domingo, octubre 26, 2008

Los extraños (?) círculos de Lanzarote

Hace algunas semanas ya nos hicimos eco aquí de la nueva majadería misteriófila porque a mí me sale de ahí que se estaba divulgando relacionada con estas islas.

Yamato dio buena cuenta del caso.

Al parecer, el promotor de este desatino estaba a la espera de que un experto, supongo que con cara de asombro (fingido) y, a ser posible, buscador del inexistente continente de la Atlántida, realizara unas declaraciones que dijeran que sí, que esos círculos en el terreno volcánico conejero son restos de una misteriosa civilización o marcas vete tú a saber de que nave alienígena que se posara en el lugar al mismo tiempo que un famoso correcaminos de los ovnis se imaginaba sus cuentos de la vieja majadera en Montaña Roja; o marcas de un proyectado aeropuerto nazi; o restos de la Atlántida; o, tal vez, restos arqueológicos de la cultura local prehispánica que los estúpidos arqueólogos “oficiales” de las universidades canarias no habían sido capaces de descubrir y examinar, a pesar de hallarse al aire libre en un terreno sin vegetación, y de que su diámetro no es el de una argolla de las que se usan para piercing (o pirsin, en la propuesta españolización del término).

Ustedes imagínense el escenario: un hallazgo arqueológico que, si fuera tal, debería figurar en todos los libros de texto de historia de Canarias, que habría generado varios proyectos de investigación académicos hace décadas y unas cuantas tesis doctorales, algo que sería conocido por todo el mundo desde hace siglos, por los lanzaroteños, por los canarios y por el resto de los españoles con curiosidad por la arqueología…, resulta que lo viene a descubrir el año pasado uno que iba en avión y se lo comenta a otro, y este otro lo divulga como si fuera un Nazca local.

El periodista Héctor Fajardo, sentado en un sillón, hizo algunas gestiones y averiguó qué son realmente esos llamativos círculos. Al parecer, era habitual en las construcciones arquitectónicas de los años 70 del pasado siglo experimentar con formas originales, romper con el estilo tradicional de construcción. De ahí esas marcas circulares iniciales para una obra que nunca llegó a erigirse.

Fajardo solicitó un comunicado al Ayuntamiento de Yaiza para que existiera constancia por escrito de lo dicho por Antonio Lorenzo, técnico consultado en un correo electrónico previo. Aquí lo tienen:

--------------------------------

COMUNICADO DE PRENSA

Comunicado de la Oficina Técnica del Ayuntamiento de Yaiza respecto a la petición de D. Héctor Pérez Fajardo de analizar unas imágenes aéreas de la zona de el Rubicón, donde se aprecian unos amplios círculos sobre el terreno:

Estimado Sr:

Lo que muestran las fotos que nos ha remitido son los restos de un proyecto de urbanización que data de finales de los años 70. Se aprecia el replanteo de alguno de los bungalows y las calles.

Esas construcciones no tienen ningún valor arqueológico

Un saludo

Antonio Lorenzo
(Responsable de la Oficina Técnica de Yaiza)
----------------------------

Quien quiera comprobar la veracidad del documento original aquí transcrito, que no lleva más encabezamiento que la imagen institucional del citado municipio lanzaroteño, no tiene más que llamar a la correspondiente oficina y preguntar por el técnico.

En este interesante y muy significativo enlace (léanlo, no tiene desperdicio) también se sorprenden de que el divulgador de esta historieta siga insistiendo en especular con disparates atlanteos… Añaden que los círculos responden a una forma de medir el terreno muy al estilo americano, una forma bastante habitual en obras de esta envergadura, según Gonzalo Álvarez García.

Fajardo sigue a la espera de recibir los planos, aunque, desgraciadamente, parece que van a tardar en servirlos debido a complicaciones urbanísticas más importantes de las que tiene que ocuparse el Ayuntamiento de Yaiza. Como también seguimos a la espera de esas fantasmales declaraciones de un experto (de la NASA, del Gobierno británico o de club de lucha canaria Unión Sur Yaiza) que habrán de revolucionar la arqueología canaria. Cojo una silla y me siento en ella.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Oiga; pero porqué no se dedica a la literatura cómica... Sería genial. Un Woody allen chicharrero: Querido "profe", para otra cosa no sirve... Un alumno