sábado, abril 14, 2007

El hermano menor del "ovni de Canarias"

El 24 de marzo de 2007 se cumplieron treinta años del menos espectacular de los fenómenos observados desde Canarias en los años setenta del pasado siglo provocados por el lanzamiento de misiles Poseidon norteamericanos desde submarinos en el Atlántico norte. Apenas quedó registrado en la prensa local, en comparación con el que tuvo lugar el año anterior, probablemente porque, por simple azar, las condiciones meteorológicas no propiciaron una observación tan llamativa como otras de la misma naturaleza. Sólo Diario de Avisos (Santa Cruz de Tenerife) publicó unas breves descripciones.

En la primera, del día 25, se asegura que:

Un extraño objeto fue visto ayer noche sobre el valle de La Orotava, probablemente a la altura de Los Realejos. Según noticias recogidas entre varios vecinos era de forma circular y desprendía destellos de luz rojiza. El objeto pudo ser visto perfectamente, entre otras personas, por empleados de un hotel de esta ciudad, que subieron a la azotea para contemplarlo. Tras unos minutos en que permaneció estático, sobre el valle, el objeto se alejó tras las montañas. El objeto pudo verse durante unos minutos y comenzó a hacerse ostensible desde las ocho cincuenta horas.

Al día siguiente el mismo diario recogía declaraciones procedentes de La Palma:

Un extraño objeto fue visto a las 21 horas del jueves en el noroeste de la isla de La Palma, concretamente en las localidad de Puntagorda y Garafía. Según informan testigos presenciales, un objeto esférico, de color rojizo, pareció salir de mar y elevarse rápidamente realizando piruetas en zigzag. Desapareció con una trayectoria vertical, dejando tras de sí un enorme resplandor, como un nubarrón, que duró diez minutos. El fenómeno pudo ser observado por gran cantidad de personas, que informaron a nuestro corresponsal en Los Llanos, Pedro P. Barreto, de lo ocurrido.

Nuestros lectores recordarán que, casi a la misma hora, fue visto sobre el valle de La Orotava un "ovni", de características similares, según publicamos en nuestra edición de ayer, y que podría ser el mismo de La Palma, dadas sus idénticas características. A última hora de la noche nos informan desde La Laguna que un extraño objeto de color rojizo evolucionó por encima del monte de La Esperanza. Fue visto por un estudiante desde la Avenida de la Trinidad, y responde a las mismas características que los vistos en el valle de La Orotava y La Palma.

Lógicamente, las apreciaciones de algunos testigos, como suele ocurrir siempre que de fenómenos extraños para aquéllos se trata, son erróneas: el fenómeno no estaba sobre el valle de La Orotava, ni se alejó tras las montañas, aunque la perspectiva llevara a pensarlo. Además, al mismo tiempo estaban observándolo desde La Palma en dirección noroeste. Llama la atención el detalle de los destellos rojizos, a los que no se otorgó especial importancia. En el caso 22/6/76 también se observaron unos destellos rojizos, convertidos por un médico de Gran Canaria en "dos seres vestidos de rojo de tres metros de altura". La imaginación juega malas pasadas a algunas personas.

El astrónomo Willian R. Corliss, compilador de anomalías y extrañezas del mundo natural, cita esta anotación: Brackenbridge, M.; "Unidentified Phenomenon", Marine Observer, Nº 259, Vol. 48, p. 21, January 1978 (1).

A las 0855 [este dato es erróneo, al tomar la hora AM por PM; el fenómeno ocurrió alrededor de las 20:55 horas, a las 9 de la noche, según se recoge en la prensa] el centinela observó lo que parecía ser un faro enfocando hacia abajo durante unos 10 segundos en dirección 300º y a unos 20º sobre el horizonte. Esta luz desapareció y surgió una zona luminiscente de aproximadamente un grado de diámetro (sic). En los siguientes tres minutos aproximadamente, un área semicircular de luminosidad moderada se formó alrededor de esa mancha inicial. Luego, otra mancha luminosa fue divisada por encima del área semicircular, y después de un periodo total de unos siete minutos el fenómeno se dispersó completamente.


Dibujo esquemático de la observación aparecido en Marine Observer

Vale la pena anotar el testimonio procedente de las tripulaciones de un par de aviones, como es habitual en estos fenómenos artificiales que son divisados desde miles de kilómetros a la redonda:

A las 21:15 aproximadamente un DK 744 (DC-9 chárter escandinavo) a la altura de Villacisneros con vuelo a Bandjun (Africa) dice observar hacia el oeste un fenómeno luminoso como una nube. El avión SA 229 (Jumbo de la compañía SAA) procedente de Sudáfrica y con rumbo al punto DSY dice observar el mismo fenómeno (2).

