Antonio Lorenzo, técnico consultado en un correo electrónico previo. Aquí lo tienen:

--------------------------------

COMUNICADO DE PRENSA

Comunicado de la Oficina Técnica del Ayuntamiento de Yaiza respecto a la petición de D. Héctor Pérez Fajardo de analizar unas imágenes aéreas de la zona de el Rubicón, donde se aprecian unos amplios círculos sobre el terreno:

Estimado Sr:

Lo que muestran las fotos que nos ha remitido son los restos de un proyecto de urbanización que data de finales de los años 70. Se aprecia el replanteo de alguno de los bungalows y las calles.

Esas construcciones no tienen ningún valor arqueológico

Un saludo

Antonio Lorenzo
(Responsable de la Oficina Técnica de Yaiza)
----------------------------

Quien quiera comprobar la veracidad del documento original aquí transcrito, que no lleva más encabezamiento que la imagen institucional del citado municipio lanzaroteño, no tiene más que llamar a la correspondiente oficina y preguntar por el técnico.

En este interesante y muy significativo enlace (léanlo, no tiene desperdicio) también se sorprenden de que el divulgador de esta historieta siga insistiendo en especular con disparates atlanteos… Añaden que los círculos responden a una forma de medir el terreno muy al estilo americano, una forma bastante habitual en obras de esta envergadura, según Gonzalo Álvarez García.

Fajardo sigue a la espera de recibir los planos, aunque, desgraciadamente, parece que van a tardar en servirlos debido a complicaciones urbanísticas más importantes de las que tiene que ocuparse el Ayuntamiento de Yaiza. Como también seguimos a la espera de esas fantasmales declaraciones de un experto (de la NASA, del Gobierno británico o de club de lucha canaria Unión Sur Yaiza) que habrán de revolucionar la arqueología canaria. Cojo una silla y me siento en ella.

martes, octubre 21, 2008

Ovnis a cascoporro

Aquí les pego una entrevista que me hizo hoy Onda Regional de Murcia, para el programa Adelantos.



La información transmitida por los medios de comunicación sobre la desclasificación de informes sobre ovnis del MoD británico fue pésima. Como muestra, vean este enlace.

"Se confirma la existencia de ovnis, extraterrestres, inexplicado=inexplicable...". Un auténtico desastre informativo. Y predigo que no se va a quedar ahí: los medios comerciales mensuales lo harán aún peor.

Por la noche, Manuel Borraz aportaba esta información relacionada con el caso del avión italiano que se dirigía a Londres, en 1991:

-----------------------

Más que en un bólido, la descripción del objeto y las características del incidente hacen pensar en un globo del tipo de los descritos en:

http://marcianitosverdes.haaan.com/2007/03/solar-airship
http://marcianitosverdes.haaan.com/2007/03/naves-nodrizas-de-polietileno

Así llegó a confirmarse en al menos uno de los casos citados en:

http://www.project1947.com/afumiss.htm
-----------------------

A tener en cuenta.

miércoles, octubre 15, 2008

Nuevo número de @nomalía

La revista en CDRom @nomalía acaba de publicar su número 9 (Fundación Anomalía, 2008).


Éste es el índice:

• José Ruesga Montiel
Editorial

• AA.VV.
El paseante de Sirio

• Manuel Borraz Aymerich
Enigmas, el caso Manises y la peor de las conspiraciones

• José Ruesga Montiel
Onda Fundación Anomalía

• Janot Guil
Entrevista a Frank Drake

• Matías Morey Ripoll
Dossier: "2001: una odisea del espacio" 1968-2008

• Milton Hourcade
El desencanto de los ufólogos

• José Ruesga Montiel
El Sur

• Vicente-Juan Ballester Olmos
El hombre del M.O.A.

• Alejandro Agostinelli
Adiós a un antropólogo de lo extraño

• AA.VV.
Las abducciones, ¡vaya timo!

• Matías Morey Ripoll
Salvador Díez, contactado

• Ricardo Campo Pérez
El ovni que "ralentizó" el tráfico

• Luis R. González
Bibliografía

Destaca un especial dedicado a los cuarenta años que cumplió 2001: una odisea del espacio (1968) de la mano de Matías Morey, presidente isleño de la Fundación Anomalía, con las siguientes secciones:

Cuarenta años de 2001;
Kubrick y los extraterrestres;
Interpretaciones de 2001;
Los mundos perdidos de Arthur C. Clarke;
Vídeos;
Bibliografía;
Enlaces.

El lector podrá hacerse con este material una idea bastante amplia de la relevancia de este filme en la historia de la cinematografía.

Destaco también una emotiva necrológica del general del Ejercito del Aire Ángel Bastida, primer responsable de la desclasificación de los informes de ovnis del EA en los años 90, de la que es autor VJ Ballester Olmos.

