martes, febrero 10, 2015

UFOs 1947-1997 Fifty Years of Flying Saucers

Con motivo del quincuagésimo aniversario de la era moderna de la ufología (¿acaso hay otra?) se publicó en 1997 en Gran Bretaña una obra colectiva sobre el fenómeno ovni en la que participaron algunos de los más destacados investigadores mundiales. Su título en castellano es “Ovnis 1947-1997: cincuenta años de platillos volantes”, y sus editores fueron el folclorista Hilary Evans (ya fallecido) y el ufólogo Dennis Stacy.
           

La obra está dividida en secciones cronológicamente ordenadas por décadas en las que los autores se ocupan de los principales aspectos de la mitología de los ovnis. Destacan los artículos siguientes: What Happened on June 24, 1947 (Qué ocurrió el 24 de junio de 1947), relato original de Kenneth Arnold sobre su observación, que sirvió de detonante para toda esta historia. Adamsky and His Believers: A Reminiscence (Adamsky y sus creyentes: una evocación), por el ufólogo belga Mark Hallet, en donde se ocupa de este famoso contactado. Days in the Life. Diaries Entry from May 15 to July 26, 1966 (Algunos días de una vida: anotaciones en mi diario entre el 15 de mayo y el 26 de julio de 1966), por el conocido ufólogo Jacques Vallée. Project Blue Book´s Last Years (Los últimos años del proyecto “Libro azul”), por Héctor J. Quintanilla. The Belgian 1989-1990 UFO Wave (La oleada belga de 1989-1990), por Win van Utrecht, y varios más en los que se analizan destacados ejemplos de la casuística mundial y otros aspectos de la ufología.

El único investigador español que contribuyó con un artículo a esta obra fue Vicente-Juan Ballester Olmos, que en un artículo titulado Desclassification! Military UFO Records Released: The Spanish Experience (Desclasificación. Informes ovni militares liberados: la experiencia española) se ocupa de trazar un bosquejo de su implicación en el proceso de desclasificación, incluyendo diversos ejemplos, entre ellos varias observaciones ovni canarias.
           
Finaliza la obra uno de los editores, Hilary Evans, que en un extenso ensayo encuadra históricamente el mito ufológico, compuesto por diversos sub-mitos: contactados, abducidos, secretismo oficial, etc., reseñando sus principales características.

Concluí mi comentario informativo sobre esta obra en 1997 con el deseo de que esta obra se viera traducida inmediatamente al castellano, para general conocimiento de la comunidad de investigadores y de los estudiosos de las leyendas contemporáneas. Tal deseo no se cumplió, por supuesto.

UFOs 1947-1997
Fifty Years of Flying Saucers
Hilary Evans & Dennis Stacy (Eds.).
John Brown Publishing Ltd., The Boathouse, Crabtree Lane, London SW6 6LU, 1997.

**********

También por entonces tomé algunas notas del artículo de Hallet sobre Adamski. Fueron éstas:

De todas sus historias [de Adamski], había una especialmente exitosa entre sus seguidores. Muchos de los hermanos del espacio vivían actualmente en la Tierra, donde tenían que cumplir misiones de todo tipo. Por ello, para los creyentes de Adamski, siempre existía la posibilidad de poder encontrarse cara a cara con un hermano o hermana del espacio. En Adamski encontramos el patrón inicial del contactado; después de él los nuevos embaucadores que han ido surgiendo no han contado más que variaciones sobre las historias de Adamski, que prácticamente agotó el mito con su calenturienta imaginación. Adamski llegaba a advertir a sus seguidores que estuviesen atentos, porque muchos contactados eran unos chiflados y sólo escribían sus historias para ganar dinero. Parece que el charlatán de los venusinos quería eliminar la competencia. Hallet cuenta algunas anécdotas en las que Adamski reaccionaba violentamente cuando se enteraba de que alguien decía estar en contacto con los “hermanos del espacio”: “¡Me han robado mi idea!”, llegó a decir en cierta ocasión, al mismo tiempo que convencía a sus incondicionales de que esos seres que habían contactado a otros eran demoníacos y venían a destruir el mundo.

Algunos de los amigos de Adamski eran inteligentes mentirosos que decían estar en contacto con los seres espaciales sólo para ganar dinero y ser apreciados por los ingenuos seguidores. Otros se engañaban a sí mismos y se convertían en víctimas de estos charlatanes. Algunas mujeres ingenuas recibían a hombres en sus casas porque les decían que eran venusinos, entregándoles dinero porque acababan de llegar de Venus y no tenían recursos económicos... También se intercambiaban energías a través del acto sexual entre jóvenes “venusinos” y mujeres terrestres...

Y concluye Hallet: “El sexo sirve para mantener la lealtad de las jóvenes adeptas por parte del líder de la secta. Adamski fue una excepción. Sin embargo, su fascinación personal constituía un tipo de lazo amoroso con el cual cautivaba y provocaba admiración, docilidad y obediencia. Estoy seguro de que si hubiese querido muchas mujeres se habrían rendido felizmente entre sus brazos. Pero incluso aunque hubiese estado casado, Adamski parecía preferir jóvenes muchachos adolescentes; quizá por ello describió al venusino que habría encontrado en el desierto como un joven hombre muy bello; quizá también por ello sus encuentros con “extraterrestres” sólo tenían lugar en hoteles y no deseaba dinero de ellos después de esos encuentros”.

No hay comentarios: