martes, febrero 22, 2011

Paco Padrón se encontró -o tropezó- con Luis Miravitlles

Revisando artículos antiguos del fallecido Francisco Padrón, presunto ufólogo y ocultista que pegó a todos los palos posibles del más allá, me encuentro con una divertida anécdota relacionada con el divulgador científico Luis Miravitlles. Al parecer, ambos coincidieron en una ocasión invitados en un programa de televisión de TV-2 en Barcelona, “La Nit Bruixa”, para hablar de cosas raras y muy misteriosas. Entre los invitados se encontraba también una grafóloga. Por la anécdota que cuenta Padrón, Miravitlles actuó cual Johnny Carson o Randi con el prestidigitador Geller. Veamos qué dice Padrón de la anécdota:

------------------------------------

También quiero destacar el hecho, para mí incalificable, por parte de un representante de la ciencia, en el programa de TV-2 “La Nit Bruixa”, en Barcelona. Después de mi intervención fue entrevistada una conocida grafóloga catalana, Rosita Torrens. A continuación Luis Miravitlles asumió el papel de inquisidor de la ciencia. Nada que argumentar en contra, pero sí en el momento en que dicho señor la [sic] entrega, en un papel, el registro de su firma para que Rosita haga un rápido estudio grafológico. Después Miravitlles, aclara que le había cambiado el papel por otro donde figuraba otra firma, concretamente la de la presentadora del programa. Estimo que aquello fue una burda representación, una farsa, una mentira, un acto indigno de un supuesto representante de la ciencia

Diario de Avisos (Santa Cruz de Tenerife), 13 de agosto de 1989.

------------------------------------

¿Inquisidor de la ciencia? Si esta estupidez les parece poco la de "supuesto representante de la ciencia" tampoco se queda atrás. Basta ver qué cuenta la Wikipedia de Luis Miravitlles. Supongo que a Padrón no se le ocurrió informarse del currículum de quien puso en evidencia a la grafóloga y a sus propias creencias, de paso.

Quizá valdría la pena rescatar ese programa de televisión en el que Miravitlles desenmascaró a la citada cuentista (porque eso fue lo que debió ocurrir, a tenor de la reacción indignada de Padrón). En mi opinión, se trató de una deliciosa manera de romper un más que probable escenario de autocomplacencia y de pavoneo acrítico en pro de las facultades psi y otros rumores la subcultura creyente. Seguramente a Miravitlles, para proceder de tal forma, no le hizo falta haber leído a James Randi, pero sí fue muestra de un interés por poner a prueba a la semi-bruja de la grafología y, potencialmente, a cualquiera que pretendiese tener facultades o poderes psi.

Para quienes no recuerden a Luis Miravitlles, aquí pego el único fragmento que se puede hallar en Youtube.

1 comentario:

Luis Alfonso Gámez dijo...

Luis Miravitlles era ¡grande, muy grande! Seducía al público.


No ha tenido sustituto. LLevamos décadas huérfanos de un divulgador científico de su talla. Lo que ahora hay da pena.

¡Ah, padrón era un zumbado si se lo creía y un timador si no se creía lo que contaba!