Y un interesante comentario de Manuel Borraz sobre un programa de misterios que se ocurrió programar a Antena 3, afortunadamente sin éxito.

Para los aficionados a los misterios canarios (?) este número incluye un articulito del que soy autor dedicado a la fantasmagórica aparición de un extraño objeto en el sur de Gran Canaria el pasado 14 de marzo de 2008. La noticia apareció en la prensa local en Canarias 7, circunstancia que aprovechó un buen número de energúmenos para hacer bromitas estúpidas en los comentarios de la noticia sobre los ovnis. Ya sabemos que esos simples proliferan, y aprovechan cualquier ocasión para el cachondeo auto-premiable, motivo que llevó a otros comentaristas a quejarse. Quiero decir, al citar este detalle, que a ciertos interesados no les gusta que se mofen de los ovnis o de quienes dicen haber visto algo a lo que no tuvieron más remedio que etiquetar como tal. Bien, algunos comentarios son simplemente payasadas más propias de gente que anda mariposeando por Internet en lugar de ver un buen programa en televisión (no digo ya leer un libro, que no es cuestión de pedir un imposible ni de ser innecesariamente cruel); pero no me negarán que el devenir de la ufología, de sus protagonistas y de sus voceros populares es un escenario que se merece tales ironías y mofas, que se las han ganado a pulso década tras década, y que muchos no se pueden hacer los ofendidos –si se lo hacen- so pena de quedar como unos redomados hipócritas.

Que lo disfruten. Remitan sus pedidos y suscripciones a correo@anomalia.org o por medio de este enlace

jueves, octubre 09, 2008

Circular Escéptica

El Círculo Escéptico lanza una publicación digital en la que tienen cabida artículos originales y noticias comentadas. La intención es obvia: poner otro grano crítico y escéptico de arena en el escenario de los disparates de mente abierta, el buen rollo de la magia y los misterios, los bazares mensuales de falsificaciones pseudocientíficas en forma de revistas del ramo y la muy deficiente difusión de la cultura crítica que realizan en su mayoría los medios generalistas de divulgación. Frente al gigantesco y patético espectáculo de lugares mágicos, descubrimientos acojonantes olvidados a la media hora y majaderías inacabables para beneficio de la parroquia fanática del más allá, nada mejor que oponer una nueva fuente crítica de emisión de información.

En este enlace puede usted suscribirse al boletín, que será enviado a todos los suscritos mañana viernes, probablemente.

Pónganse en contacto con el Círculo Escéptico (informacion@circuloesceptico.org) si desea proponer la publicación de algún artículo para futuros números.

miércoles, octubre 08, 2008

Agus, ¿estás ahí?...

Sintonicé hoy con Agustín de Hipona después de seguir un curso intensivo de channeling de CCC y me ha transmitido el siguiente mensaje:

Pero ahora estamos ante el empeoramiento más negro de la enfermedad insensata de los espíritus. Se empeñan en defender sus estúpidas ocurrencias como si fueran la razón y la verdad personificadas, y esto incluso después de razonar todos los argumentos que un hombre puede dar a otro hombre. No sé si es por una superlativa ceguera, que no deja vislumbrar ni lo más claro, o por la más obstinada testarudez, que les impide admitir lo que tienen delante. Lo cierto es que en la mayoría de los casos se hace imprescindible alargar la exposición de temas ya claros de por sí, como si hubiera que exponerlos no a quienes tienen ojos para verlos, sino como para que los puedan tocar con las manos quienes andan a tientas, medio ciegos.

[Agustín de Hipona
La ciudad de Dios
Libro II, capítulo I
].

lunes, septiembre 22, 2008

Actualización cropcirclesnazca conejeros

Yamato dedica una entrada a este tremendo olvido de la arqueología canaria: los crop circles o pistas de Nazca en la isla conejera (o cualquier otra ocurrencia que a usted se le pase por su cerebro, sin pruebas, sin comprobaciones, sino porque sí, por torero que es uno...).

Los poderes fácticos cerrados de mente no podrán con la aunténtica inbestigación de campo y televisión, hecha a medida de los gustos ocultistas.

Pronto espero disponer de los planos que se dejaron abandonados los extraterrestres que demuestran que se trata de parcelas en las que se iba a construir un hotel en los años 70..., perdón, que demuestra que son marcas del tren de aterrizaje de la nave en la que viajaban esos dioses petardo-blavatskyanos.

viernes, septiembre 19, 2008

Misterios canarios: Nazca en Lanzarote

¿Que no se lo creen?; hacen bien. El ridículo artículo en el que se especula con tal cosa o con los crop circles conejeros aparece en este enlace. Menos mal que, según el autor

transcurrido un año desde aquello, he hecho las consiguientes pesquisas y nadie ha sabido darme una explicación, que si llega a estar sólo dos semanas...

