miércoles, agosto 01, 2007

Medicina ¿natural?

La última semana del mes pasado se celebró en Tenerife un congreso sobre Medicina y Salud Natural (sic). ¿Es que la penicilina sintetizada en laboratorio no es natural? ¿Y el calcio añadido a la leche sintetizado en laboratorio tampoco lo es? El uso del término natural es bastante tramposo en estos círculos; vende producto apoyándose en el desconocimiento del consumidor. Una decena larga de profesores de la Universidad de La Laguna (ULL) enviaron a los medios de comunicación una carta criticando algunos conceptos utilizados por los organizadores. La reproduzco a continuación, pero también la pueden ver

en este enlace del Gabinete de Prensa de la ULL ,

en Tenerife Hoy

y en La Opinión de Tenerife

En esta nota se nos dice que todo es cojonudo, que el número de Avogadro se tendrá en cuenta, y que las energías sutiles y mesmerianas serán medidas con toda rigurosidad. Me quedo más contento.

-----------------------

El próximo lunes, 23 de julio de 2007, arrancará en La Laguna el Primer Congreso de Medicina y Salud Natural, organizado bajo los auspicios de diversas instituciones públicas, entre las que destacan el Cabildo Insular de Tenerife y la Universidad de La Laguna. Su objetivo, según destacan en la página oficial, no es otro que tratar sobre las principales terapias complementarias, desde terapias occidentales como la Homeopatía y la Osteopatía, a medicinas ancestrales como Ayurveda de la India, Medicina Tradicional China y Shiatsu desde Japón, con los objetivos de favorecer la adquisición de una visión general en las diferentes terapias médicas no convencionales, su evolución histórica, estado actual y perspectivas de futuro; obtener conocimientos en aspectos científicos y socioculturales relacionados con la salud y las terapias; promover un espíritu de colaboración entre profesionales e investigadores, con el objetivo de mejorar la salud de la población.

El congreso, por lo que parece, intenta establecer nexos de unión y colaboración entre una serie de terapias alternativas, englobadas todas ellas bajo el siempre socorrido cuño del carácter “natural”. Entre el grupo de ponentes hay destacados nombres vinculados a la investigación y a la docencia en la Universidad de La Laguna, con una trayectoria intachable. Precisamente por esto, y por contar con la bendición de una de las dos instituciones académicas superiores del archipiélago, es por lo que resulta preocupante que bajo el paraguas que dan éstas y aquéllos se sitúen una serie de pretendidas terapias que sólo pueden ser etiquetadas como pseudomedicinas.

El congreso pretende facilitar la obtención de conocimientos científicos vinculados a la salud, pero se da la paradoja de que ninguna de las terapias mentadas ha conseguido aportar pruebas fiables de su eficacia mediante el empleo del método científico.

En el caso de la terapia occidental más popular, la homeopatía, en agosto de 2005, la revista médica The Lancet publicó un profundo metaestudio de numerosas pruebas clínicas a las que se han sometido las terapias homeopáticas, determinando de manera clara que la homeopatía no tiene una eficacia superior a la de cualquier placebo. Los practicantes de esta terapia no han aportado investigaciones, hallazgos, descubrimientos ni terapias originales, niegan de forma dogmática la existencia de organismos patógenos microscópicos, como serían las bacterias y virus, además de realizar afirmaciones sobre el "espíritu curativo" de ciertas sustancias que no ha conseguido probar. Igualmente, niegan los conocimientos que tenemos sobre la química al enseñar que los efectos de una sustancia son mayores, cuanto menor sea su cantidad, cuando es fácilmente demostrable que en el mundo real los efectos son mayores a mayor cantidad. La doctrina homeopática contradice buena parte de los conocimientos que nos han aportado disciplinas como la física, la química, la biología o la medicina (la medicina real), conocimientos que han supuesto una gran mejora de la salud y el bienestar de los ciudadanos. Lo que acontece con esta pseudoterapia puede hacerse extensivo a cualquiera de las mencionadas en el programa del congreso.

Más allá de la tradicional (y falaz) distinción entre medicina “oficial” y medicinas “alternativas”, la filosofía del evento parece incidir en el ámbito de la complementariedad, sobre la base de que las segundas son una buena herramienta para afianzar la eficacia de la primera, idea ésta que choca con el problema ya citado: no han logrado demostrar su eficacia en condiciones objetivas. Como se preguntara Alfonso López Borgoñoz, respecto del polémico decreto catalán sobre medicinas alternativas, ¿cómo puede ser beneficioso para las instituciones sanitarias coger bajo su manto unas prácticas ineficaces? ¿No será más bien un grave riesgo para la salud pública el proporcionar autoridad a una serie de personas poco preparadas que usan una serie de técnicas terapéuticas que jamás han demostrado que sirvan para nada?

Lo que importa a la salud pública, en realidad, es que hay terapias que curan y terapias que no curan. No hay terapias oficiales y alternativas. Y todas las que se demuestra que curan son siempre incorporadas por la medicina que se ha dado en llamar oficial. Y sólo se sabe si unas curan de verdad o no lo hacen, mediante el cumplimiento de las mismas de una serie de protocolos y mediante la comprobación de su eficacia mediante una serie de ensayos clínicos controlados que se trata que sean lo más objetivos posibles. Lo que será del mayor interés social no será tanto el defender un tipo de medicina en sí u otra, o situarlas –como se plantea en el congreso- en una armónica relación colaboradora, sino potenciar tan sólo aquellas terapias que hayan podido demostrar de forma clara que realmente proporcionan beneficios para la salud pública, más allá de la fe de los que las ejercen o de los que las reciben, o de sus comentarios particulares, sin relevancia estadística.

No nos negamos a las novedades. La ciencia es eso, novedad continua. No nos negamos a nuevas terapias curativas, la medicina basada en la ciencia es eso continuamente. No se trata de defender privilegios ni de defender ningún tipo de medicina en concreto, sino sólo la que su uso esté acreditado que cura, y por acreditado nos referimos a estudios realizados en las condiciones debidas y que sean contrastables por otros equipos de investigación. De hecho, como ya hemos dicho, se debe pensar que la medicina actual ‘oficial’, se basa en la búsqueda y demostración continua de mejores terapias, de fármacos con más posibilidades de actuación. No es un conocimiento estancado, fosilizado, como el de las terapias alternativas que se enumeran en el programa del congreso. Criterios como la antigüedad de una terapia o la autoridad moral de quien primero la hizo servir, es una práctica felizmente retirada de la praxis médica en muchos países desde hace mucho tiempo, lo cual ha significado un notable crecimiento en la mejora de la calidad de vida de miles de millones de persona de forma objetiva y demostrable, así como un incremento notable en la esperanza de vida de la población de la mayor parte de países.

Por todo ello, manifestamos nuestra sincera preocupación por el hecho de que, bajo el paraguas institucional y junto a los representantes de la ciencia, se sitúen actividades que contradicen formalmente los principios que rigen lo primero (destacando sobremanera el interés social) y frontalmente los métodos y resultados obtenidos, propios de la segunda. No existen medicinas oficiales y alternativas, sólo una, la que cura. Y, como se ha dicho tantas veces, su única alternativa es una medicina mejor.

17 comentarios:

Roberto el mexicano dijo...

Lo cómico es que la naturaleza en el 99% de los casos solo conoce una “medicina natural”: La eutanasia

Anónimo dijo...

listas a los paneles de discusión.
Sobre la homeopatía les recuerdo que en
http://ar.geocities.com/homeolancet

se puede acceder al aRtículo de la revista The Lancet original y a su traducción al español.

CARLOS Q.

WWW.INMDIGOREAL.BLOGSPOT.COM

Anónimo dijo...

Ojalá que vayan racionalistas a los paneles de discusión.

Sobre la homeopatía les recuerdo que en
http://ar.geocities.com/homeolancet

se puede acceder al aRtículo de la revista The Lancet original y a su traducción al español.

CARLOS Q.

WWW.INDIGOREAL.BLOGSPOT.COM

Anónimo dijo...

Acabo de ver el siguiente documental, y me ha puesto de mal humor, de hecho ya desde el principio empieza a mosquear, pero me gustaría que en esta u otra página escéptica se hiciera una crítica de él:

http://stage6.divx.com/user/mariwano/video/1462421/Los-secretos-ocultos-del-agua

Anónimo dijo...

La dirección del vídeo que he puesto más arriba ha quedado cortada y le falta lo siguiente:

/Los-secretos-ocultos-del-agua

skizo dijo...

No consigo ver tu video "anonimo", pero si supongo lo que supongo que és(una defensa a ultranza de la homeopatia), respondo con este documental que subí yo mismo a youtube(dividido en 5 partes):

http://www.youtube.com/watch?v=ODyqe4gz7qM

http://www.youtube.com/watch?v=568PRXSA-8E

http://www.youtube.com/watch?v=zjHUqR9eVRE

http://www.youtube.com/watch?v=JNljXvzoTCg

http://www.youtube.com/watch?v=OlVrDGz3hj0

Miradlo, porque esta muuuy pero que muy bien.

Saludos a todos.

Anónimo dijo...

La dirección es:

http://stage6.divx.com/user/mariwano/video/1462421
/Los-secretos-ocultos-del-agua

tal cual sin espacios.

Y no defiende la homeopatía en especial, es un batiburrillo de inconsistecias, chorradas, artilugios milagrosos que no se molestan en explicar porque funcionan y porque ese artilugio y no otro funciona. Todo rodeado de un halo de misterio y de imposibilidad de ser explicado científicamente. Lo grave es que inducen a pensar que todas esas "magias" funcionan. Y si esas chorradas se creen ciertas, se allana el camino a otras chorradas iguales o peores.
Por cierto en la misma página hay otros documentales que parecen igual de infumables y encima, en algunos aparece uno de los "dibulgadores" que más tirria me dan: Eduard Punset. Alguien debería decir de una vez que ese tío no tiene ni puta idea de lo que habla y ni siquiera lo parece.

Anónimo dijo...

Hola Ricardo,

Soy Helena de la Cope. Queremos entrevistarte para que nos comentes tus ideas sobre los ovnis que plasmas en tu libro "Ovnis, vaya timo". Nos hemos puesto en contacto con tu editorial pero está todo el mundo de vacaciones y nos nos han podido facilitar tu teléfono. pOr favor, ponte en contacto con nosotros en el teléfono 93 270 37 37. Pregunta por mí o por mi compañero Jordi.
Muchas gracias y hasta pronto.

Anónimo dijo...

Ricardo,

Sólo decirte que en la COPE se han dicho tonterías (entre infinidad de ellas) del calibre de que se ha demostrado matemáticamente la existencia de Diós y que la evolución es mentira. A esta gente lo único que les preocupa es que los gurús de las religiones de culto a los extraterrestres capten a sus fieles católicos y les hagan creer cosas tan "heréticas" como que Jesucristo era extraterrestre o que la vida en la tierra la crearon o la sembraron alienígenas.

Tú mismo.

Parsley (el del comentario sobre el documental pro aguas milagrosas)

Anónimo dijo...

Muy interesante el documental skizo, me ha ayudado a aportar mi grano de arena en la lucha contra el fraude escribiendo aquí:

http://www.portalesmedicos.com/
foros_debate_medicina_salud/
showthreaded.php?Cat=&Number=
30808&page=0&view=expanded&sb=
5&o=&fpart=1

(todo junto y sin espacios)

Parsley

Anónimo dijo...

Aunque lo verdaderamente abrumador es la ingente cantidad de frentes que tenemos abiertos. Mirad por ejemplo este triste caso:

http://www.portalesmedicos.com/
foros_debate_medicina_salud/
showthreaded.php?Cat=&Number=
30809&page=0&view=expanded&sb=
5&o=&vc=1

Pero lo importante es no desfallecer.

Parsley

Anónimo dijo...

Solo decirles que espero que a algunos de ustedes que escupen falacias sobre cuestiones que no conocen y se ve que no se han documentado para hablar de ellas, no tengan que usar nunca alguna terapia como es la Homeopatía, Osteopatía u otras técnicas médicas por no encontrar el remedio en la Medicina Oficial.

Hace años que me dedico a la formación en Homeopatía para médicos y no médicos, a la formación en Osteopatía para médicos y no médicos y a la clínica diaria con mis pacientes que la gran mayoría "por desgracia", vienen desesperados por no encontrar soluciones. Yo no creo que la Medicina Oficial no sirva para nada, pienso que debe de estar y que debe de aplicarse a aquel que la necesite, pero también creo que la Medicina Natural debería de tener una cabida social como se debiera. Por otro lado, decir que hay países en donde la Medicina Natural tiene cabida en lo social y en lo oficial; por que no se preguntan ustedes una cosa. ¿qué estos países son tercermundistas o están atrasados, o no saben nada?, estamos hablando de Inglaterra en donde la Osteopatía es una licenciatura equiparable casi como en Medicina, Francia con la Homeopatía, EEUU con la Osteopatía, China, con La Medicina Tradicional. Sinceramente creo que están equivocados o han esntrado ustedesn dentro de los intereses de algunos cuantos que son los que mueven los hilos.

Al señor que ha escrito el artículo le diría que las sustancias que se sintetizan en el laboratorio como el ácido ascórbico, el ácido hialurónico etc, efectivamente SON SINTÉTICOS "NO NATURALES", como va a comparar usted un producto como la acerola con un producto fabricado bajo unas pautas farmacológicas, como compara usted el ácido hialurónico de las crestas de los gallos con el que se fabrica a toneladas en los laboratorios y que dicho sea de paso no tiene ni la mitad de efectividad que el anteriormente citado.

Hablar no cuesta nada, y hablar sin que nadie te oiga aún cuesta menos. Creo que se deberían documentar mejor antes de hacerlo. Hay muchas pruebas científicas y no científicas que se enmarcan en el empirismo y en el efecto que se produce en muchos pacientes los resultados de la Medicina Natural. Pero hay que decir también que hasta hace poco siempre se han valido de la ignorancia de unos para establecer confusión en muchos. Pero creo que está llegando a su fin y pronto los que tienen intereses y los ciegos anómicos verán como la sociedad será la que pedirá que exista en su Régimen General las Terapias Naturales.

Fíjense que no me esperaba ver al Reiki dentro de un hospital como es el Ramón y Cajal de Madrid. Me refiero a que ubicaba al Reiki como una terapia que costaría introducirse en la sociedad, pero me parece genial si ello ayuda a que los pacientes se encuentren mejor. Hace dos años estuve dando una conferencia en Argentina y una de las compañeras ponentes era una terapeuta en Reiki procedente de Puerto Rico, que por cierto otro país de inútiles según algunos de ustedes, por que allí la Medicina Natural es Oficial. La historia es que me comentó que se encontraba trabajando a nivel Hospitalario con el Reiki con pacientes terminales y me comentó lo que hacía, y la verdad es que me sorprendió bastante. Mira por donde ahora es en España.
http://gabrieljaraba.typepad.com/gabriel_jaraba_periodista/2007/11/reiki-en-el-hos.html

Espero haber aclarado algo a los lectores. Creo que debía de hacerlo.
Saludos a todos.

Anónimo dijo...

Estmiados amigos, no quiero hacer ningún comentario ofensivo hacia nadie, aunque observo con estupor que es la tónica de este blog. Se puede creer o no en lo que sea, pero descalificar con una inquina inexplicable carece de sentido.Dígale a los Médicos Cirjanos y Homeópatas, que esudian en la universidad autónoma de México, durante 7 años de carrera 1 de residencia, en el Hospital nacional homeopático, y tres o cuatro más de especialidad, que son unos brujos sin formación. o paséesa por las facultades de medicina tradicional china de Beijing, y sus hospitales, y mire a ver si se mueren más o menos que en España. No vale la pena dar argumentos a quein sin saber por qué porta la espada del fundamentalismo y la intolerancia.
No pasa nada. Si algún día necesita salir corriendo de alguna consulta médica, quizá encuentre a un homeópata que pueda a yudarle. Me despido pidiendo disculpas por mi mala redacción, y alguna falta de ortografía, pero es que soy disléxico y no hay manera, hasta el punto de que aunque me gustaban las letras no me quedó más remedio, que estudiar ciencias físicas, que eran más permisivos.
La curiosidad, la ilusión y la fé en las cosas que aún no están, es lo que alimenta el método científico. Por cierto el Lancet no es la bíblia, y para tu información está financiado por fundamentalistas, cuyo único objetivo es sensacionalismo científico. No descalifiques, se puede dar opinión sin insultar, es más bonito y convence .
Un saludo.

Anónimo dijo...

Daré la Bienvenida a las terapias alternativas al Sintema social, yo que somos miles de usuarios que estamos encantados con ellas, yo personalmente , a nivel remedios, no quiero otra. Me da igual que pase o no esas pruebas, lo que si se que pasan, son las pruebas de curación que es lo importante. Reconozco que la tradicional ha hecho muchísimo por el hombre pero sus remedios no son tan eficaces aunque se escuden en la ciencia. Sus remedios suelen actuar coma la macilla en los agujeros de la madera, los tapa, pero saldrán por otro lugar y más grande.

Anónimo dijo...

ánonimo dijo...
Que me he quedado atónito cuando he leído este artículo donde se dice que la Homeopatía no es científica, que ni siquiera hay pruebas científicas, pues si que las hay hechas con ratas, pero el hecho que no se hagan en este país no quiere decir que no las hayan, (vaya usted a México a la Universidad de Medicina y compruébelo), primero dice usted que es un placebo y luego se contradice diciendo: ¿No será más bien un grave riesgo para la salud pública?¿No cree usted que la química es más nociva para los humanos , que una formula infinitesimal, matemática hecha a base de plantas o minerales de forma natural?
¿Que más da que los gobiernos de algunas naciones en el que se incluye la nuestra, no lo quieran oficializar, (precisamente por la presión del Colectivo Médico). Aqui lo importante es que la Homeopatía cura, (lo hemos comprobado con nuestros hijos y amigos),pues no es supuestamente un supresor de síntomas, sino que va a la causa y elimina la enfermedad.
¿Sabe usted porque no puede ser un placebo?,pues porque ha curado a muchos bebés, (y ellos no entienden de placebo) y en tal caso si usted piensa que es un placebo, no hay peligro para la ciudadanía, y si usted piensa que es mágica, pues muy bien, allá usted con sus pensamientos, pero aquí lo importante es que no haya enfermedades, "la salud es el tesoro más preciado que tenemos" ¿ o no está usted deacuerdo?. Le recuerdo que estamos en un Estado Libre de Derecho donde cada cual va donde quiere buscando siempre el bienestar suyo y el de su familia.
Dice también que no trata de defender a ninguna medicina en concreto; amigo se le ve el plumero. No será que los pacientes eligen ellos solitos donde quieren ir y ustedes ya no los convencen con sus calmantes que creo "son pan para hoy y hambre para mañana", tratando al cuerpo por partes, en vez de un todo como se debería y como hace La Homeopatía.
Como usted bien sabe para que algo sea cientifico debe ser demostrado y contrastado empiricamente, pero como quiere que se demuestre si cada vez que se intenta como es ahora en esta ocasión algunos como es su caso la despotrican e intentan convencer a las instituciones para que sólo prevalezca la alopatía. Yo creo que va siendo hora de comer y dejar comer, porque al final los que no dejan comer ellos mismos al final tienen que acudir a un consultorio homeopatico, señores les recomiendo que nunca digan "de esta agua no beberé", porque nunca se sabe las vueltas de este bendito Mundo. hay otras alternativas que no son la medicina oficial, que deberían interactuar en hospitales de nuestro país como están en Alemania, Francia, EE.UU.,Inglaterra, Noruega, etc, etc. ¿Que pasa en nuestro país?, ¡calla! no me lo digas, "Que España es diferente", y la hipocresía está presente en estos casos, porque un colectivo insta al gobierno en decir poco más o menos que somos unos ignorantes, que no sabemos nada y que seguramente nos regalan las diplomaturas, pues no es así, la realidad es bien diferente, si que estudiamos y mucho, todas las materias necesarias para llevarlas a cabo. Conozco a muchos médicos-homeópatas titulados que sólo mandan Homeopatía a sus pacientes obteniendo unos resultados óptimos y satisfactorios, y sabe una cosa, le han dado clases un homeopata-no médico, ¿Como lo ve?. Además conozco el caso de un catedrático en medicina que enfermó, y han tenido que acudir a la Homeopatía para curarse, porque la Medicina Oficial no tenía solución para él.
Y por último decirle que cualquiera de nosotros podriamos estudiar medicina, ¿porqué no?,pero como no estamos deacuerdo con sus principios hemos elegido la Homeopatía, ¿Y cual es el problema?
Da la ligera mpresión de que algunas personas tienen un pataleo con los títulos o no títulos, que es que ya se convierten en una verdadera obsesión, porque digo yo que preocuparse por un placebillo que a nadie le puede hacer daño es ya diría yo hasta "un complejo de superioridad". Así es compañero sabe lo que le digo "que el respeto es muy bonito"
un saludo.

Anónimo dijo...

Tenemos la obligación moral,los que nos dedicamos a las terapias alternativas,a seguir luchando para cambiar conciencias con respecto a la médicina; sin entrar en conflictos estúpidos,que sólo nos lleva a errores y prejuicios.Siendo solamente el paciente el perjudicado por carecer de información de dichas técnicas terapeuticas.Creo firmemente que el ser humano tiene el poder de poder elejir, pues que eliga libremente, la forma con la que desea sanarse.

Anónimo dijo...

Lo que ha publicado este señor, es mas de lo mismo que dicen la mayoría de ellos(los médicos), cuando vas a sus consultas y te atreves a decirles que te estas tratando con Homeopatía,algunos hasta te echan de la consulta.¿Ellos son los DIOSES del mundo?,para no respetar al paciente y lo único que hacen es meterles miedo en el cuerpo.El miedo PARALIZA y con eso han jugado toda la vida con los pacientes,pero cada vez hay mas personas que no tienen miedo y dicen lo que piensan y defienden sus derechos,por ello es decirle con buenos modales, que uno es libre de elegir,y no descalificando a nada y a nadie, como hacen la mayoría de los médicos.