lunes, mayo 05, 2008

Entrevista en la cadena SER de Las Palmas

Durante unos veinte minutos me entrevistó ayer por teléfono la citada cadena, como miembro de la Fundación Anomalía y el Circulo Escéptico, en el programa A vivir que son dos días. Resumo alguno de los temas por los que me preguntaron y parte de las respuestas, aprovechando para añadir algunas cosas sobre la marcha, a la espera de que me envíen el archivo sonoro (que subiré en una actualización posterior), con el único objetivo de que alguna persona que se inicia en estas cuestiones del "más allá", la "magia" de lo inexplicado y otros lugares comunes del negocio paranormal conozca otra perspectiva, otra forma de encarar lo que los medios le presentan con el sello fraudulento de lo "inexplicable" porque sí.

---------------------------

¿Por qué necesita la gente creer en estas cosas?.- Quizá porque todas ellas nos remiten a un "más allá", a una realidad supuestamente distinta a ésta en la que vivimos, que, por algunos, es percibida como incómoda, fea, caída o degradada. Puede que tengan razón, pero no hay otra. Prefiero no engañarme. Además, la creencia religiosa es uno de los universales de la conducta humana, así que es iluso -muchos escépticos son ilusos en este sentido- pensar que algún día los seres humanos se habrán liberado de todas esas realidades alternativas que, con el poder de nuestro lenguaje, hemos fabricado. Cada quien puede creer en lo que desee, como si quiere creer que los pajaritos amamantan a sus crías. Los escépticos pretendemos que el interesado y el público en general, pues todos se hallan expuestos a las informaciones que divulgan los medios, tengan acceso a toda la información, o al menos a una perspectiva crítica y lógica, no solo a la misma versión que siempre le han contado. Mayor información supone mayor capacidad de formar una opinión sensata. Pero todo esto le importa un comino a los periodistas del misterio, que reaccionan con enojo y malestar (cuando no con insultos y amenazas de denuncia) ante quienes se atreven a poner peros de sibarita al guiso de lo paranormal, esa especie de comida rápida hiper-calórica precocinada y servida con la displicencia de quien administra el estraperlo de los alimentos del espíritu.

¿Cómo debemos estudiar todas estas materias?.- Siempre pongo el mismo ejemplo, tomado de Carl Sagan: de la misma forma que cuando vamos a comprar un coche de segunda mano. En esta circunstancia no nos creemos todo lo que nos cuenta el vendedor. Necesitamos comprobar que realmente el motor se halla en buen estado, que las luces funcionan perfectamente, que el cuentakilómetros no ha sido tocado... En estas ocasiones, somos escépticos por naturaleza y por necesidad. ¿Por qué no lo somos con cuestiones de las que es aún más lógico dudar que de la fiabilidad de un coche de segunda mano, como son las maravillas sobrenaturales, paranormales y misteriosas por interés comercial? Nos volvemos unos crédulos, dejamos nuestro cerebro en stand by, nos quedamos con la boca abierta y decimos "¡qué bonito, qué maravilloso, qué fácil y qué palabras más bonitas!", cuando en realidad tenemos delante a un majadero y a un adulador que no ha tenido la decencia en su vida de aportar una prueba a la altura de las extravagantes afirmaciones que tanto tiempo lleva poniendo en circulación.

¿Por qué ha creado tanta polémica el Círculo Escéptico?.- Porque el mercado no tolera incómodas presencias, no soporta la crítica. El objetivo ineludible de la maximización de beneficios no casa con la aparición de voces que pongan en cuestión los viejos clichés que han permitido convertir esta subcultura en una parte más de la industria cultural. Éste es el meollo de la situación, más la ilimitada capacidad de ofenderse del creyente cuando es puesta en evidencia su creencia, cuando no percibe en el otro la empatía que cree tener derecho a exigir respecto a sus manías personales sobre los platillos volantes, las apariciones misteriosas, las psicofonías, las civilizaciones misteriosas de la antigüedad o la pacotilla del cambio de conciencia. Se les llena la boca de "mente abierta" y "tolerancia", pero en realidad los ejemplos de sectarismo y afán censor son frecuentes (un ejemplo importante es el caso de la polémica surgida con el fraude de las caras de Bélmez).

Se cree que las Islas Canarias son un lugar propicio o mágico para todo este tipo de cosas....- Esto es una creencia difundida por fuentes de nula credibilidad en las últimas cuatro décadas, aproximadamente. Aún espero que los que han divulgado esta tontería, ramificada en diversos tópicos, publiquen artículos al respecto en revistas científicas serias, en las que se documente con pruebas lo dicho, en las que se pueda comprobar la veracidad de sus afirmaciones, en las que no te puedes tirar faroles con la habitual desvergüenza porque tus colegas no están para hacerte la pelota ni para chupar del mismo bote al que estás enganchado, sino para someter a crítica tus afirmaciones, para repetir tus experimentos a ver si les sale lo mismo y para encontrar fallas en tus argumentaciones. Hasta ahora sólo tenemos rumores, relatos e historias -como las supuestas observaciones de San Borondón- que no hacen más que perpetuar la propia creencia; carecen de la necesaria perspectiva crítica. Y es curioso, porque eso lleva a pensar a muchos críticos, escépticos e investigadores que en el terreno de lo paranormal y los enigmas periodísticos se premia la incompetencia: en la investigación policial o científica se premia el logro de la explicación, de la claridad y de la eliminación del misterio; pero en el campo de los enigmas comercializados ocurre lo contrario, el mérito y la felicitación (convertidas en papanatismo y adoración del gurú de turno) van destinadas a aquellos que no han sido capaces -ni han querido- explicar jamás alguna de las asombrosas historias u ocurrencias que se han permitido divulgar, en algunos casos, durante algunas décadas. Como digo, esto es muy sospechoso, y pone en evidencia la falsedad del escenario de esta cultureta de los misterios mágicos. ¿Cuántas pruebas irrefutables de la existencia del Yeti o de Nessie aportaron los criptozoólogos a lo largo del siglo XX? ¿Y cuántas decenas de miles de especies descubrieron los zoólogos en el mismo tiempo? Ésa es la diferencia abismal entre la creencia a priori, el juego mediático y la figuración y la investigación que pretende resolver los misterios, aclarar los enigmas o descubrir los secretos (p. ej. en forma de nuevas especies) que "guarda" la naturaleza (que no "guarda" nada, simplemente se trata de hechos o fenómenos que no están a nuestro alcance inmediato).

Citas el caso de San Borondón... Hace algún tiempo se divulgaron unas fotos de esta supuesta isla.- Sí, me parece muy bien, pero como yo tengo cierta tendencia a la crítica y al escepticismo no me voy a tragar semejante historia. No me gusta que me tomen el pelo. Habría que analizar esas fotos, acudir al lugar exacto desde el que fueron realizadas (o tomada la película, no recuerdo ahora), comprobar que no hay ningún accidente orográfico que pudiera confundir a su autor o autores y otras muchas cuestiones. Me pregunto si esa supuesta "isla fantasma", ya que pudo ser captada por una cámara, no sería detectada también por los radares meteorológicos y militares que operan en las islas; seguramente es que forman parte de la conspiración, como los escépticos, ¡en qué estaría yo pensando! Ésta es otra de las tonterías en que se apoya el más allá: la existencia de una difusa y omniabarcante red de secretismo, de conspiración encubridora que impide que se conozca el secreto último. Pero claro, unos pocos iluminados con grabadora han tenido acceso a él, y quieren metérnoslo como si de un supositorio se tratara por nuestros ojos y oídos. ¿Se habrán dado cuenta de lo ridículo que es presentarse en público como portavoces de hipotéticos secretos de tal magnitud, la tremenda contradicción interna que alberga este teatro?

1 comentario:

Gibarian9 dijo...

Hola Ricardo.
Yo también me hecho la difícil pregunta de como es posible que haya tanta cantidad de gente que crea en semejantes cosas,y personas con altos niveles de instrucción.
Hace tiempo cayó en mis manos un estupendo libro titulado "La inteligencia fracasada" de profesor José Antonio Marina.Te dará muchas
claves para entender este fenómeno.
Enhorabuena por tu blog (ya te he enlazado al mio http://lem-memorabilia.blogspot.com/)