Pero menos aún que dos semanas necesitó Héctor Fajardo para desmontar el misterio misterioso lanzaroteño. Aquí tienen el artículo publicado ayer en la edición de Gran Canaria de La Gaceta de Canarias.


Ya saben: un misterio comparable al de las pistas de Nazca, en Perú. Porque lo digo yo... Claro, te ríes menos que con estos "misterios".

domingo, septiembre 14, 2008

¿Dónde estabas el 11-S?

Tenía pensado días atrás mostrar mi rechazo a la ocurrencia de los platillistas brasileños de bautizar la enésima congregación ufoloca con el nombre de Carl Sagan (un comentario en inglés aquí). Sagan, por lo que intuyo y por lo que he leído de él, era, además de un gran científico y un gran comunicador ocasionalmente un poco afectado (esta es mi opinión), como si de un rapsoda de la Astrofísica se tratara, un hombre con una cierta preocupación por la trascendencia, que manifestaba en su tono vital y en su visión de los extraterrestres como si fueran una expresión lograda de las virtudes progresistas del conocimiento y del desarrollo de la conciencia, a medio camino entre el iluminismo racionalista y la tierra prometida (bueno, el planeta prometido). Quizá por ello logró éxito popular, al aunar el sentimiento de trascendencia y una de las ciencias más propensas a ser percibidas de manera poetizante y romántica; no en vano, los divulgadores victorianos del siglo XIX usaron la Astronomía para practicar con éxito la teología natural y descubrir el diseño divino en las maravillas celestes que el telescopio acercaba a ojo humano. Al margen de esto, no debemos olvidarnos de la faceta escéptica de Sagan, que no confundía sus deseos o esperanzas (si es que eran tales) con la realidad, así que sus críticas a la ufología y a los ingenuos que ven ETs cada vez que su cerebro recalentado se lo ordena están más que justificadas, y son asumibles por cualquiera que intuya que Ademar Gevaerd es un auténtico cachondo mental que no se cree ni una coma de las paparruchas que escribe. El tal Gevaerd es el cabeza visible del frikismo platillista brasileño, el mismo que acaba de bautizar un "instituto de ufología" recién creado (cosa inútil como pocas) con el nombre del que presentaba Cosmos en la tele.

Es por eso que mostrar indignación, protestar y alarmarse por la desfachatez de un tipo que vende platillos a sus fieles es inútil, y ande yo caliente... En España tenemos varios ejemplos. Y si no fuera porque me desvío demasiado de lo que se supone que trata esta entrada, sería un buen ejercicio analizar por qué estos "investigadores" de platillos volantes se han apropiado del nombre de Sagan; ¿por qué precisamente de Sagan?; ¿cuál es la imagen popular mayoritaria de Sagan?; ¿qué pretenden usando su nombre?; ¿cómo entienden a Sagan esos "ufólogos"?; ¿y qué entienden éstos por ciencia, ya que Sagan era científico? A veces me dicen que no uso la navaja de Occam al hacerme ristras de preguntas como esta tratando de entender algo: que no es necesario hacérselas cuando el descaro y la desvergüenza pueden explicarlo sobre la marcha. Pero yo opino que ese descaro y desvergüenza están al final de la cadena de causas que llevan a un hecho, al menos en algunos casos. Primero debemos dar cuenta de otras razones.

Las historias de ovnis (como las que nos contarán desde el instituto saganita platillero) y de fenómenos extrañísimos porquemicuentacorrienteloexige están basadas en relatos, es decir, en recuerdos de percepciones, que para nuestra desgracia no se conservan intactas. Tanto es así que incluso cuando se trata de sucesos que no tienen relación con el mercado de lo oculto este factor actúa por igual. Uno de los ejemplos típicos es el de "¿qué estabas haciendo cuando...?".

Una conversación de este estilo ha tenido lugar en el blog de Lola Cárdenas, al hacerse eco de la creación de la web 11-S: red crítica, que aprovecho para recomendar, que así se contribuye a limpiar la mierda esparcida por los buitres conspiranoicos.

Julio Plaza (uno de los responsables de la web) comenta que le resulta curioso que todos nos acordemos de lo que estábamos haciendo en el momento de enterarnos del ataque a las torres gemelas. Él estaba comiendo con su familia cuando oyó la noticia por la radio. Inmediatamente encendieron la tele.

A continuación Lola opinó que "solo los que en aquel momento fueran niños no recordarán qué estaban haciendo, porque no comprenderían la magnitud del desastre".

Un tal Irae aseguró que "el 11-S yo tenía 12 años recién cumplidos pero lo recuerdo como si fuera ayer. Justo terminaba de comer, estaba en mi habitación a haciendo los deberes y oí que mis padres me llamaban a gritos desde el salón".

