viernes, enero 19, 2007

Reportaje en MQ

El periódico universitario MQ (edición Tenerife, 2ª quincena, enero 2007, nº 26) acaba de publicar un reportaje sobre la charla que ofrecí el día 19 mes pasado en la sede de Cajacanarias en Santa Cruz de Tenerife, dentro de mini ciclo La ciencia ante el público II, organizado por el Aula Cultural de Divulgación Científica (ACDC) de la Universidad de La Laguna. Lo reproduzco a continuación.
----------------------------------------

I want to believe

¿Todavía?

Los extraterrestres se han convertido en un tema tan apasionante como polémico. A todos nos fascinan las historias de seres de otros mundos que nos visitan, pero ¿qué hay de cierto en ellos? ¿Nuestras ganas de no estar solos hace que nuestros cerebros nos jueguen malas pasadas? ¿Por qué en este tema no somos tan críticos como lo seríamos en otras circunstancias? En definitiva ¿existen o nos encanta engañarnos entre nosotros?


El Aula Cultural de Divulgación Científica de la ULL, por medio de Ricardo Campo Pérez, investigador del Departamento de Filosofía y miembro de la Fundación Anomalía (www.anomalia.org) y del Círculo Escéptico (www.circuloesceptico.com) reveló como surgió el mito de los platillos volantes, a la vez que hizo un llamamiento a usar el sentido común y el espíritu crítico que, a su juicio, con frecuencia no usamos cuando hablamos de este tema. Además Campo añadió que aplicando el sentido común para investigar estos casos, la mayor parte de las veces encontraremos una explicación lógica al hecho, llegando a la conclusión de que hoy por hoy no existen pruebas para hablar de la existencia de vida inteligente fuera de este planeta.

Orígenes el mito

De la posible existencia de otros mundos y de vida inteligente se viene hablando prácticamente desde que el hombre es hombre, de hecho ya los griegos discernían sobre la cuestión y entre ellos parecían dividirse entre los que creían en la posibilidad de la existencia de múltiples mundos y los que lo negaban, entre los cuales se encontraba un tal Aristóteles, que posiblemente les suene.

Los comienzos de los avistamientos y de la leyenda que rodea a los seres extraterrestres podemos encontrarlos a principios del siglo XX fundamentalmente en los Estados Unidos de América. Hay que tener en cuenta que antes de los avistamientos ya existía una ‘cultura’ de las naves extraterrestres, que eran bastante frecuentes en cómics o películas. En muchos casos, los primeros supuestos encuentros coincidían con esas representaciones, y es que hay que tener mucho cuidado con los testimonios humanos, siempre sobrevalorados. Uno de los episodios más curiosos que acompañó a la ficticia invasión marciana narrada por Orson Welles en 1938 fue las numerosas llamadas de oyentes que afirmaban estar viendo lo que por la radio se contaba.

El primer caso

El primer caso de avistamiento ‘fiable’ se dio en 1947: un piloto norteamericano, Kenneth Arnold, afirmó ver mientras volaba 9 objetos en forma de media luna que se movían como platos lanzados contra el agua. La mala transcripción de los periodistas, pues Arnold afirmó que se movían como platos, no que ésa fuera su forma, hizo que a partir de ahí se les comenzara a llamar platillos volantes. Curiosamente lo que vio Arnold se parecía mucho a un prototipo de avión diseñado por los nazis, el GothaGo229 de los hermanos Horten; ¿estarían los americanos probando el diseño alemán capturado tras la guerra?

La oleada de avistamientos, y los primeros contactados, coinciden en el tiempo con la guerra fria, un momento en que la ciencia está dando el gran salto adelante con el desarrollo masivo de la energía nuclear o el comienzo de la carrera espacial. Curiosamente la ciencia decide estudiar el fenómeno ovni arrastrada por el interés del público. Durante los años 50 y 60 las Fuerzas Aéreas de los Estados Unidos ponen en marcha varios proyectos para estudiar los avistamientos extraterrestres, como los conocidos informes Blue Book o Condon. Las conclusiones de estos no pueden ser más categóricos; los ovnis no constituían un amenaza y deciden no investigar más pues no encontraban nada anormal.

Explicaciones

La pareja americana Betty y Barney Hill pasó a la historia por ser los primeros abducidos por "extraterrestres". Sucedió en 1961, y según los críticos, pudo tratarse de una fabulación de Betty, que era aficionada a los platillos volantes, contagiada a su marido. Al año siguiente, Barney declaró que los supuestos alienígenas tenían los típicos ojos almendrados que luego caracterizarían a estos seres, curiosamente después de ver por televisión una serie de ciencia ficción en la que eran presentados de esta forma.

