viernes, agosto 24, 2007

Abades en Enigmas

No, no es ningún título en clave, ni un mantram; se lo explico.

Es que, una vez alertado, acabo de comprar Enigmas (nº 141, agosto 2007), una revista de misterios juveniles llena de humor blanco, blanquito. No sé cuántos años hacía que no compraba uno de sus números, creo que desde junio de 1996, cuando publiqué un artículo con el que continué la demolición del famoso caso de 5 de marzo de 1979, el torpemente llamado "ovni de Canarias" (los de la revista le acabaron poniendo este título: Canarias, 5 de marzo de 1979: el "ovni" de la discordia). Digo que continué la demolición porque ésta ya había sido iniciada en 1992 por Manuel Borraz Aymerich en su ensayo Los gigantes de Gáldar y los avistamientos canarios, donde este caso de Gáldar -otro que tal baila- y sus cuatro hermanos iniciaron la pendiente descendente que conduce desde el sensacionalismo y la descarada fabricación mediática a la racionalidad y la placentera aclaración de todo aquello que los mercaderes de lo oculto venden como misterios misteriófilos (iba a decir misteriosones, pero de esa palabra ya tiene Mauricio el copirrai).

¿Que por qué, después de tantos años, he comprado el Diez minutos del misterio? Pues porque Benito Manuel Carballal ha publicado un artículo en el que cita el caso Abades (mal, pero lo cita), un suceso aún no explicado que tuvo lugar el 9 de julio de 1992 en esta zona costera del municipio de Arico, a medio camino del sur de Tenerife. La referencia al caso Abades aparece separada del cuerpo del artículo -una cosa sobre ovnis, Guardias Civiles y los demonios particulares del gallego, los escépticos- pero la ilustración que lo abre reproduce documentos relacionados con el caso Abades. Esta errata ocurre cuando los maquetadores hacen lo que les sale de la entrepierna, porque supongo que no será culpa del autor, ¿no? Además, el pie de foto de esta ilustración contiene una errata aún más grave, tanto que apesta a sensacionalismo:

Bajo estas líneas, diferentes documentos pertenecientes a estamentos militares referentes a avistamientos OVNI ocurridos en la isla de Tenerife.

¿Quién te contó esta mentira? Bueno, no creo que te la hayas tragado; de hecho, es facilísimo comprobar que no se trata de documentos pertenecientes a estamentos militares, sino civiles: basta con mirar el membrete que los encabeza, que es visible incluso en el montaje fotográfico de papelitos con bolígrafo encima totalmente profesional que te cagas. Se trata de una carta que recibió el autor de este blog del Gobernador Civil de la provincia de Santa Cruz de Tenerife fechada el 18 de septiembre de 1992 y del parte de novedades del día del suceso del Aeropuerto del Sur-Reina Sofía. ¿Documentos militares? ¡¡Guauuuuu, me excito con lo militar...!!

¿Cómo llegaron esos documentos a manos del autor enigmático? Les aclararé el misterio: hará unos 10 años -o más- David Heylen Campos, un aficionado local a las cosas raras por decreto comercial, me pidió copia de esos papeles, porque estaba interesado en investigar de nuevo Abades. Yo -ingenuo de mí- se los proporcioné, con la esperanza de que aclarara lo que yo no había podido aclarar, pero aún estoy esperando alguna comunicación por su parte. ¿Hiciste algo, David? ¿Te diste el gusto de aclarar, explicar, demoler, destripar el misterio y te mantienes en silencio? ¿O te dedicaste a perseguir al yeti, al chupacabras y a otros seres que viven en la imaginación de los "critpo"-zoológos? ¡Venga, comparte con todo el mundo tu satisfacción, la alegría de haber derribado un presunto enigma! Ya sé que da más gusto lograr la resolución cuando el pretendido misterio es una desvergonzada chorrada creada por el cerebrito de algún chupatintas del misterio, y en este caso no se trata de tal, sino de un llamativo conjunto de observaciones y relatos ajenos a la fabricación mediática que divulgó la prensa generalista en su momento; pero, aún así, supongo que anhelarás hallar una explicación total, contundente y satisfactoria a un misterio, como es natural en toda mente que muestra cierta educación intelectual.

Pues eso, que le pasé una copia de la carta del gobernador civil y del parte del aeropuerto a David Heylen y hasta luego, Lucas. No volví a saber de él. Pero habría apostado un riñón, por no apostar una gónada, que algún día lo habría visto reproducido en lugar inapropiado. Helo aquí, quiero decir allí, en Enigmas... De todas formas, si Heylen, a través de algún intermediario alternativo-enigmático, no facilitó copias de esos documentos a Carballal bien podría tratarse de simples fotocopias ampliadas, pues ambos documentos fueron publicados por mí y por Vicente-Juan Ballester Olmos en un artículo de la desaparecida Espacio y Tiempo, El caso de avión estrellado que nadie reclamó, en octubre de 1994. Por supuesto, Carballal no cita ni de casualidad este artículo, que no es una nota de tres líneas, sino una encuesta en profundidad que ocupa seis páginas de la revista. Veamos que cuenta Carballal ahora sobre Abades.

... uno de los casos más inquietantes de la historia ufológica.

Bueno, esto es pasarse siete pueblos: ¡si no hubo marcianos, ni aterrizaje, ni huellas, ni skins, ni guardias civiles aporreando ufólogos...! Y tampoco ha hecho correr ríos de tinta: lo que publicó la prensa en su momento y mi artículo con Ballester, y poco más hasta antes de ayer, así que no saquemos las cosas de quicio, ni desbarremos...

Y esos ríos de tinta sí han corrido con algunos casos canarios, no casi todos, como dices. Los ríos de tinta han corrido con el 22/6/76 y el 5/3/79, y poco más. El resto, alucinaciones sabatinas y dominicales; y poco más, repito. Yo no me prodigo mucho, al margen de las cosillas de este blog, normalmente recordatorios; prefiero cocinar a fuego lento y machacar las cosas bien. En el futuro, a lo mejor, meto otra marcha.

¿Documentación oficial? ¿Los documentos que reproduces son "documentación oficial"? Buah... Sí, en tu poder obran desde hace días (sic). Y en el mío desde hace 15 años.

¿Avión en llamas?; ¿qué avión en llamas?, ¿quién dijo que había visto un avión en llamas?; ¿no habrás dado por buena la creativa ilustración que se sacó de la manga la revista en la primera página de mi artículo, verdad? Porque en la información que recogí de primera mano en la 151ª Comandancia de la Guardia Civil en Ofra (Santa Cruz de Tenerife) con mi chaleco multibolsillos, mi cámara de fotos en ristre, mi grabadora, mi bloc de notas y mi boli de cuatro colores (según el ultra-método-paracientífico de Pedro Amorós) en el informe elaborado por la Guardia Civil no hay ninguna referencia a un avión en llamas. Los testigos solo hablaron de una avioneta o avión descendiendo, y otro de algo muy parecido a un avión sobre la superficie del mar. Nada de avión en llamas. ¿Dónde están los testigos que vieron "llamas"?

Pues eso, otra hinbestigasión campestre más al bote...

Ah, por cierto, si ustedes desean desperdiciar el dinero como lo he hecho yo y compran este número de Enigmas verán que la nota dedicada al caso Abades viene acompañada de una bonita foto. Esa foto no pertenece a Abades, sino a la carretera que asciende al Parque Nacional de Teide. Pero, ¿a que queda mona para acompañar una pedestre nota sobre algo ocurrido en Tenerife?; además, ya saben ustedes, ¿no?, aquello de la "magia de Canarias" y otras magufadas y gilipolleces de vergüenza ajena...

Como cité más arriba, sobre el caso de Abades publiqué, junto con Vicente-Juan Ballester Olmos, un amplio artículo en Espacio y Tiempo en su número de octubre de 1994. Como en cualquier momento lo reproduciré en este blog o en cualquier otro lugar que me parezca oportuno, no entro en más detalles. Desgraciadamente, las conclusiones de ese artículo son, de momento, aún válidas, es decir, no ha sido posible disolver el misterio, licuar su extrañeza, pulverizar las incógnitas, que es algo muy sano y recomendable. Pero todo se andará.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

No sé cómo tienes cojones de comprar Enigma: es una revista llena de material basura para inocentes o estúpidos. Es una pérdida de tiempo leerla. Creo que este artículo es una forma indirecta de publicidad. ¿Pagada? No lo sé.

Iván dijo...

¿Este anonimo tiene un minimo de lectura comprensiva?, ¿se ha leido el articulo aunque sea de manera indirecta? lo dudo, ¿es simplemente un follonero per se? apostaria que si.

Anónimo dijo...

Seguro que el David Heynecken ese le dijo al Carballal que los documentos los había conseguido él.jajajjajajja
Estos magufos es que se desprestigian solos y se tiran piedras contra su propio tejado. ¿Es qué no saben lo que es una hemeroteca?
jajajjajaja

Anónimo dijo...

David Heineken???...Juaasss...que bueno!

Anónimo dijo...

Oye Ricardo, parece que Juanca se mete contigo en su blog. No aprende este magufo

David H. dijo...

Hola Ricardo! No sabes cuánto me alegra que por fin me cites en tu Blog, es como salir del anonimato y ver que sigues mis trabajos. Paso a responderte muy brevemente pues valoro mi tiempo.

Primero decirte que no conozco al Sr. Carballal (creo que habré hablado con el una vez por teléfono, pero poco más). Cierto es que me diste esos documentos, y aun los guardo, jamás han salido de mi casa.

Esto lo podías haber sabido solo con enviarme un correo (vamos que si obtuviste esos papeles del Gobierno, conseguir mi email, seria pan comido) y preguntarme si he facilitado esos papeles a Carballal, pero ese no es tu estilo, primero tiras la piedra con insultos y luego especulas (ya que ni siquiera preguntas). En fin cada uno es como es.

En cuanto al caso Abades, solo decirte que sí, que investigue y que no di con solución alguna, solo dos cosas curiosas, una que los testigos (tengo sus grabaciones) me dijeron que te presentaste ante ellos como estudiante de la Universidad y que estabas haciendo una Tesis sobre ovnis o algo así ¿?¿? pero no les dijiste que pensabas publicar un artículo en una revista de misterio (imagino que ese dinerillo que pillaste de ese artículo lo habrás donado a alguna ONG, sino faltarías a tu propio criterio).
Y dos me resulto curioso que nadie me confirmara que vio CAER el supuesto avión (algo que das por hecho en tu articulo creo recordar) al contrario, los testigos (salvo el venezolano creo que era) solo lo vieron sobre el agua.
En fin Don Ricardo, un saludo para Vd. y sus amigos con mis máximos respetos (que yo si los tengo) de David Heylen o Heynecken (como les venga en gana que no me importa oiga).

Ricardo Campo Pérez dijo...

David H. dijo...

Hola Ricardo! No sabes cuánto me alegra que por fin me cites en tu Blog, es como salir del anonimato y ver que sigues mis trabajos. Paso a responderte muy brevemente pues valoro mi tiempo.


- Hombre, después de 10 ó 12 años vienes a dar señales de vida...
Me parece estupendo que te alegres. Sé que mi blog es de lectura obligada entre los aficionados canarios. Ya estás bautizado.

Primero decirte que no conozco al Sr. Carballal (creo que habré hablado con el una vez por teléfono, pero poco más).


- Bueno, en realidad esto carece de importancia.

Cierto es que me diste esos documentos, y aun los guardo, jamás han salido de mi casa.
Esto lo podías haber sabido solo con enviarme un correo (vamos que si obtuviste esos papeles del Gobierno,


- Me parece que has visto demasiadas películas de espías. Como expliqué en la entrada, yo obtuve esos papeles (una carta) del Gobierno Civil y de un aeropuerto civil (un simple parte de novedades), no de los hombres de negro o del antiguo CNI

conseguir mi email, seria pan comido)


- Por tanto, decir que conseguir tu correo electrónico sería pan comido en comparación con lo anterior es una chorradita que no viene a cuento. ¿Acaso te crees que yo obtengo cosas secretas secretísimas y acojonantes de algún gobierno? Espero que no hayas pensado nunca semejante tontería paranormal.

y preguntarme si he facilitado esos papeles a Carballal,


- Ah, ¿pero es que ahora tenía que ponerme yo en contacto contigo? ¿No tendrías que haberte puesto en contacto tú conmigo hace muchos años para comentarme lo que hubieses averiguado en Abades? ¿No te pasé yo copia de esos papeles?

pero ese no es tu estilo, primero tiras la piedra con insultos y luego especulas (ya que ni siquiera preguntas). En fin cada uno es como es.


- ¿Insultos? ¿Dónde están? Yo no los veo. ¿Tiro la piedra? ¿Qué piedra? ¿La piedra de citarte explícitamente en Internet después de 10 ó 12 años porque tú no fuiste capaz de ponerte en contacto conmigo? Yo no tengo miedo a citarte, ni a ti ni a nadie. ¿Esto es lo que tu llamas "tirar la piedra", frase hecha que suele ir acompañada de "esconder la mano"? ¿Lo dices por eso? Como ves, yo no escondo la mano a la tirada de esa supuesta "piedra"... Lo que digo en la entrada respecto a ti era una posibilidad más.

Pues eso. Te paso unos documentos porque querías investigar, o 'hinbestigar', no lo sé, y el silencio por respuesta. Durante una década. En fin, cada uno es como es.

En cuanto al caso Abades, solo decirte que sí, que investigue y que no di con solución alguna, solo dos cosas curiosas, una que los testigos (tengo sus grabaciones)


- Yo también grabé lo que me dijeron.

me dijeron que te presentaste ante ellos como estudiante de la Universidad y que estabas haciendo una Tesis sobre ovnis o algo así ¿?¿?


- Pues seguramente me presenté como estudiante de la ULL. Lo era entonces. ¿Y...? Lo que no pude decir es que estuviera haciendo una tesis sobre ovnis, porque no la estaba haciendo en aquel momento (mi tesis, ahora, versa sobre muchas otras cosas al margen de los ovnis). ¿Ves?, no hay que fiarse de todo lo que le cuentan a uno los testigos, ya sea de ovnis, del chupacabras, de Nessi o de inventos semejantes.

pero no les dijiste que pensabas publicar un artículo en una revista de misterio


- Yo no sabía entonces dónde iba a publicar un hipotético artículo sobre Abades. ¿Es que todo investigador tiene obligación de decirle a los sujetos investigados (sus relatos y testimonios, en este caso) dónde va a publicar algo, si es esa su intención, en primer lugar? ¿Quién le obliga?

Por cierto, me alegra que le preguntaras a los testigos de Abades por mí: así habrás comprobado que yo no amenazo a los testigos, como algún magufazo cobarde sinvergüenza aseguró años atrás.

(imagino que ese dinerillo que pillaste de ese artículo lo habrás donado a alguna ONG, sino faltarías a tu propio criterio).


- A mí me parece que de mi criterio no tienes ni repajolera idea. Con ese dinerillo no recuerdo lo que hice, pero no lo doné a ninguna ONG. Posiblemente compré material escéptico, libros, revistas... ¿Cuándo he expresado algún "criterio" en ese sentido? Lo que me alegra es haberle sacado un dinerillo a esas revistas salsarosistas del misterio, je, je...

Y dos me resulto curioso que nadie me confirmara que vio CAER el supuesto avión (algo que das por hecho en tu articulo creo recordar) al contrario, los testigos (salvo el venezolano creo que era) solo lo vieron sobre el agua.


- Pues debe ser que no hablaste con los jóvenes que estaban acampados en la playa. Sus nombres aparecen en la prensa. Yo no me invento las cosas.

En fin Don Ricardo, un saludo para Vd. y sus amigos con mis máximos respetos (que yo si los tengo) de David Heylen o Heynecken (como les venga en gana que no me importa oiga).


- Esos no son mis amigos, porque son anónimos, y no me gustan los jueguecitos con los nombres o apellidos, así que usted es Heylen, aquí y en la Luna, y así le seguiré llamando cada vez que tenga que citarle o replicarle.

Skin dijo...

..........y yo D. Ricardo sin hacer alarde de trascendencia mayor, me cago en su venerable y anciana madre. Quede con Dios

Ricardo Campo Pérez dijo...

Gracias, magufo "skin", no esperaba menos de ti, juaaaaaaa, juaaaaaaa, juaaaaaaa, ja, ja, ja, jo, jo, jo, jo, ja, ja, ja, ja, ja, je, je, je...

Anónimo dijo...

Pasaba por aquí y me dije, "voy a mandar a tomar pol'culo al gordo gafotas". Pues eso

Ricardo Campo Pérez dijo...

Uyyyyyy, qué dolidos están estos magufos, juaaaaaaa, juaaaaaaa, juaaaaaaaa, ja, ja, ja, ja, ja, jo, jo, jo, jo, je, je, ja, ja, ja, ja...

Anónimo dijo...

¿No eres un poco infantil con estos ultimos comentarios de "jijijis" y "jajajas"?
No se si infantil es el adjetivo adecuado. La verdad es que me imagino que es lo que tiene que pasar por la cabeza de alguien que dedica tanto tiempo a escribir "jas", "jos" y "jis" separados por "comas" y no me imagino nada bueno.