Y Leónidas Kowalski de Arimatea se hallaba en una base multinacional de la OTAN, en Mostar (Bosnia). Estaba descansando cuando al salir de su habitación vio a sus compañeros reunidos en una gran sala de televisión donde llegó a tiempo de ver el segundo impacto. Un rato después toda la base estaba en alerta máxima, y así estuvieron hasta la noche.

--------

Bueno..., todos estos recuerdos pueden ser bastante exactos... o no.

Dejo la palabra a Christopher French:

Existen también esos recuerdos intensos que simplemente sabemos que son exactos. Un ejemplo son las llamadas "memorias de flash" (flash bulb memories). Todos creemos recordar a la perfección dónde estábamos y lo que hacíamos, quién nos acompañaba, etc. cuando nos enteremos, por ejemplo, del 11 de septiembre, ¿verdad? Parece haber algo en ese tipo de sucesos que se nos graba a fuego en las céculas cerebrales. Por ejemplo, yo todavía puedo recordar haber oído las noticias del asesinato de John F. Kennedy. Tenía apaenas siente años, así que cuando escuché la noticia por televisión no significó demasiado. Pero recuerdo haber ido a la cocina para comentárselo a mis padres. Fue su reacción la que me hizo darme cuenta de la enorme importancia de la noticia. Durante años he puesto este ejemplo de memoria flash en cada charla que he dado, hasta que en cierta ocasión se lo mencioné a mi madre. Ella me explicó que no había pasado nada en esa línea. Ni estábamos en casa cuando conocimos la noticia, ni fui yo el mensajero. Curioso, ¡yo mismo había sido víctima de un falso recuerdo que me colocaba en el centro de la acción! Una vez más, las pruebas experimentales han demostrado que las memorias flash (por mucha convicción con las que se defiendan) son a menudo totalmente ficticias. Toda una clase apuntó detalladamente las circunstancias en las que se enteraron del desastre de la lanzadera espacial Challenger la misma mañana en que ocurrió (con quién estaban, qué estaban haciendo, etc.). Un par de años más tarde, muchos de ellos tenían unos recuerdos completamente diferentes sobre aquellas circunstancias.

[Chris French. El mosaico de la memoria. En Cuadernos de Ufología Suplemento Internacional, 2005. Publicado originalmente en The Skeptic, Vol. 17, nº 1, primavera 2004].

lunes, agosto 18, 2008

Regulación del mercado "esotérico"

Publicado ayer en La Gaceta de Canarias. No sé muy bien a qué se refiere el otro entrevistado con "criminalizar las creencias", cosa que nadie pretende. Supongo que no se referirá a que las creencias no se pueden CRITICAR, ferozmente incluso, cosa que es especialmente necesaria en el caso de las creencias que permiten a estos vampiros de la credulidad ajena (tarotistas, sanadores psíquicos, etc.) campar a sus anchas en televisiones locales y engordar a las revistas de misterios con una cantidad enorme de publicidad mensual. Estas cosas dan un asco especial...

viernes, agosto 15, 2008

De nuevo la carta, ahora en La Gaceta de Canarias

La carta enviada por el Aula Cultural de Divulgación Científica de la Universidad de La Laguna como protesta por el curso sobre pseudo-medicinas pseudo-alternativas avalado por el Vicerrectorado de Relaciones Externas y Sociedad de la ULL ha aparecido publicada hoy íntegramente en la sección de Héctor Fajardo y Alfonso Ferrer. Pueden acceder a ella en pdf en la versión digital del diario, pero aquí les pego el scan.

viernes, agosto 08, 2008

La carta en El Día

[Actualización de 9 de agosto: la carta aparece hoy en La Opinión de Tenerife]
__________________

El Día reproduce hoy parte de la carta de protesta por el curso de medicina "natural" o "alternativa".

También Crónicas del misterio se hizo eco días atrás de este asunto.

Estaremos atentos los próximos días a posible novedades al respecto.

martes, agosto 05, 2008

Carta de protesta medicinas "alternativas"

Finalmente, un colectivo de profesores e investigadores de la Universidad de La Laguna (ULL), agrupados en torno al Aula Cultural del Divulgación Científica de la ULL, envió la carta que reproduzo a continuación a la prensa -a través de gabinete de prensa de la ULL. Es la respuesta a la impartición el mes pasado de un curso en Punta del Hidalgo (La Laguna, Tenerife) que incluyó medicinas tan fantasmales como las que cito en la entrada previa. Esperemos que la prensa se haga eco, y que los criterios de selección de propuestas formativas mejoren; que mejoren sólo un poco, lo suficiente para distinguir entre racionalidad y moda pseudo-terapéutica orientalista.

-------------------------------

Hace más o menos un año, un grupo de profesores de la Universidad de La Laguna publicó una carta abierta, con motivo de la celebración del “Primer Congreso de Medicina y Salud Natural”. En estas fechas, en las que recientemente se ha celebrado la segunda edición de tal evento, el Aula Cultural de Divulgación Científica de la Universidad de La Laguna toma el testigo de la iniciativa y presenta una nueva versión del manifiesto original, al entender que sus planteamientos siguen siendo tan válidos ahora como hace doce meses:

El próximo lunes, 23 de julio de 2007, arrancará en La Laguna el Primer Congreso de Medicina y Salud Natural, organizado bajo los auspicios de diversas instituciones públicas, entre las que destacan el Cabildo Insular de Tenerife y la Universidad de La Laguna. Su objetivo, según destacan en la página oficial, no es otro que tratar sobre las principales terapias complementarias, desde terapias occidentales como la Homeopatía y la Osteopatía, a medicinas ancestrales como Ayurveda de la India, Medicina Tradicional China y Shiatsu desde Japón, con los objetivos de favorecer la adquisición de una visión general en las diferentes terapias médicas no convencionales, su evolución histórica, estado actual y perspectivas de futuro; obtener conocimientos en aspectos científicos y socioculturales relacionados con la salud y las terapias; promover un espíritu de colaboración entre profesionales e investigadores, con el objetivo de mejorar la salud de la población.

El congreso, por lo que parece, intenta establecer nexos de unión y colaboración entre una serie de terapias alternativas, englobadas todas ellas bajo el siempre socorrido cuño del carácter “natural”. Entre el grupo de ponentes hay destacados nombres vinculados a la investigación y a la docencia en la Universidad de La Laguna, con una trayectoria intachable. Precisamente por esto, y por contar con la bendición de una de las dos instituciones académicas superiores del archipiélago, es por lo que resulta preocupante que, bajo el paraguas que dan éstas y aquéllos, se sitúen una serie de pretendidas terapias que sólo pueden ser etiquetadas como pseudomedicinas.

El congreso pretende facilitar la obtención de conocimientos científicos vinculados a la salud, pero se da la paradoja de que ninguna de las terapias mentadas ha conseguido aportar pruebas fiables de su eficacia mediante el empleo del método científico.

En el caso de la terapia occidental más popular, la homeopatía, en agosto de 2005, la revista médica The Lancet publicó un profundo metaestudio de numerosas pruebas clínicas a las que se han sometido las terapias homeopáticas, determinando de manera clara que la homeopatía no tiene una eficacia superior a la de cualquier placebo. Los practicantes de esta terapia no han aportado investigaciones, hallazgos, descubrimientos ni terapias originales, niegan de forma dogmática la existencia de organismos patógenos microscópicos, como serían las bacterias y virus, además de realizar afirmaciones sobre el "espíritu curativo" de ciertas sustancias que no han conseguido probar. Igualmente, niegan los conocimientos que tenemos sobre la química al enseñar que los efectos de una sustancia son mayores cuanto menor sea su cantidad, cuando es fácilmente demostrable que en el mundo real sucede exactamente lo contrario. La doctrina homeopática contradice buena parte de los conocimientos que nos han aportado disciplinas como la física, la química, la biología o la medicina (la medicina real), conocimientos que han supuesto una gran mejora de la salud y el bienestar de los ciudadanos. Lo que acontece con esta pseudoterapia puede hacerse extensivo a cualquiera de las mencionadas en el programa del congreso.

Más allá de la tradicional (y falaz) distinción entre medicina “oficial” y medicinas “alternativas”, la filosofía del evento parece incidir en el ámbito de la complementariedad, sobre la base de que las segundas son una buena herramienta para afianzar la eficacia de la primera, idea ésta que choca con el problema ya citado: no han logrado demostrar su eficacia en condiciones objetivas. Como se preguntara Alfonso López Borgoñoz, (miembro de ARP-Sociedad para el avance del pensamiento crítico y artífice del manifiesto por una sanidad que proteja nuestra salud sólo mediante terapias de eficacia comprobada) respecto del polémico decreto catalán sobre medicinas alternativas, ¿cómo puede ser beneficioso para las instituciones sanitarias acoger bajo su manto unas prácticas ineficaces? ¿No será más bien un grave riesgo para la salud pública el proporcionar autoridad a una serie de personas poco preparadas que usan una serie de técnicas terapéuticas que jamás han demostrado que sirvan para nada?

Lo que importa a la salud pública, en realidad, es que hay terapias que curan y terapias que no curan. No hay terapias oficiales y alternativas. Y todas las que se demuestra que curan son siempre incorporadas por la medicina que se ha dado en llamar oficial. Y sólo se sabe si unas curan de verdad o no lo hacen, exigiendo a las mismas que cumplan una serie de protocolos y comprobando su eficacia mediante una serie de ensayos clínicos controlados lo más objetivos posibles. Lo que será del mayor interés social no será tanto el defender un tipo de medicina en sí u otra, o situarlas –como se plantea en el congreso- en una armónica relación colaboradora, sino potenciar tan sólo aquellas terapias que hayan podido demostrar de forma clara que realmente proporcionan beneficios para la salud pública, más allá de la fe de los que las ejercen o de los que las reciben, o de sus comentarios particulares, sin relevancia estadística. No podemos olvidar que los recursos públicos son limitados, por lo que no entendemos lógico que se malgasten financiando terapias de eficacia no contrastada.

No nos negamos a las novedades. La ciencia es eso, novedad continua. No nos negamos a nuevas terapias curativas, la medicina basada en la ciencia es precisamente eso. No se trata de defender privilegios ni de defender ningún tipo de medicina en concreto, sino sólo aquella cuya aplicación esté acreditado que cura, y por acreditado nos referimos a estudios realizados en las condiciones debidas y que sean contrastables por otros equipos de investigación. De hecho, como ya hemos dicho, se debe pensar que la medicina actual ‘oficial’, se basa en la búsqueda y demostración continua de mejores terapias, de fármacos con más posibilidades de actuación. No es un conocimiento estancado, fosilizado, como el de las terapias alternativas que se enumeran en el programa del congreso. Criterios como la antigüedad de una terapia o la autoridad moral de quien primero la hizo servir, han sido felizmente retirados de la praxis médica en muchos países desde hace mucho tiempo, lo cual ha significado un notable crecimiento en la mejora de la calidad de vida de miles de millones de personas de forma objetiva y demostrable, así como un incremento notable en la esperanza de vida de la población de la mayor parte de países.

Por todo ello, manifestamos nuestra sincera preocupación por el hecho de que, bajo el paraguas institucional y junto a los representantes de la ciencia, se sitúen actividades que contradicen formalmente los principios que rigen lo primero (destacando sobremanera el interés social) y frontalmente los métodos y resultados propios de la segunda. No existen medicinas oficiales y alternativas, sólo una, la que cura. Y, como se ha dicho tantas veces, su única alternativa es una medicina mejor.

Quienes quieran secundar esta campaña puede enviar un mensaje a la dirección

acdcull@gmail.com,

indicando en el objeto del mismo su apoyo a la “Carta sobre el II Congreso sobre Medicina y Salud Natural” y su nombre, número de DNI o similar y profesión
.

jueves, julio 24, 2008

Pseudo-medicinas pseudo-alternativas

Las pseudo-medicinas pseudo-alternativas generan un volumen de negocio importante; tanto, que contrasta fuertemente con su inutilidad terapéutica. Pero esta contradicción no es relevante para los responsables del curso de verano de terapias no convencionales y salud que se está celebrando estos días en Punta de Hidalgo (La Laguna, Tenerife), que andan a la caza y captura de los nichos ecológicos que produce el buen rollo, la ligereza de cascos generalizada y la deficiente sanidad pública.

Lo peor de todo, supongo, es que en el folleto del curso que nos podemos encontrar por algunos bares laguneros figura el logotipo del Vicerrectorado de Relaciones Universidad y Sociedad de la Universidad de La Laguna. Ya podemos decir que en un curso avalado por la ULL se han impartido charlas en pro de la medicina ayurvédica, la homeopatía, la acupuntura bioenergética y la identificación por el iris. El programa incluye otros aspectos como las urgencias en pediatría (impartida por un médico homeópata), los aspectos legales de las medicinas no convencionales (impartida por un profesor de Derecho) y el botiquín familiar de homeopatía, charla cuyo contenido será el completo silencio (impartida por un farmacéutico de Boiron). Y todos bajo la tutela del director académico Pedro Luis Pérez de Paz, catedrático de la Facultad de Farmacia de la ULL. Además, hay un CLE para los alumnos, que espero, por su bien, que sea un CLE alopático.

¿Nadie echó de menos a Dragan Dabic, terapeuta de la "energía vital"?

Me permito hacer algunas propuestas para próximas ediciones del curso: ¿qué tal una sesión dedicada a la mesmerización de los pacientes, por ejemplo? También podríamos invitar al Fortea, excelso colaborador de ese peaso de programa sientifico y alternativo que es Cuarto milenio, para que nos haga una introducción a la des-demonización de endemoniados (hasta el tráfico de entidades del más allá cumple con la maximización de la entropía universal: me gustaría ver un día un 'endorcismo' practicado por alguno de estos magufos con alzacuellos) como complemento a la charla sobre el efecto del estrés físico-emocional en nuestra salud... ¿Por qué no algún seguidor de los escritos terapéuticos de Paracelso? O directamente, sin más rodeos, que se invite a un galenista ortodoxo (alguno quedará por ahí), que son todos alternativos al máximo, y con una adecuada publicidad seguro que encontramos pacientes deseosos de ser tratados de sus humores y principios vitales desequilibrados.