Este episodio fue empleado como ejemplo por el científico y ufólogo norteamericano Richard F. Haines con ánimo de documentar un fenómeno que bautizó como Expanding Balls of Lights (3), EBOLs, para el que apuntaba diversas causas, entre ellas algún tipo de aurora anómala. Dos años después (4) fue Manuel Borraz quien aclaró las cosas en lo referente a la observación canaria (en 1992 vería la luz su ensayo Los Gigantes de Gáldar y los avistamientos canarios (5)), donde explicaba que frecuentemente estos fenómenos en forma de grandes bolas gaseosas en expansión están relacionados con lanzamientos espaciales. Los gases producto de la quema de combustible están en el origen de estas formaciones. En el caso de 22/3/77 el Sol se hallaba a unos - 26,4º (bajo el horizonte). La altura a las que se encontraba los gases hacía que éstos fueran iluminados aún, mientras que en tierra ya era de noche.

En 2001 Ballester Olmos y el autor publicamos un ensayo (6) sobre esta familia de casos en el que dábamos a conocer los datos que nos había proporcionado el experto Jonathan McDowell. Ésta es la tabla correspondiente a los lanzamientos de aquel día:


Dos fueron los lanzamientos efectuados aquel día desde el submarino Woodrow Wilson SSBN 624, de la clase Lafayette. En la cuarta columna vemos la hora coincidente (GMT) de los lanzamientos, como es lógico, pues fue alrededor de las 21:00 horas cuando el fenómeno adquirió la necesaria magnitud para ser observado desde centenares de kilómetros de distancia, sin peligro alguno para el tráfico aéreo ni para la población de las islas.

Ni Canarias es tierra mágica ni aquí se han observado fenómenos cualitativamente diferentes de los de cualquier otro lugar de España o del resto del mundo. Al contrario, carecemos de sucesos auténticamente extraños con alguna excepción de la que desconocemos lo más importante: si cumple el papel de un mirlo blanco (doy ahora, por mor de brevedad, este calificativo de 'extraño' como apropiado), documentados por fuentes con un mínimo crédito intelectual y divulgados fuera de los crónicamente endogámicos círculos de aficionados a los misterios. Sí, sé que es pedir demasiado a la ufología.
______________________

Notas.

(1) En: Lightning, Auroras, Nocturnal Lights and Related Luminous Phenomena. The Sourcebook Project, 1982.

(2) Mundo Desconocido, nº 36, junio 1979.

(3) Haines, Richard F. (1988) "Expanding Ball of Light (EBL) Phenomenon". En: Journal of Scientific Exploration Vol. 2, No 1, pp. 83-85.

(4) Borraz, Manuel (1990) "Comments on 'Expanding Ball of Light (EBL) Phenomenon". En: Journal of Scientific Exploration, Vol. 4, No 1, pp. 119-120.

(5) Borraz, Manuel (1992) "Los gigantes de Gáldar y los avistamientos canarios". Monografía 1, Cuadernos de Ufología. Aprovecho para sugerir a los editores de las publicaciones de la Fundación Anomalía la pronta publicación de este ensayo en Internet, por su relevancia histórica para la ufología canaria y como ejemplo del acercamiento científico a un destacado conjunto de relatos sobre observaciones maravillosas.

(6) Ballester Olmos, Vicente Juan y Campo, Ricardo (2001) "Identificados! Los Ovnis de Canarias fueron misiles Poseidon". En: Revista de Aeronáutica y Astronáutica, 701, marzo, pp. 200-207. Véase la reproducción del artículo en este enlace .

4 comentarios:

JUAN FREIJE dijo...

Algunas cuestiones y planteamientos relacionados con el Calentamiento Global y su correspondiente panel, ¿no entrarían también dentro de la pseudociencia?. Es una pregunta.

Ricardo Campo Pérez dijo...

Eso es una cuestión que le dejo a los expertos :-) Pero, por supuesto que sí, que podría caer en el terreno de la pseudociencia. El ecologismo convertido en 'ecolatría' puede derivar en pseudociencia.

Anónimo dijo...

Y la manzana agusanada, en "manzanopodría"

Alexis dijo...

Me parece correcta y acertada la respuesta y desearía que muchas de ellas tubieran respuestas científicas, porque realmente desearía que Dios haya creado este vasto universo para explotarlos nosotros solos, y que seamos dueños y señores de todo ello. http://alexisabriendocamino.blogspot.com/2007/05/ovni-en-canarias.html