miércoles, diciembre 26, 2007

Políticos canarios: superstición 1, ciencia 0

Sobre el cuento de la leyenda de Tacande: carta publicada hoy en "El Día".

http://www.eldia.es/2007-12-26/canarias/canarias8.htm

Las tradiciones, los cuentos y las historias de nuestra tierra pueden constituir un tema interesante de estudio desde un punto de vista histórico, etnográfico o sociológico. Probablemente, a la mayoría de canarios nos deleita escuchar o leer sobre mitos, fábulas o narraciones extraordinarias de nuestra tierra. Sin duda alguna, puede resultar interesante y divertido conocer tales leyendas que hablan de, por ejemplo, fantasmas y almas en pena; eso sí, siendo conscientes de lo que estrictamente son: leyendas que ilustran sobre las antiguas formas de pensar y de vivir de nuestros antepasados. Ahora bien, cuando un ayuntamiento, como el de El Paso, en La Palma, encabezado por su alcaldesa, María Dolores Padilla, propone la rehabilitación de una casa (sede de la antigua leyenda del alma de Tacande, una bonita historia de ánimas y espíritus) y la creación de una especie de centro para fomentar o estudiar cuestiones esotéricas y paranormales, la cosa cobra una nueva dimensión bastante preocupante, por cierto. Esa noticia la hemos leído recientemente en la prensa. Es alarmante porque no es lo mismo divulgar cultura e historia de nuestra tierra que fomentar y divulgar la superstición, la pseudociencia, la anticultura y, en definitiva, simples patrañas. Ése sería el resultado si el absurdo proyecto de crear un centro de divulgación o estudio de lo paranormal se llevara finalmente, y tristemente, a cabo.

Esta "brillante" idea de nuestros políticos palmeros nos trae a la mente, en claro contraste, otra casa en ruinas, con otra larga historia que ha aparecido hasta la saciedad en la prensa: la de la Casa Amarilla, esta vez en el Puerto de la Cruz, Tenerife. Resulta que nuestra tierra fue, a principios del siglo XX, escenario de un hito histórico e internacional en la historia de la ciencia. En la zona de La Paz del citado municipio, la Academia Prusiana (hoy Alemania) de las Ciencias fundó en 1913 la primera estación primatológica del mundo, es decir, el primer centro para la investigación con primates, concretamente con chimpancés. Su segundo director, Wolfgang Köhler, fue uno de los fundadores de la Escuela de la Gestalt, una de las más influyentes teorías en la historia de la Psicología. Sus importantes trabajos científicos en Tenerife, sobre la inteligencia de los chimpancés y sobre el conocido concepto de insight, aparecen en todos los libros de historia de la Psicología, de pensamiento y de razonamiento del mundo. Pues bien, la Casa Amarilla, sede del centro, continúa hoy cayéndose y en ruinas ante la desidia y desinterés de los políticos portuenses. Y ello pese a los esfuerzos que durante muchos años llevó a cabo la Asociación W. Köhler con el objetivo de salvar el único lugar de Canarias donde ha sucedido algo de trascendencia internacional en toda la historia de la ciencia.

Esta asociación al menos consiguió que el Cabildo la declarara Bien de Interés Cultural con categoría de Sitio Histórico. Pero nos preguntamos, ¿y para qué ha servido? Todo sigue igual, pese a las llamadas por parte de eminentes y prestigiosos científicos de todo el mundo, como la primatóloga Jane Goodall, premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica, quien grabó un vídeo desde Tanzania afirmando que sería una tragedia que se perdiera la Casa Amarilla. En este sentido son más de treinta las universidades e institutos de investigación de todo el mundo los que han solicitado la salvación del inmueble, desde Australia hasta EEUU.

Igualmente, el equipo decanal de la Facultad de Psicología de la Universidad de La Laguna organizó hace unos años la reunión de la Conferencia Nacional de Decanos de España, propiciando que allí se firmara una declaración conjunta en la que se pedía la rehabilitación de la Casa Amarilla. Al anterior alcalde del Puerto de la Cruz, Marcos Brito, se le entregó el escrito y un dossier-propuesta sobre posibilidades de uso y rehabilitación de la casa: un museo de la Psicología y la Primatología y una sala para reuniones y congresos. Allí, se comprometió ante todos los decanos de Psicología de España a salvarla. Eso fue en 2003. Dejó su cargo en las pasadas elecciones y, como es natural, nada de nada: la casa sigue cayéndose. Sólo quedaría esperar que algo cambie al fin con la nueva alcaldía.

En definitiva, nos parece escandaloso el desinterés, la desidia y "el pasotismo" de nuestros políticos ante todo aquello que no genere beneficios electorales, esto es, ante la cultura y la ciencia; su inexistente preocupación ante la pérdida de lugares donde pasó algo interesante -y real- en la historia mundial y no donde se alberga un simple cuentito de fantasmas. Ese desinterés se manifiesta también en esa Televisión Canaria que llaman "la nuestra", en la que detestables programas del corazón y de ámbito paranormal copan las distintas franjas horarias casi en su totalidad. En la que la cultura de verdad brilla por su ausencia. Luego nos quedará volver a quejarnos del nivel cultural de nuestra tierra.

Carlos Javier Álvarez González
Profesor Titular de Psicología (ULL) y 37 firmas más, la mayoría profesores e investigadores de la ULL y otros centros

2 comentarios:

Manolo_elmas dijo...

Absolutamente patético.
Creo que el asunto se merece una Carta Abierta y una recogida de firmas. Me apunto el primero.

Anónimo dijo...

Tu te apuntas a un bombardeo manolito el mas.........REINONAAAAAAA!!!!!!!! jajajjajajajajjajaja. Vaya una panda de imbeciles y onanistas del pensamiento critico jajajajjajajaj