Los críticos, escépticos, gente de mente cerrada y otros comedores de niños crudos de Tenerife estamos preparando una versión de la carta que ya enviamos el año pasado a los medios, a ver qué pasa.

Parece probable que este curso se repita en próximos años, así que podemos prometer y prometemos que volveremos a quejarnos en los medios y donde haga falta por la aprobación académica de este acto y por su celebración, ya sea en Punta del Hidalgo, en la plaza de España de Santa Cruz de Tenerife o en el mismísimo barranco de Masca. Yo he oído decir que con la salud no se juega, ¿no?

jueves, julio 10, 2008

Testigos de elite (¡ja!)

¿Testigos de elite? ¿Testigos cualificados? ¿Me pongo el chaleco coronel Tapiocca? Por supuestísimo:

-----------------------------------------------

Tomado de aquí:

El policía confundió la Luna con un ovni

20MINUTOS.ES. 07.07.2008 - 15:49h Hizo una llamada al teléfono de emergencia.
Para alertar de un objeto no identificado. "Es la Luna", respondió alguien más que observaba.

"Informo de que a través de la montaña se divisa un objeto inmóvil brillante. Lleva en el cielo al menos media hora". Un policía de South Wales (Inglaterra) alertó al puesto de control a través de una llamada al número de emergencia (999) propio de la Policía, de la presencia de un objeto que él consideraba como no identificado (ovni).

El número telefónico recibe llamadas absurdasEl misterio se resolvió rápido: cuando el puesto de control se puso en contacto con otro oficial que presenciaba la escena. A la pregunta de si veía algo en el cielo, el observador respondió: "Sí, es la Luna, corto y cambio".

También aquí.

---------------------------------

Gracias a Vicente Prieto, del Círculo Escéptico, que alertó de la noticia, que desmiente, una vez más, que lo de los "testigos de elite" es una de las muchas milongas que vende la ufología para sostener el mito de la venida de los extraterrestres a este planetita.

Otro ejemplo español ya clásico aquí y aquí.

Y para que vean por qué pasan estas cosas, a pesar de que los hinbestigadores pataleen y berreen, nada mejor que darse un salto por la obra de auténticos científicos como Elizabeth Loftus o Christopher French.

martes, julio 08, 2008

Caza-cazafantasmas en Muy Interesante

El número 326 (julio 2008) de la revista Muy Interesante incluye un artículo sobre fantasmas y otras cosas imaginarias, firmado por Luis Muiño y Miguel Ángel Sabadell. Este tipo de artículos, que de vez en cuando publica la citada revista, son muy necesarios y convenientes. A pesar de tratarse de una creencia irracional, sigue habiendo quien pretende que tales productos de nuestro cerebro son entidades reales y que nos proporcionan indicios de un "más allá". Quizá esta humana compulsión por lo maravilloso comercializado sea la causa de que el público creyente consuma estas burdas patrañas prefabricadas por pseudo-investigadores de lo "paranormal", menesterosos del sentido común y atracadores de la ingenuidad a los que apasiona retratarse para las revistas del ramo de los enigmas, los años ceros y los más allases, hojas mensuales de la religión ocultista en España.

El artículo de Muy Interesante se inicia contando una divertida anécdota: el fantasma grabado por la cámara de una gasolinera de Ohio en noviembre de 2007 que en realidad era un lepisma o pececillo de plata paseándose por la lente: un risible ejemplo que demuestra que quien quiere ver y creer verá y creerá, por sus cc..., claro que sí. Y ya aparecerá por los alrededores quien le asegure que es muy juicioso, acertado y lógico creer que el fantasma de su abuelo se pasea en calzoncillos a altas horas de la madrugada por el desván de su casa o que su careto se teleplastificó en la pared de la cocina, y muchas otras cosas maravillosas y de buen rollo, producto de la conciencia expandida y la facilidad para desprenderse del dinero propio confiando en cualquier majadero con habilidad para pillar al cándido desprevenido por retaguardia.



El "fantasma" haciendo de las suyas, ¡qué miedo!



El lepisma-fantasma o fantasma-lepisma más clarito y posando para que los parapsicólogos se asombren un rato


También se nos avisa de que el funcionamiento de nuestro cerebro nos juega malas pasadas, porque nuestra psicología no se halla constreñida en una burbuja de cristal, sino que se desenvuelve en un medio social donde esas sensaciones son leídas como algo más, se las interpreta como síntomas o indicios de un más allá, de una sobrerealidad. Quizá no pueda ser de otra forma, si es que en nuestros genes llevamos codificado algo que se manifiesta como trascendencia; pero es necesario que el creyente y el público en general sepa realmente a qué se debe su impresión personal y a qué objetivos obedece la publicidad acrítica de todo ello. Aquí tenemos, por otro lado, un magno ejemplo que podría caber en esa disciplina naciente que suele ser denominada neuroteología: la búsqueda de explicaciones naturalistas para todos los fenómenos religiosos, y entre ellos de los que trata este comentario, puesto que lo paranormal, hijo del ocultismo, es una religión fisicalista (términos no contradictorios), un producto cultural del siglo XIX (precisamente el nuevo número de Skeptical Inquirer, Vol. 32, No 4 July/August 2008, incluye un artículo sobre las supersticiones consideradas fenómeno natural).