Ricardo Campo insiste en tomar con cautela los testimonios humanos, y persiste en buscar una explicación científica. Muchos de los ovnis avistados, incluso por pilotos profesionales, suelen ser el planeta Venus. Esto se comprueba viendo la posición de Venus a la hora, la dirección y la elevación angular del supuesto fenómeno extraño. A menudo muchos ovnis son simples nubes, las misteriosas 'centellas', que son un tipo de descarga eléctrica, las ‘formas inteligentes’ un simple truco fotográfico, y los seres antropomórficos en su platillo no pasan de ser el denominado ‘espectro de brocken’, un curioso fenómeno óptico. Asimismo son muy comunes los meteoros, la chatarra espacial o incluso el lanzamiento de cohetes o misiles, los objetos que a veces son confundidos con objetos no identificados.

Campo advierte que nuestra mente nos engaña, y que cuanto más sorprendente sea nuestra percepción visual más probabilidades habrá de que nuestro recuerdo se aleje de lo observado. Nuestro recuerdo es creativo. Pide comportarse racional y escépticamente ante un caso extraño, entrevistando al testigo, buscando casos parecidos y comprobando si puede deberse a algo conocido, y advierte que no está diciendo que no existan seres extraterrestres, sino que, simplemente, hoy por hoy, hoy en día ni una sola prueba que confirme semejante afirmación extraordinaria.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

De que te valen esos esfuerzos si en una noche loca como la de ayer TVE emite un enjendro sobre OVNIs en el que salen payasos y no mas

Don Maor dijo...

Estimado Ricardo,

Bastante deficiente tu comprensión del caso Arnold.

Lo cierto es que Arnold en principio no declaró haber visto 9 medias-lunas. Su primer dibujo de lo que vió es el que aparece aquí:

http://www.project1947.com/fig/ka.htm

Yo diria que eso se parece más a un disco que a una media luna.

Ergo, lo del avión alemán son patrañas. Por favor, a estudiar más.

Ricardo Campo Pérez dijo...

Maor, deja de lloriquear por los blogs y vuelve a tus alucinaciones de Ovnilandia, que haces el ridículo cada vez que aporreas el teclado, je, je, je...

Don Maor dijo...

Lo cierto sobre Kenneth Arnold:

http://donmaor.blogspot.com/2006/05/ms-sobre-kenneth-arnold-urgueteando-en.html

http://donmaor.blogspot.com/2006/04/la-existencia-de-los-platillos.html

Ricardo Campo Pérez dijo...

Lo cierto sobre Kenneth Arnold:

http://www.reall.org/newsletter/v05/n06/resolving-arnold-part-1.html
http://www.reall.org/newsletter/v05/n07/resolving-arnold-part-2.html

Don Maor dijo...

Pues allí en el articulo de Kottmeyer yo veo un objeto dibujado que NO parecería medialuna ni aunque me pagaran 1 millón de dolares.

Se trata allí del dibujo que Arnold envió el 12 de julio de 1947 a los militares. Posteriormente, el 29 de julio del mismo mes, le enviaría al FBI un dibujo extremadamente parecido al del 12 de julio.

http://donmaor.blogspot.com/2006/05/ms-sobre-kenneth-arnold-urgueteando-en.html

Medias-lunas por ninguna parte.

Anónimo dijo...

hablando de toletes
habeis visto al ferrer el "cambao" que sale en foxnómena?

ha publicado un artículo en año cero con lo de los rodeos.

esta triunfando el aficionado a la violeta... ja,ja,ja,ja

este si es un ufologo de pacotilla, un vendido

ja,ja,ja

Omar

ANGULO13 Webmaster dijo...

Quiero hacer saber al moderador de este blog, que aquellos mensajes que se publiquen con mi nombre no han salido desde mi teclado. No soy persona asidua a participar en foros y blogs. Yo no soy persona amiga de enfrentamientos, respeto todas las posturas y postulados, algo que queda claro en la Web Angulo 13, donde los escépticos y los no escépticos pueden escribir y publicar.
Es por ello, que hago constar que Juanca Romero no participa y participará jamás en el sucio juego de suplantar a nadie ni entrar en el insulto.

Ruego por favor que todos aquellos mensajes que aparezcan con mi nombre o con el nombre de la Web que dirijo, sean eliminados de este blog ya que se trata de una clara usurpación de identidad la cual dicho sea de paso, incurre en un delito.
Reciba un cordial y afectuoso saludo.

Ricardo Campo Pérez dijo...

No sé qué web es ésa de Angulo 13, ni sé quién es Juanca Romero (no he entrado en ella), pero te voy a hacer caso. Desde hace algún tiempo por aquí apesta a magufo encabronado incapaz de dar la cara que se dedica a disfrazarse.