Las sensaciones que se producen en las casas encantadas son otro de los tópicos que los autores tratan en su artículo. Al margen de las explicaciones concretas que se pueden aportar para esas casas encantadas (no hay "casas encantadas" hay gente encantada, como decía el psicólogo Robert A. Baker, a quien Muiño y Sabadell citan) hay otra forma -de la que los autores se hacen eco en un recuadro de su artículo- de interpretar globalmente las sensaciones que algunas personas experimentan en una casa encantada: son completamente naturales porque son un mecanismo de defensa innato, con la particularidad de que éste se pone en funcionamiento en un escenario cultural, fabricado por el hombre: la propia "casa encantada". No me negarán que es un panorama realmente maravilloso en el que, por supuesto, no hace la menor falta introducir fantasma ni más allá alguno para entender lo que está pasado.

Los psicólogos evolutivos nos hablan de la habilidad cognitiva para detectar peligros o amenazas, que se activa aunque no sea realmente necesario: el ejemplo recurrente es el del homínido que se adentraba en la selva hace un par de millones de años y veía moverse las ramas bajas de los árboles; vale más ponerse a buen recaudo o en guardia a pesar de que no se tratara más que de la brisa que seguir tan contento y ver cómo un gran felino se abalanza sobre nosotros. Es un mecanismo de defensa que conservamos y que en un ambiente de miedo construido colectivamente como es una "casa encantada" se dispara; así, cada ruido, cada sombra originada por el cambio de ángulo en nuestra perspectiva, cualquier olor de origen indeterminado en una vieja mansión, cualquier corriente de aire, pone en guardia nuestro cerebro inconscientemente. Así nacen los fantasmas, más cuando el "fantasma" puede ser realmente un sujeto de carne y hueso con intenciones desconocidas.

Lea el artículo de Muy; es lo mas interesante -valga la repetición- que sobre este tema ha publicado una revista impresa de gran tirada en los últimos meses. Además de la del pececillo de plata fantasmal incluye otra muy buena y significativa historia: la del cura fantasma del muelle londinense de Ratcliffe.

domingo, junio 29, 2008

100 años de Tunguska

El Circulo Escéptico ha organizado para mañana, junto con otras entidades, una jornada de análisis crítico del 'caso Tunguska', uno de esos episodios que ha servido para hacer ciencia y para que los majaderos se pongan en ridículo hablando de ovnis estrellados. El acto tendrá lugar en la biblioteca de Bidebarrieta (c/ Bidebarrieta, 4, Bilbao).

Pego el programa, que copio de Magonia.

18.00 horas: El peligro de impacto por asteroides y cometas, por Josep Maria Trigo-Rodríguez,, astrofísico del Instituto de Ciencias del Espacio (CSIC-IEEC).

18.45 horas: Impactos y extinciones: el fin de los dinosaurios, por Xabier Orue-Etxebarria, catedrático de Paleontología de la UPV.

19.45 horas: Tunguska y otros impactos ¿Qué podemos hacer?, por Agustín Sánchez Lavega, astrofísico y miembro del CE.

20.30 horas: Mesa redonda: Impactos extraterrestres. Tunguska, 100 años después, con los conferenciantes.

---------------------------------
PS:

Y para los amantes del engorde y crianza de "misterios" canarios, nada mejor que escuchar el programa de radio que Luis Alfonso Gámez dedicó a las "pirámides" de Güímar.

domingo, mayo 25, 2008

Fabuloso hallazgo y dos clases magistrales

Creo que este fabuloso hallazgo debería investigarlo Cuarto milenio.

(Vía Evolucionarios).

Pero para ello, primero tomen nota de cómo se efectúa la auténtica "investigación de campo", ejemplo que han seguido, avant la lettre, algunos de esos próceres del conocimiento, luminarias de la humanidad y "heterodoxos" variados que tenemos la oportunidad se leer mensualmente (quien lo haga) en las revistas de kiosco:



(Vía Magonia).

Una vez realizada la investigación campestre, uno se va a la tele a figurar un rato, a representar una obra de teatro aburrida. Vean el paradigma seguido por los anteriores de manera ultra-ortodoxa:



(Vía El retorno de los charlatanes).

Y así, amigos, el conocimiento aumenta y la tontería disminuye. O al revés, como más les guste.